Economía

Thierry Breton, comisario de Mercado Interior: "Nos centramos en todo lo que podemos hacer para la reapertura en el verano"

  • Presenta una estrategia industrial para fortalecer la posición europea frente a sus socios comerciales
Thierry Breton, comisario de Mercado Interior. Reuters.
Bruselas.

Los problemas de suministro y fabricación de las vacunas aceleraron los planes de la UE para apuntalar su autonomía estratégica. En una entrevista con elEconomista y un grupo de medios europeos, el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, tranquiliza a aquellos que temen que la UE se cerrará al exterior o planificará su economía. Pero explica que hasta ahora, Europa ha sido "muy naif" en las relaciones con sus socios comerciales y toca reducir las dependencias que nos hacen vulnerables. Los primeros pasos los dará con la actualización de la estrategia industrial que presenta este miércoles, en la que se presta atención especial al turismo.

¿Qué representa la actualización de la estrategia industrial?

He escuchado muchas cosas: temores al proteccionismo, el regreso de la economía planificada o el aumento de las tensiones comerciales. Lo que sucede es que nuestra visión del mundo está siendo desafiada, porque el mundo está cambiando drásticamente. Los líderes europeos nos pidieron que anticipáramos estos cambios y extrajéramos lecciones. La pregunta es si queremos ser líderes o queremos ser seguidores o espectadores. Quiero volver a colocar a Europa en el asiento del conductor.

¿Cómo?

Toda mi vida establecí colaboraciones y asociaciones como director ejecutivo de muchas empresas. Pero las asociaciones significan equilibrio de poder. Necesitamos ser fuertes, de lo contrario no podemos construir asociaciones. Nos encontramos en un período en el que existen muchas ayudas estatales, más que nunca. De mi vida anterior, sé que el peso del Estado tiene que usarse solo para lo que es y nada más. Seré extremadamente cauteloso con esto.

¿Qué incluye el paquete?

Presentamos una actualización de la estrategia industrial y también regulación sobre subsidios externos. Para la estrategia, realizamos una descripción detallada del impacto del Covid en todos los ecosistemas [industriales], para ver qué herramientas deberíamos usar para apoyar a estos ecosistemas. El impacto de la pandemia, por supuesto, ha sido desigual. Las industrias del turismo y la cultura fueron las más afectadas, con una caída de facturación de hasta un 75%. Este ecosistema requiere mucha atención.

¿Qué instrumentos propone para apoyar el turismo?

Realizamos un análisis en profundidad y lo mejoraremos discutiéndolo con el ecosistema turístico. Nos estamos centrando principalmente en todo lo que podemos hacer para la reapertura de la temporada de verano. Además, también tenemos objetivos ecológicos para 2030 para el turismo.

¿Qué acciones está tomando para salvar esta temporada veraniega?

Estoy presionando para asegurarme, en la medida de lo posible, de que todos los Estados miembros puedan vacunar al menos al 70% de la población adulta a mediados de julio. Además, trabajamos muy duro para preparar el certificado de vacunación con los Estados miembros. También estamos interactuando mucho con los operadores turísticos. Tendremos financiación para pymes. En resumen, muchas iniciativas pero aún no hemos terminado con el turismo.

En su estrategia industrial presta especial atención a cómo abordar nuestras dependencias.

Aprendimos de la experiencia del grupo de trabajo sobre las vacunas. Necesitamos producir algunos productos críticos en Europa, porque no podemos depender de otros para esos elementos. Analizamos un total de 5000 productos de todo tipo que importamos, como imanes o principios activos. Incluyen 137 productos de los que somos altamente dependientes en los ecosistemas más sensibles, pero no son todos estratégicos. Entre ellos, identificamos 34 productos con el menor potencial de diversificación, donde somos extremadamente dependientes de uno o dos países. Realizamos seis revisiones en profundidad en los ecosistemas de hidrógeno, materias primas, baterías, semiconductores, un tema sumamente importante, nube y datos e ingredientes farmacéuticos activos.

¿Cómo debemos abordar estas dependencias? ¿Deberíamos traer la producción de vuelta a Europa?

Proponemos o bien la diversificación, reciclaje o la innovación alternativa para cada uno de estos materiales. Necesitamos ser pragmáticos. Hace un año, no podría decirle que, a finales de este año, Europa sería el primer productor mundial de vacunas. De una forma u otra, podemos decir que trajimos esa línea de producción aquí. Necesitamos poder ser más autosuficientes, por muchas razones, incluida la capacidad de reaccionar rápidamente.

¿Cómo diversificaría nuestra cadena de suministro?

No quiero dar la impresión de que lo haremos todo por nuestra cuenta. Es todo lo contrario. Tenemos muchas dependencias debido a nuestras cadenas de suministro por ser una gran economía. Como vimos en esta crisis, en algunas áreas es importante tener cierto equilibrio de poder. A decir verdad, esta toma de conciencia es nueva para Europa. Esta crisis nos enseñó esta dimensión de lo que significa ser un continente abierto con vecinos que no tendrían las mismas reglas que nosotros. En Estados Unidos todo está cerrado ahora. Las decisiones tomadas por la Administración Biden solo benefician a las empresas estadounidenses. Con China es la misma historia. Tenemos que encontrar el camino para seguir abiertos, pero también para lograr el equilibrio de poder. Puedo decirle que he estado en negociaciones con EEUU, China e India en las que es importante tener las herramientas adecuadas, aunque no se lleguen a usar.

¿Por ejemplo?

Con el mecanismo para la autorización de exportación de vacunas, dijimos que exportaríamos solo a los países que hicieran lo mismo, donde hubiera reciprocidad, aunque nunca lo aplicamos. Pero el hecho de que existiera significó mucho para asegurarnos de que los suministros que necesitábamos para las vacunas llegaban a nuestras fábricas. Créame. Antes de la herramienta, me preocupaba que muchas de nuestras fábricas me llamaran para decir que les faltaban materiales. No ser ingenuos significa ponernos en una posición en la que seamos capaces de seguir abiertos, pero en nuestras condiciones. Para mí, es extremadamente importante usar la palabra "abierto", pero ahora estamos al volante.

¿Ha discutido la estrategia con las empresas?

Traté de ser lo más inclusivo posible, hablando con directores ejecutivos, autoridades, sindicatos y también con interlocutores en EEUU, para ver si se sentían cómodos con nuestra estrategia. Es cierto que ahora seremos más exigentes con nuestros socios. Es importante que sepan cuáles son nuestras reglas. Creo que Europa era demasiado ingenua antes, no tenía reglas claras. Solo decíamos que estábamos abiertos. Seguimos abiertos, pero ahora tenemos nuestra visión y damos la bienvenida a nuestros socios para que nos ayuden a materializarla.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin