Motor

Los modelos de Volvo se advertirán entre sí de peligros en la carretera

Volvo Cars está implementando su tecnología de seguridad conectada en toda Europa, a través de la cual los vehículos de la marca pueden comunicarse entre sí y advertirse de peligros en la carretera mediante una red basada en la 'nube'.

Según informó la firma automovilística sueca en un comunicado, los sistemas de alerta de peligro (Hazard Light Alert) y carretera resbaladiza (Slippery Road Alert) estarán disponibles a partir de la próxima semana para todos los conductores de Volvo en Europa.

Dichos sistemas se introdujeron por primera vez en 2016 en Suecia y Noruega para los modelos de la serie 90 y serán de serie en los vehículos del año modelo 2020.

"Compartir datos de seguridad en tiempo real entre automóviles puede ayudar a evitar accidentes. Los propietarios de (coches) Volvo contribuyen directamente a hacer que las carreteras sean más seguras para otros conductores, mientras que también se benefician de alertas sobre condiciones potencialmente peligrosas", señaló el director del centro de seguridad de Volvo Cars, Malin Ekholm.

La marca sueca ha emplazado también a todas las marcas de automóviles a compartir datos anónimos relacionados con la seguridad del tráfico. "Cuantos más vehículos compartan datos de seguridad en tiempo real, más seguras serán nuestras carreteras. Esperamos establecer más colaboraciones con socios que compartan nuestro compromiso con la seguridad", subrayó Ekholm.

Además, Volvo Cars limitará, a partir de 2020, la velocidad máxima de todos sus vehículos a 180 kilómetros hora e incorporará cámaras y sensores que detectarán cuando el conductor está bajo los efectos del alcohol y las drogas y también evitarán distracciones, con el objetivo de reducir a cero los accidentes de tráfico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
En portada Ver más noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.