Economía

El crecimiento de los precios de la vivienda en China es el más débil en casi un año

Los precios de las nuevas viviendas de China crecieron a su ritmo más bajo en casi un año en agosto, a medida que el enfriamiento de la economía y las restricciones existentes a las compras especulativas hacían mella en la demanda general.

Temerosos de las burbujas inmobiliarias, los reguladores chinos se han comprometido a abstenerse de estimular el sector al tiempo que aplican medidas para impulsar una economía afectada por la guerra comercial entre China y Estados Unidos y por la reducción de la demanda de los consumidores.

El precio promedio de las viviendas nuevas en las 70 principales ciudades de China subió un 8,8% en agosto con respecto al año anterior, en comparación con un aumento del 9,7% en julio, lo que supone el ritmo de crecimiento más lento desde octubre de 2018, según calculó Reuters a partir de los datos oficiales de la Oficina Nacional de Estadística el martes.

Mensualmente, el precio promedio de las viviendas nuevas subió un 0,5% en agosto, menos que el crecimiento de julio del 0,6% y el menor aumento desde febrero. Sin embargo, marcó el 52º mes consecutivo de ganancias.

La mayoría de las 70 ciudades analizadas por el organismo todavía informaron de incrementos mensuales en los precios de las nuevas viviendas, aunque el número se redujo de 60 en julio a 55.

El sector inmobiliario se ha mantenido como uno de los pocos motores de crecimiento en la segunda economía más grande del mundo.

La inversión inmobiliaria de China creció a su ritmo más rápido en cuatro meses en agosto, según los datos del lunes, en contraste con una prolongada desaceleración de la producción industrial y de la inversión.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.