Tráfico

Multas de tráfico en el extranjero: cuándo y cómo pagar y, sobre todo, cómo recurrirlas

  • Las DGT de los países de la UE comparten sus bases de datos para multar a los extranjeros.
  • Solo ocho tipos de infracciones pueden ser reclamadas por otros países a un extranjero.
  • En algunos países, las multas de tráfico tienen repercusiones penales

Cada vez es más frecuentes que los españoles utilicen el coche, propio o alquilado, para muchos de sus viajes en el extranjero, algo que se repetirá en estos días de Semana Santa. Por este motivo, conviene recordar que desde marzo de 2015 está en vigor el acuerdo de intercambio transfronterizo de información sobre multas de tráfico, que viene recogido en la vigente Ley de Tráfico y Seguridad Vial (RDL 6/2015, de 30 de octubre).

Con la entrada de esta disposición, los conductores que circulan por las carreteras que tienen suscrito este acuerdo que recordamos son todos los países de la Unión Europea si cometen determinadas multas de tráfico éstas les pueden ser reclamadas en sus países de residencia, por ejemplo, multas de Francia, multas en Portugal o multas de Italia, según explican desde el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA)

No son todas las infracciones, sino sólo aquellas que el propio acuerdo recoge y que tiene una especial incidencia en la seguridad vial por estar demostrado en muchas de ellas que son causantes de víctimas de tráfico.

Infracciones reclamables

Las multas en el extranjero, que se pueden recurrir son las siguientes:

Señal de radar en Francia.

Excesos de velocidad

Conducir con una tasa de alcohol superior a la reglamentariamente establecida, por lo que habrá que estar a lo que dispone cada legislación propia.

No utilizar el cinturón de seguridad o sistemas de retención para los menores.

Saltarse un semáforo en rojo o en el lugar prescrito por la señal de stop.

Circular por un carril prohibido, circulación indebida por el arcén o por el carril reservado para determinados usuarios.

Conducir con presencia de drogas en el organismo.

No hacer uso del casco de protección.

Utilizar el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo de comunicación durante la conducción cuando no esté permitido.

Qué hacer ante una infracción

Una vez llega la multa, existen dos opciones: pagarla o recurrirla. En el caso de asumir la infracción y querer abonar el importe de la multa, lo normal es que en la documentación ofrezcan hacerlo con tarjeta de crédito o transferencia bancaria. Es importante saber que las multas de tráfico puestas en otros países de la Unión Europea distintos al país de origen, solo implican una sanción económica y no la pérdida de puntos.

Si se opta por reclamar, dada la complejidad de la legislación de cada país es recomendable acudir a alguna de las empresas especializadas en España en ese tipo de trámites administrativos.

Multas por velocidad

Según datos de la Comisión Europea, en 2011 los conductores extranjeros representaban sólo el 5% del tráfico total, sin embargo, el 15% de las multas por exceso de velocidad las comete este colectivo. Una cifra que reafirma los datos proporcionados por el Comisariado Europeo del Automóvil, CEA, que pone de manifiesto que las infracciones que más comenten los conductores españoles en el extranjero son las relacionadas con el exceso de velocidad.

A éstas les siguen otras relativas a la circulación, como son respetar las señales de stop y de ceda el paso. En cuanto a los países que más sancionan a los españoles, Francia encabeza el ranking, seguido de Portugal, Hungría o Croacia.

Aspectos penales

Algunas de estas conductas pueden tener además un tratamiento penal en lugar de un tratamiento administrativo, como son la conducción con presencia de drogas o bajo los efectos del alcohol, por lo que las consecuencias pueden ser mucho más graves que la reclamación de una simple multa.

Desde CEA recomienda, pues, extremar las precauciones y adecuar siempre la conducción a la normativa vigente en general y a la del país en particular, sobre todo con los límites de velocidad que varían de un país a otro en función del tipo de vía por la que vayamos a circular.

Autopista alemana.

En países como Holanda, Irlanda o Gran Bretaña, las multas tienen carácter penal y pueden ejecutarse por vía judicial. Además, también hay países en los que las sanciones de tráfico no prescriben, por lo que si no se paga la multa, el conductor puede tener problemas en un futuro si tiene que trasladarse allí a vivir. En cualquier caso, las sanciones producidas en otros países de la Unión Europea, distintos del propio, sólo implicarán un gasto monetario y no la pérdida de puntos.

Si se ha sido denunciado, pero la policía no ha parado para notificar la comisión de la infracción, el dueño del vehículo recibirá en su domicilio en España un formulario de denuncia en el que se requerirá la identificación del conductor responsable y, en su caso, ser él, proceder al abono de la sanción que normalmente admitirá ser pagada mediante sistemas telemáticos o con tarjeta bancaria.

Vehículo de alquiler

Si se conduce un vehículo de alquiler, la compañía alquiladora se encargará de realizar la identificación del conductor que figura en el contrato, por lo que las posibilidades de defensa son muy pocas. Si la empresa no realiza la identificación del conductor, recibirá posteriormente la multa a su nombre.

Clientes haciendo cola en los mostradores de alquiler.

En España son los Juzgados de lo Penal los encargados de cobrar estas multas siempre y cuando la cuantía supere los 70 euros. Si no se abona la cantidad se puede correr el riesgo de que si volvemos a circular por el país donde fuimos denunciados si nos paran nos inmovilicen el vehículo hasta que hayamos realizado el pago del importe de la multa que nos reclaman.

Los peajes de Portugal

Portugal es uno de los destinos clásicos de los españoles, también en Semana Santa. Sin embargo, muchos de los conductores que circulan cada año por las autopistas portuguesas desconocen cúal es el sistema de pago de los peajes en Portugal. Acostumbrados al sistema de pago de las autopistas españolas, algunos se encuentran con desagradables sorpresas cuando regresan de su viaje, y es que pagar el peaje en Portugal por el uso de esas autopistas difiere según se circule por autopistas tradicionales o por autopistas de peaje electrónico.

Peaje en una autopista de Portugal.

Circular por una autopista tradicional no plantea duda alguna, ya que el automovilista paga bien a la entrada o bien a la salida de la misma, como se hace en España. Pero la cosa difiere en una autopista de peaje electrónico, y es que al acceder a ella no hay cabinas ni barreras sino unos pórticos que detectan los coches que tienen un dispositivo electrónico incorporado (telepeaje Portugal), muy similar al que se usa en el sistema de vía T en España.

Ahí es donde empiezan a surgir los problemas. Muchos conductores, por desconocimiento, falta de información o por la excesiva complejidad del sistema de pago de los peajes en Portugal, de este tipo de autopistas incurren en falta. Esta situación ha dado lugar a que estos conductores hayan recibido una multa de Portugal reclamándoles el importe de los peajes de Portugal dejados de abonar con los consiguientes recargos por la gestión administrativa. Estas reclamaciones las llevan a cabo bufetes de abogados españoles sometiéndose a la competencia de los tribunales españoles.

Desde MultasCEA apuntan que estas reclamaciones han abierto un debate sobre si se ajustan a la normativa española o no. En primer lugar, hay que diferenciarlas de las multas, porque no son multas, son tasas que se han dejado de percibir y por lo tanto, se pueden reclamar como cualquier deuda dineraria. Por lo tanto el procedimiento de reclamación no se ajustará a las normas administrativas, sino a las civiles como cualquier reclamación de cantidad que se haga ante los tribunales.

Anuncio peaje autopista en Portugal.

Pero el aspecto más polémico estriba en la obtención de los datos del titular del vehículo ya que si bien el Registro de Vehículos es de acceso público, éste requiere el pago de la correspondiente tasa. Las sospechas apuntan a que no se realiza este trámite, y por lo tanto podría plantearse una vulneración de la Ley de Protección de Datos. En todo caso de llevarse a cabo la reclamación judicial deberá acreditarse esta solicitud de los datos de titularidad del vehículo.

Portugal: pagar en el momento

Si por casualidad, los agentes de tráfico de la Guardia Republicana paran por circular con un vehículo extranjero por una autovía de peaje electrónico sin el correspondiente telepeaje de Portugal, la multa que pueden imponer es de hasta diez veces el coste del peaje, que deberá abonar en el momento ya que de lo contrario le podrían inmovilizar el vehículo. CEA recuerda que esa misma situación se puede dar si vuelve a circular por las vías portuguesas y tiene pendiente esa deuda.

Consejos en el extranjero

Si se opta por circular con el coche propio fuera de España lo más conveniente es revisar el reglamento de circulación del país que se va a visitar para conocer tanto las normas de circulación como las penas y sanciones que se interponen en cada caso. Además, para circular por el extranjero es necesario llevar el carné de conducir y el DNI en regla, así como todos los documentos del coche y el permiso de circulación, según recomendaciones de Rastreator, el comparador de seguros.

Además, es obligatorio que el coche esté asegurado como mínimo con el seguro de Responsabilidad Civil (RC). Normalmente, la cobertura de suscripción obligatoria es válida en los países europeos, aunque no suele suceder lo mismo con las garantías adicionales o la contratación voluntaria, que en ocasiones sólo son válidos para el país de origen.

Viajar por la Unión Europea

Sin embargo, a la hora de viajar a países de la Unión Europea o a los que están acogidos al Convenio Multilateral de Garantía, sólo será necesario contar con el seguro de Responsabilidad Civil. Eso sí, habrá que acreditar que existe, presentando el documento de la póliza y el recibo del pago de la prima.

Viajar fuera de la Unión Europea

No ocurre lo mismo si se va a circular por países que no pertenecen a la UE. Éstos forman parte del convenio Inter-Bureaux. Dentro de éstos se incluyen países como Albania, Marruecos, Turquía. Para poder circular dentro de sus fronteras, en este caso sí será necesario tener, además de los papeles de la póliza de RC, el Certificado Internacional del Seguro, o también llamado Carta Verde. Este documento se solicita a la compañía aseguradora y es el equivalente al seguro obligatorio en España. En caso de no tenerlo, será necesario contratar una póliza antes de cruzar la frontera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0