Economía

Europa se moviliza contra la masificación del turismo

  • Algunas ciudades impondrán un nuevo impuesto al turista
Uno de los canales de Venecia. Foto: Dreamstime

El aumento constante de los flujos turísticos se percibe ahora en algunas áreas metropolitanas como una amenaza para la calidad de vida. En Venecia, Barcelona o Londres, las autoridades están tomando medidas para limitar la afluencia de visitantes, tratando de dar prioridad a la calidad sobre la cantidad, al mismo tiempo que se preservan las ganancias financieras.

El objetivo ya no es atraer a más visitantes, sino, por el contrario, limitar una afluencia que se ha experimentado como una amenaza para la sostenibilidad de las urbes. Entre las medidas está implantar cuotas para los sitios más populares, limitar la duración de los alquileres de los alojamientos turísticos entre particulares o regulando la llegada de los cruceros. En otras partes del mundo, como Tailandia y Filipinas, las autoridades han tomado medidas radicales cerrando algunas playas durante varios meses.

Venecia protege su ecosistema

En 2017, se prohibió la creación de nuevos hoteles en el centro de la ciudad, fijándose una cuota de 20.000 participantes en la Plaza de San Marcos durante el carnaval y algunos días festivos, y se decidió el cierre de algunas calles y atracaderos. Además, se espera que el próximo mes de enero se introduzca un impuesto principal entre 2,50 y 5 euros, hasta 10 euros en temporada alta. Este impuesto debería aportar entre 40 y 50 millones de euros, que financiarán los servicios de mantenimiento de la ciudad.

Cerdeña instaura el 'numerus clausus'

Al igual que Venecia, Florencia o Roma, también están preocupadas por el turismo de masas en Cerdeña. En las tres ciudades se han aumentado las multas para preservar los monumentos y las calles limpias. Nadar en el Gran Canal, en una de las fuentes de la Ciudad Eterna o hacer un picnic en las escaleras del Duomo cuesta al menos 500 euros. Las autoridades también se reservan el derecho de prohibir la asistencia a eventos deportivos.

No son solo las ciudades las que están siendo atacadas y se sienten amenazadas. En Cerdeña, muchas playas han establecido un numerus clausus de entre 300 y 1.000 personas al día que deben pagar una entrada de entre 1 y 10 euros, dependiendo de si van a pie o en coche.

Italia, que recibe alrededor de 60 millones de visitantes cada año, es el quinto destino turístico más popular del mundo. Las autoridades del país han prometido hacer más para combatir la afluencia incontrolada de turistas sin renunciar al maná financiero que generan.

Según las cifras de Bankitalia, el año pasado ascendió a casi 42.000 millones de euros, cifra superior al 5,7%, mientras que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) italiano fue del 0,85% en 2018 y es probable que sea nulo en 2019. Ahora se trata de dar prioridad a la calidad sobre la cantidad.

La ira retumba en Barcelona

En España, es Barcelona la que se está rebelando contra la sobredosis turística. "El turismo mata a la ciudad". Así rezaba la pancarta colocada a principios de julio en el corazón de la ciudad, en la fachada de La Pedrera, uno de los edificios más emblemáticos de Antoni Gaudí.

El segundo destino más grande del mundo, España, recibió 82,6 millones de visitantes el año pasado y el turismo, que genera el 14,6% del PIB, se percibe como una fuente beneficiosa de ingresos. "Los problemas son mediatizados pero muy localizados, están menos relacionados con el número de turistas que con la fricción con las poblaciones locales obligadas a compartir un espacio congestionado", dice el consultor Bruno Hallé, jefe de la sección de hospitalidad de Cushman & Wakefield. Nos recuerda que en Benidorm o en todas las estaciones balnearias abarrotadas de la costa mediterránea, donde el urbanismo está adaptado, el gran número de turistas no supone un problema.

Palma supervisa el alojamiento turístico

Palma multiplica las iniciativas en un intento de modular los flujos, reducir la presión hotelera sobre las zonas saturadas del centro de la ciudad, ordenar la llegada de cruceros y luchar contra la incivilidad del turismo de bajo coste. En esta batalla, uno de los puntos sensibles es la lucha contra plataformas de alquiler de alojamientos como Airbnb. El objetivo es controlar y supervisar los apartamentos turísticos, evitando al mismo tiempo que una legislación excesivamente restrictiva conduzca a un aumento de los alquileres ilegales.

Londres intenta gestionar los flujos de visitantes

En el Reino Unido, Londres está intentando gestionar los flujos de visitantes. Como muestra de una verdadera conciencia del problema en el país, la Comisión Parlamentaria de Medio Ambiente de la Cámara de los Comunes lanzó el 18 de julio una encuesta sobre el turismo sostenible para examinar los impactos en el medio ambiente y cómo limitarlos.

Publicará un informe a principios del año que viene, en el que se analizará cómo el Gobierno puede promover el turismo sostenible en el Reino Unido y si debería implicarse más en la limitación de los efectos negativos del turismo británico en el extranjero. También evaluará si la industria turística del Reino Unido está gestionando adecuadamente los impactos del turismo de masas con respecto a los objetivos de desarrollo sostenible que se establecen en su mercado interior o exterior. Mientras tanto, la ciudad de Edimburgo, Escocia, desea imponer un impuesto turístico de 2 libras esterlinas por habitación y noche durante la primera semana de estancia en todas las reservas, incluido Airbnb. Apoyado en enero por el 90% de los habitantes y el 51% de los proveedores de alojamiento, y luego votado en febrero por el ayuntamiento, el proyecto podría aportar entre 11,6 y 14,6 millones de libras esterlinas al año. Sin embargo, no se aplicará hasta que el Parlamento escocés legisle sobre el tema para permitir que las ciudades introduzcan tales impuestos. Esto no debería ocurrir hasta el año que viene.

Las iniciativas se multiplican en otras partes de Europa. La primavera pasada, en Ámsterdam, Países Bajos, limitó a 30 días al año el alquiler de alojamientos a los turistas, y prohibió la apertura de nuevas tiendas de recuerdo, así como exigir a los barcos turísticos que atracaran en los puertos de las afueras de la ciudad, y a los vehículos turísticos circular fuera del centro histórico. Mientras que en Dubrovnik, Croacia, tuvieron que introducir cuotas diarias de visitantes, al aumentar su popularidad tras el rodaje, entre sus paredes, de la exitosa serie Juego de Tronos. En Grecia, se ha limitado la llegada de pasajeros a la isla de Santorini.

Playas prohibidas en Tailandia o Filipinas

El 2018, Filipinas tuvo que cerrar la isla de Boracay, un pequeño pedazo de paraíso transformado en una fosa séptica durante seis meses, según el presidente del país, como resultado del turismo de masas.

En Tailandia, las autoridades del país anunciaron que la playa Maya Bay Beach en la isla Ko Phi Phi Leh, cerrada en 2018, no reabrirá hasta 2021. Cinco mil turistas acuden cada día al lugar, hecho famoso en 2000 por la película La Playa.


© Una información de Olivier Tosseri, Cécile Thibaud, Alexandre Counis de Les Échos

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9

VIO
A Favor
En Contra

Benidorm es de los pocos destinos turísticos que reconoce sin ambages que vive exclusivamente del turismo, y gracias a Dios que hay turismo. El artículo dice que el 14,6% del PIB se genera en España por el turismo. Pero si consideramos su efecto multiplicativo sobre la economía será mucho mayor. Por ejemplo: ¿Cuántos coches de alquiler se emplean en las zonas turísticas cada temporada y se venden después? A medida que en Europa hay un declive de la actividad industrial que se desplaza a Asía, la tendencia es a que Europa se convierta en una especie de Parque de Atracciones mundial. Y gracias a eso se puede vivir muy bien, combinando turismo con gastronomía, arte, cultural, naturaleza, deportes, aventura, salud, idiomas, etc. Europa acabará viviendo del turismo y España del turismo y de los jubilados europeos que quieran venir a pasar sus últimos años en nuestro país. Bien venido sea el turismo.

Puntuación 13
#1
Travelin' Man
A Favor
En Contra

#1

!Métetelos todos por el culo!.

Puntuación -11
#2
Critico
A Favor
En Contra

Traven man nº 2, viendo como te expresas, ya se ve la inteligencia que tienes, tu comentario ni mirarlo. Por cierto completamente de acuerdo con el nº 1, y en Barcelona mas, una gran parte de la ciudad vive del turismo directa o indirectamente.

Puntuación 11
#3
maqui
A Favor
En Contra

El turismo se está convirtiendo en una infección en algunas ciudades en las que está destruyendo su propio encanto y dejarán de ir porque la ciudad acabará perdiendo su esencia, su personalidad. El turismo de masas se está destruyendo a sí mismo y en esto tienen mucho que ver plataformas de internet de alquiler turístico y los vuelos low cost. El beneficio de este turismo se queda en buena parte en muchas compañias extranjeras globales.

Puntuación 11
#4
Marisa
A Favor
En Contra

Para el número 1. Se nota que dependes del turismo. Todo tiene un límite. Lo de Benidorm es una aberración arquitectónica.

Puntuación 2
#5
VIO
A Favor
En Contra

Yo dependo del turismo y seguramente tú también, aunque no te das cuenta. Benidorm ha crecido en altura y a cambio ha dejado entre los edificios mucho espacio verde y piscinas. Realmente se vive muy bien, con un clima estupendo y los turistas nos mantienen e indirectamente a muchísima otra gente. En Benidorm una tienda de fotos decía que ella no vivía del turismo, ya que sus clientes eran en su mayoría españoles residentes en Benidorm. Con la crisis del 2007 se enteró que sí que dependía del turismo, pero en un segundo escalón. Gracias a los impuestos se pagan pensiones y vive mucha gente que erróneamente cree que no depende del turismo, pero no es verdad. Además, cada día vamos a depender más del turismo. Tenemos un determinado tipo de turismo que se puede mejorar, pero estamos en competencia directa con Marruecos, Túnez, Grecia, Turquía, Caribe, Portugal, etc., y es una guerra dura y despiadada. Prueba a hacerlo tú.

Puntuación 3
#6
No critiqueis a las de las rotondas.
A Favor
En Contra

De cómo prostituirse por dinero y sin rotondas, para beneficio de unos pocos y perjuicios para muchísimos.

La época de la España y cañí, sigue vigente.

Puntuación 5
#7
Josetxu
A Favor
En Contra

la unica industria que funciona en España ,, genera mas empleo y riqueza , e impuestos que ninguna .. Pues ... "" a cargarsela """",..mientras se rescatan bancos autovias y hospitales privatizads para entregarselos a los mismos ( pero con otro nombre ).. pagado integramente con el dinero de los impuestos de todos ..

Puntuación 11
#8
onukk
A Favor
En Contra

el turismo no contamina ,ice la onu, lo que contamina son los pedos de las vacas, jjajaa, ice la onu.

Puntuación 4
#9