Economía

La OCU advierte de que la solicitud del IRPF no es obligatoria en la contratación de productos bancarios

  • Pedirla no está justificado en el cumplimiento de la legislación española

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de que la petición de la declaración del IRPF que efectúan algunos bancos e intermediarios bursátiles como requisito para contratar sus productos financieros no está justificado en el cumplimiento de la legislación española o de la normativa de antiblanqueo de capitales.

La OCU ha explicado que al facilitar el IRPF se da acceso a los ingresos totales de la unidad familiar, no sólo por tanto al cliente que, por ejemplo, quiere abrir una cuenta corriente. Puede ser que este documento incluya a un cónyuge e hijos, sin que nada tengan que ver con la cuenta de la entidad financiera en cuestión.

Además de lo anterior, supone dar acceso a la entidad a otros datos de carácter personal, como los relacionados con creencias religiosas, políticas y sindicales, algo que no sólo no les corresponde conocer, sino que puede dar lugar a un mal uso de los mismos.

Igualmente, considera que atenta contra el derecho de protección de datos de carácter personal del interesado y abre una brecha para que estos datos puedan emplearse con fines distintos a los que motivaron su petición, como campañas publicitarias o políticas.

Para la OCU, la petición del IRPF además de exceder lo razonable para los pequeños ahorradores, resulta ineficaz cuando se trata de luchar contra el blanqueo de capitales. En este sentido, considera más acertado habilitar un formulario en el que el interesado se responsabilizase de la veracidad de los fondos y datos comunicados.

Solo en actuaciones tipificadas

De este modo, OCU pide que cualquier documentación complementaria que vaya más allá de la mera identificación esté restringida y que la misma pueda hacerse sólo cuando las actuaciones del cliente por su volumen, destino o naturaleza estén tipificadas como sospechosas de blanqueo u otras actividades ilícitas.

En este último caso, se tendrá que garantizar al cliente que sus datos serán utilizados exclusivamente con el fin de comprobación y no para ningún otro.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

el
A Favor
En Contra

Por ley tienen la última palabra en sus créditos y en los públicos (ICO, BEI,...) por las garantias, la excusa da igual. VIVA ETA.

Puntuación -12
#1
seba
A Favor
En Contra

Te la piden hasta para ir al baño, pero bueno aca los bancos y las entidades financieras hacen lo q quieren .. y a reclamar a Montoto y asociados .

Puntuación 2
#2