Tráfico

Radares: no todos tienen el mismo margen de error, lo que cambia la reclamación

Todos conocemos los radares. Son los encargados de las multas por exceso de velocidad, y captan cualquier descuido con bastante precisión. Lo que no todos saben es que no son infalibles, y eso nos puede salvar de una multa. |Siete mitos sobre los radares.

A la hora de recurrir una multa de velocidad, en Pyramid Consulting suguieren unos pasos que llevarán a la Administración a certificar que el cinemómetro en cuestión está en óptimas condiciones. Así, estarán obligados a presentar su certificado de homologación, que es el que garantiza que está en óptimas condiciones y que sus mediciones son fiables. Esto supone que cada radar debe pasar unas revisiones periódicas, de forma que sus resultados no puedan ser puestos en tela de juicio.

Dentro de esa homologación queda establecido, igualmente, el margen de error. En función de este, que varía según qué radar sea el que nos "ha pillado", podremos superar en más o menos kilómetros la velocidad máxima de la vía.

El margen de error

En función de qué radar sea tendrá más o menos margen de error. Así, un radar fijo tendrá un margen de error distinto a un radar móvil, y distinto también a un radar de tramo.

Cuando hablamos de un radar fijo y de tramo, el margen de error será de 5. Pero la unidad de medida varía según la velocidad a la que se circule. Así, si la velocidad es inferior a 100 km/h, el radar fijo no se activará hasta que dicha velocidad exceda el límite en 5 km/h. Esto supone que si el límite está puesto en 50 km/h, la multa será a partir de los 55 km/h. Siempre se calcularía así en carreteras con el límite fijado en 60, 70, 80 y 90 kilómetros por hora. 

Si, en cambio, la velocidad máxima permitida es superior a 100 km/h, el cálculo será distinto. Y es que en ese caso, siempre con un radar fijo, el margen de error será del 5%. De este modo, si el límite de velocidad está fijado en 120 km/h, el radar "saltará" a partir de 126 kilómetros por hora.

Los radares móviles. Si, en cambio, nos fijamos en los radares móviles, el cálculo cambia. Y es que todos los cálculos girarán en torno al número 7. De este modo, para velocidades inferiores a 100 km/h, el margen de error sería de 7 km/h, es decir, que en una vía limitada a 50 km/h, nos supondría una multa circular a más de 57 kilómetros por hora. En vías con límite superior a 100, sería del 7%, por lo que en una carretera limitada a 120 km/h, el límite para no tener una multa sería 128.4 kilómetros por hora.

Pegasus. En el caso de los radares de helicóptero, el margen de error aplicado por la DGT es del 10%.

Distintos tipos

En España, la DGT trabaja con distintos tipos de radares. Entre todos, cubren prácticamente el 100% de las vías.

Radares fijos: si bien suelen colocarlos en el margen de las carreteras, a veces también los colocan en postes o pórticos. Siempre tienen que estar debidamente señalizados.

Radares móviles: Los coloca la Guardia Civil, Mossos y Ertzantza y van cambiando su localización, en principio, en función de las necesidades del tráfico. Pueden colocarlos en los coches de patrucha, a veces camuflados. Pueden, incluso, funcionar con le coche en marcha. También se pueden colocar en trípodes al borde de la vía y, en ocasiones, se han visto colocados (en este caso los Veloláser) en los quitamiedos, pero eso no estaría permitido. Como los radares fijos, siempre tienen que estar debidamente señalizados.

Radares de tramo: la particularidad de estos radares es que no miden la velocidad concreta del vehículo en un momento determinado. En cambio, calculan la velocidad media en un tramo. Lo hacen mediante el uso de dos cámaras, que captan el momento exacto de inicio del tramo del vehículo y el final. En función del tiempo empleado en recorrer toda la distancia, calcularán la media y sabrán si se ha circulado por encima de la velocidad máxima permitida. Tienen que estar siempre debidamente señalizados.

Pegasus: Además de cubrir grandes espacios, no sólo sancionan los excesos de velocidad, sino también las conductas de riesgo e, incluso, circular sin cinturón de seguridad. Cuentan con dos cámaras, una para hacer seguimiento de los vehículos y otra con un teljetivo para captar el momento exacto de la infracción.

Pueden vigilar hasta a 300 metros de altura, y a un kilómetro de distancia. Tienen un margen de error de 10 km/h para velocidades inferiores a 100 km/h, y del 10% para superiores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3

cacerolo
A Favor
En Contra

Es una vergüenza, primero lo tolerancia cero, que existe en el límite de velocidad, y segundo la equiparación con el que se pasa el doble.País de tarados....

Puntuación 14
#1
Ana
A Favor
En Contra

El afán recaudatorio del tonto este de Navaro no tiene límites.

Puntuación 18
#2
Tony
A Favor
En Contra

El caso no es que salte a una determinada velocidad, es que si existe un margen de error del 5 ó del 10% tendrian que aplicarte ese margen de error a la velocidad a la que has sido multado y reducir esa velocidad según el margen de error y la DGT no lo hace, con lo cual la sanción que te imponen según muchos expertos es totalmente incorrecta y según he leido en articulos del RACE hay miles y miles de automovilistas a los que no les ha sido aplicado. Una cosa es tratar de prevenir a accidentes y disuadir de circular a un exceso de velocidad y otra muy distinta hacerlo con afan recaudatorio.

Puntuación 22
#3