Economía

Cómo tributan los productos financieros: cuidado con las acciones en la declaración de la Renta

  • Los rendimientos del capital mobiliario y las ganancias o pérdidas, las claves
  • Letras, ETFs o derivados no están sujetos a retenciones pero las acciones sí
  • En el caso de las acciones, el dividendo tiene retención pero la venta no
Foto: Getty

Los productos financieros tributan en el IRPF en la base del ahorro, a un tipo marginal que oscila entre el 19 y el 23%, bien como rendimientos de capital mobiliario o bien como ganancias o pérdidas patrimoniales. Pero, ¿lo hacen todos igual? Todas las claves de cara a la declaración de la Renta.

Según recuerdan desde Asesoramiento patrimonial de Abante, los únicos  productos financieros que tributan en la base general, como si fueran rentas del trabajo son aquellos productos que están relacionados con la jubilación, como los planes de pensiones, los planes de previsión asegurados (PPA), seguros de dependencia y algunos seguros colectivos.

Rendimientos del capital mobiliario (RCM) y ganancias o pérdidas patrimoniales (GPP)

Para conocer cómo tributan los productos financieros lo primero es ubicar las diferentes categorías. Por un lado están los rendimientos del capital mobiliario (RCM), que son las rentas que proceden de elementos patrimoniales, bienes o derechos de naturaleza mobiliaria de los que el contribuyente es titular y que no están afectos a actividades económicas. Aquí entran, entre otros, la venta de bonos y obligaciones o letras del tesoro, los dividendos y cupones o los intereses de los depósitos y cuentas corrientes.

Para calcularlos hay que fijarse en el tipo de rendimiento. En el caso de los obtenidos por la participación en fondos propios e intereses, cupones y otras remuneraciones por cesión a terceros de capital, el RCM será importe bruto de la contraprestación.

RCM= importe bruto de la contraprestación (dinero recibido + retención si existe)

Pero si se han obtenido por la transmisión, reembolso, amortización, canje o conversión de activos representativos de la utilización de capitales ajenos, el RCM se calcularán con otra fórmula:

RCM= precio venta - precio de compra – gastos asociados a la venta y la compra

En el caso de los procedentes de seguro de vida o invalidez, su cálculo dependerá a su vez de la forma y el momento en el que se reciba la prestación. Así, si es en forma de capital, el RCM será la prestación recibida menos las primas aportadas pero si es en forma de renta, el RCM será el porcentaje de la renta.

Las ganancias o pérdidas patrimoniales (GPP), por su parte, son las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente cuando se cambia la composición de este, si la renta no está sujeta a impuesto por otro concepto. Aquí se incluyen la venta de acciones, ETF o de derivados, la venta de fondos de inversión y sicav y de inmuebles.

GPP = precio venta - precio de compra – gastos asociados a la venta y la compra

Letras, ETFs o derivados no están sujetos a retenciones pero ojo con las acciones

Las retenciones se traducen en anticipos que el contribuyente hace a Hacienda por las rentas obtenidas en el ejercicio y que pude deducirse a la hora de hacer la declaración de la renta. Si la cuantía de la retención es mayor que lo que debería pagar, Hacienda devolverá ese exceso y viceversa.

Para afrontar la próxima presentación de la declaración del ejercicio 2020 hay que saber que no todas las rentas tienen retención. Productos financieros como las letras del tesoro, ETF, derivados y divisas no están sujetos retenciones. Sin embargo, en el caso de las acciones hay que estar más vigilantes porque el dividendo tiene retención pero la venta no.

Esto se explica en que las acciones son productos con dos fuentes de renta: la explícita, sujeta a retención y que se correspondería con los beneficios o intereses que genera un producto financiero cuando se mantiene en cartera. Y la implícita -la venta- que no estaría sujeta a retención. Los mismo sucede con los intereses de las cuentas y depósitos o los cupones de los bonos.

Por otro lado, productos que solo tienen una fuente de renta, como los fondos de inversión, los seguros de vida, los pagarés de empresa, los bonos cupón cero y los planes de pensiones, siempre tienen retención.

En las retenciones se aplica siempre un tipo impositivo del 19%. La excepción está en los planes de pensiones, en los que la retención se calcula en función de la escala marginal del contribuyente y del importe que se haya rescatado.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Antonimus
A Favor
En Contra

¿Cómo tributarian las ganancias obtenidas con una cuenta de trading fondeada?

(La cuenta en cuestión está con un broker en USA)

Puntuación 2
#1