Economía

EEUU recaudará más de 100.000 millones de dólares en impuestos sobre el cannabis en 2025: los inversores ya han puesto el ojo en la industria

  • Ayudaría a reestructurar económicamente a los países tras la crisis del Covid-19
  • Reducción el contrabando y el dinero invertido en combatirlo
Foto: Dreamstime

Desde que la ONU reconociese las propiedades medicinales del cannabis a finales de 2020, muchos estados están planteando la posibilidad de legalizar su uso farmacéutico. Incluso algunos países ya han mostrado ciertos avances en su legalización para uso recreativo. Estas economías quieren seguir la estela que dejaron Uruguay y, posteriormente, Canadá, la mayor industria de cannabis mundial.

Estos estados no discuten sus efectos psicoactivos perjudiciales para la salud, pero sí han demostrado que la legalización y regularización de esta planta trae consigo grandes beneficios tanto para la economía como para la sociedad del país. Tanto es así, que el cannabis aportó 11.032 millones de dólares al PIB canadiense.

Estos datos no han pasado por alto en los despachos gubernamentales de EEUU, competidor directo de Canadá. Virginia se ha convertido en el último estado en legalizar la marihuana recreativa, siguiendo la senda que marcaron Nueva York y Nuevo México en marzo de 2021. Por el momento, la guerra por hacerse con el control de la industria en Norteamérica está controlada por el país vecino. Las empresas canadienses del sector de la marihuana gozan de un valor diez veces más alto que el de sus competidores estadounidenses, según Forbes.

No obstante, las previsiones de crecimiento de la industria en EEUU son realmente interesantes. La legalización a nivel nacional podría suponer cerca de 130.000 millones de dólares en ingresos fiscales y alrededor de 1,6 millones de nuevos empleos, tal y como asegura un reciente estudio de New Frontier Data. A pesar de estos datos, que dependen de una posible regularización, EEUU prevé recaudar 105.600 millones de dólares en ingresos fiscales federales en 2025, según un informe de la empresa de análisis de cannabis New Frontier.

Los inversores han puesto el foco en el cannabis

Estas cifras no solo afectan a los estados, los inversores ya están poniendo el foco en las grandes empresas del sector. Con la elección de Joe Biden como nuevo presidente de EEUU, el valor de las acciones de estas empresas está al alza. Tanto es así, que la ETF de Horizon Marijuana Life Sciences, un de las empresas mejor posicionadas del sector, ha aumentado su valor en un 149% desde el día de las elecciones.

De momento, como la marihuana sigue siendo ilegal a nivel federal, algunos inversores tienen ciertas reticencias a la hora de invertir en estas empresas. Además, el número de compañías que cotizan en bolsas públicas es relativamente pequeño. No obstante, si se diese un proceso de legalización a nivel nacional, estas empresas podrían cotizar en todas las bolsas públicas del país, mejorando su liquidez y abriéndose a mayores inversores. "Si las tasas de crecimiento del sector del cannabis continúan como lo han hecho en los últimos años, es probable que los inversores expresen un gran interés en la industria", señalan desde Investopedia, expertos estadounidenses en inversión.

Podría ayudar a acelerar la recuperación económica

La legalización del uso recreativo del cannabis supondría un gran empuje para los países a la hora de reestructurar sus economías tras la crisis provocada por el Covid-19. De hecho, en Oregon, los consumidores de cannabis gastaron 89 millones de dólares en cannabis legal, lo que supone un aumento del 45% con respecto al mismo mes de 2019. No es la primera noticia que demuestra el aumento del consumo durante los meses de pandemia, el 42% de los países entrevistados por las Naciones Unidas aseguró que el consumo de cannabis se incrementó durante la crisis sanitaria.

Poniendo como ejemplo la Gran Depresión estadounidense, cuando el alcohol estaba prohibido en el país, gran parte de la población mostró su apoyo a la derogación de esta prohibición con el fin de aumentar los ingresos fiscales y el empleo derivados de su venta. Sin embargo, esta legalización no se produjo y se estima que el gobierno federal perdió 11.000 millones de dólares en impuestos relacionados con el alcohol durante los años de la prohibición, según Forbes.

Reducción del contrabando y del dinero invertido en frenarlo

Este es uno de los grandes puntos a tener en cuenta para España, ya que se considera como uno de los grandes distribuidores de Europa, donde cada vez se consume más hachís español, un derivado psicoactivo de la planta del cannabis, tal y como asegura el último Informe Europeo sobre Drogas. Además de todo el narcotráfico que se produce entre las costas andaluzas y canarias y las costas marroquíes.

A pesar del Plan Especial para el Campo de Gibraltar que el Ministerio del Interior puso en marcha en julio de 2018, con el fin de reducir el contrabando en el estrecho, la cantidad actual de hachís procedente de Marruecos es igual o superior que antes de esta iniciativa, según los datos extraídos por El País.

Este narcotráfico no solo trae consigo la droga distribuida, sino que también deriva en violencia y muertes de civiles y de cuerpos de seguridad. Un mal que los Gobiernos frenan con leyes, cuyo coste de aplicación supone 3.600 millones de dólares al año en EEUU, según un informe de American Civil Liberties Union. De hecho, en este país norteamericano, durante los años de prohibición del cannabis, se producían más de 660.000 arrestos por marihuana por año. Era tal el número de procedimientos policiales que solo el 3% de los casos iba a juicio. Todos estos gastos podrían reducirse drásticamente con la legalización del cannabis, ahorrando a los países millones en legislación y aplicación de leyes.

Por otro lado, toda la cuota de mercado que recauda el narcotráfico iría a parar a compañías privadas controladas y gravadas por los estados o, directamente, a empresas públicas, como es el caso de Canadá. En México, por ejemplo, que acaba de aprobar el uso recreativo del cannabis, se estima que el 30% de los ingresos de los carteles de la droga deriva del tráfico ilícito de marihuana.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin