Economía

Los candidatos demócratas patinan con sus impuestos a las rentas altas

  • Biden, Sanders, Warren y Harris estarían dentro del tramo afectado
Bernie Sanders y Elizabeth Warren en un debate de las primarias demócratas. Foto: Reuters
Nueva York

Los candidatos demócratas que lideran las principales encuestas a nivel nacional abogan por costear parte de sus promesas económicas elevando los impuestos a las rentas más altas. Sin embargo, Elizabeth Warren, Joe Biden, Bernie Sanders y Kamala Harris, se incluyen dentro del tramo que se vería afectado por sus propias propuestas fiscales ya que todos ingresaron al menos medio millón de dólares el año pasados, según sus declaraciones al Internal Revenue Service (IRS, por sus siglas en inglés), el equivalente a Hacienda en España.

La Tax Foundation, un think tank con sede en Washington, ha sometido a los cuatro delfines demócratas al escrutinio de sus propios planes en materia tributaria y estima que todos ellos tendrían que pagar más impuestos al fisco estadounidense si se aplicasen dichas propuestas a sus ingresos del año pasado. Así, por ejemplo, la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, quien ingresó 846.000 en 2018, desembolsaría un 15% más bajo las condiciones fiscales propuestas por su campaña.

En el caso del exvicepresidente de EEUU, Joe Biden, quien tras su periplo en la Casa Blanca fichó por la Universidad de Pennsylvania y extendió sus labores como conferenciante, su declaración de la renta sería un 6% más alta si se atiene a su compromiso de elevar la fiscalidad a los individuos y parejas con más ingresos a este lado del Atlántico. Biden ingresó el año pasado 4,6 millones de dólares.

Por su parte, Sanders, senador por Vermont, quien ganó alrededor de 519.529 dólares el año pasado, podría ver como su declaración aumenta alrededor del 13%, en su hazaña por elevar los impuestos a los tramos más altos para financiar su plan de atención médica universal gestionada por el gobierno. Harris, senadora por California, que junto a su esposo ganaron 1,9 millones de dólares el año pasado, vería como su factura impositiva conjunta aumentaría un 8% si se somete a sus propios planes fiscales.

Dicho esto, como indica la agencia Bloomberg, estos cálculos no toman en cuenta algunas propuestas, dado que no son aplicables a sus responsables. Por ejemplo, ni Warren ni Sanders han acumulado suficientes activos para pagar los impuestos al patrimonio que ambos defienden para aquellos que superen los 32 millones de dólares en el caso de Sanders y de 50 millones de dólares en los planes que contempla Warren.

La senadora demócrata busca imponer un impuesto del 2% a los patrimonios que superen dicha marca y del 3% a los que se sitúen por encima de los 1.000 millones de dólares. Sanders aboga por ampliar su alcance a un mayor número de hogares y sería particularmente agresivo con los multimillonarios. Su impuesto comenzaría en el 1% sobre el patrimonio neto que supere los 32 millones de dólares para individuos o 50 millones de dólares para parejas casadas y alcanzaría el 8% para los que superen los 10.000 millones de dólares.

De acuerdo con las estimaciones de Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, dos economistas de la Universidad de California, Berkeley, la propuesta de Warren afectaría a unos 70.000 hogares y generaría 2,6 billones de dólares en ingresos para el gobierno federal en la próxima década. El plan de Sanders recaudaría 4,35 billones en 10 años.

Pero los estadounidenses con mayores ingresos podrían ver como su fiscalización aumenta aún más que la de los principales candidatos demócratas. Eso es porque normalmente este grupo suele generar parte de sus ingresos como ganancias de capital, que actualmente se enfrentan a un impuesto del 23,8% frente al 37% que llega a aplicarse sobre los sueldos.

Tanto Biden, como Warren, Sanders o Harris han hablado sobre la posibilidad de gravar las ganancias de capital al mismo nivel de los ingresos salariales.

Sus propuestas llegan avaladas por los nuevos datos de la Oficina del Censo que mostraron como la desigualdad de ingresos a este lado del Atlántico alcanzó su nivel más alto el año pasado desde que el gobierno comenzó a calcularla en 1967. Esta brecha ha aumentado en los últimos 50 años en un momento en que el 0,1% de las rentas más altas del país controlan aproximadamente una quinta parte de la riqueza de la nación.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Incrédulo
A Favor
En Contra

En EEUU también hay inútiles sin la menor idea de economía.Solo han leído a Keynes.

Puntuación 3
#1