Economía

Las cinco causas de despido más frecuentes y el trasfondo de cada una de ellas

  • El absentismo laboral y la impuntualidad son las causas más habituales
Foto de Alamy

La economía española se desacelera y con ello la creación de empleo. Si la desaceleración profundiza, la economía podría pasar de crear empleo neto a destruir trabajo neto (España suele necesitar un crecimiento vigoroso para crear trabajo), por lo que los casos de despido podrían aumentar de forma considerable. Por ello, parece relevante conocer, al menos, cuáles son las principales causas de despido en España, para saber cómo actuar o incluso como intentar prevenir ese falta desenlace laboral, que muchas veces es inevitable.

Conocer los contratiempos y acciones legales en casos de despido supone un duro trámite para trabajadores y empresarios. Despedir o ser despedido requiere un conocimiento técnico y práctico de los detalles legales y jurisprudenciales de la rescisión del contrato laboral. Con todo, resultará imprescindible que trabajadores y empresarios conozcan cuáles son los motivos más frecuentes del despido.

Estos motivos y su análisis laboral aparecen reflejados en el Memento Despido. Esta obra de referencia de Lefebvre, empresa líder en España en información jurídica y práctica para el abogado, la empresa y sus asesores, aborda en profundidad y con rigor técnico el estudio legal y jurisprudencial sobre el despido pero también de forma clara y práctica, aportando respuestas precisas a situaciones concretas.

Asimismo, en la obra de Lefebvre se analizan los 5 motivos de despido más frecuentes en las empresas:

1. Absentismo laboral e impuntualidad. Son las causas más comunes de despido. Para proceder al despido, la empresa debe justificar que las faltas de asistencia al puesto de trabajo son repetidas, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

2. Disminución del rendimiento laboral. Medir el rendimiento de un trabajador es complicado salvo en aquellos proyectos donde el ritmo es fácil de demostrar o esté pactado. Por ello, en la mayoría de las situaciones es difícil de verificar a no ser que se haya recurrido a notificaciones mediante avisos.

3. Mala conducta hacia compañeros y superiores. Las ofensas físicas y verbales a compañeros y responsables son falta grave y pueden provocar inmediatamente el despido. El acoso laboral o mobbing por la orientación sexual, edad, discapacidad, raza o religión son algunas de las causas más frecuentes.

4. Reducción en el presupuesto. Acogerse a este tipo de despido implica que las empresas acrediten la necesidad de dar de baja a algunos de los empleados por motivos económicos. Concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprende una situación económica negativa, existiendo pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas. Según el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores, se entiende que "la disminución es persistente si durante dos trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior".

5. Despido colectivo. Se trata de despido colectivo si la extinción de contratos de trabajo está fundada en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción cuando, en un periodo de noventa días, la extinción afecte al menos a: 1) Diez trabajadores, en las empresas que ocupen menos de cien; 2) El 10% del número de trabajadores de la empresa, en aquellas que ocupen entre cien y trescientos trabajadores; y 3) Treinta trabajadores, en las empresas que ocupen más de trescientos trabajadores.

En España, la ley contempla diferentes tipos de despidos: objetivo, por la incapacidad del trabajador de desempeñar su puesto laboral; disciplinario, por mala conducta; o colectivo, que afecta a un número determinado de trabajadores, como los ERE. Por último, el despido puede ser considerado procedente, cuando las causas se pueden justificar legalmente; improcedente, cuando los motivos no son justificados y la empresa no puede demostrarlos; o nulo, si vulnera los derechos fundamentales o libertades públicas del trabajador.

El Memento Despido ofrece una visión completa de la materia tratando los procedimientos de impugnación del despido en la instancia y en vía de recurso, aborda el acceso a la protección por desempleo como consecuencia del despido, así como los aspectos fiscales que puedan derivarse y su reflejo contable en la empresa. Su integración con las bases de datos de Lefebvre y la profundidad de análisis de sentencias relacionadas con cada tipo de despido, lo convierten en una herramienta imbatible para preparar un proceso de estas características.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Incrédulo
A Favor
En Contra

Todas causas más que justificadas para hacer un despido. Por encima de una parte de los trabajadores están los restantes trabajadores y la empresa.Así y todo hay quienes prefieren Leyes duras para el despido y que quiebren las empresas. Después a pagar con dinero público desempleo, e incluso ayudas cuando se agota el desempleo.

Así es la ignorancia zurda.

Puntuación 2
#1