Motor

El mercado de sistemas de ayuda a la conducción se elevará hasta casi 90.000 millones para 2030

El tamaño del mercado de sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) para los proveedores, como Magna o Bosch, se sitúa actualmente entre 5.000 y 6.000 millones de dólares (entre 4.383 y 5.259 millones de euros) y se elevará hasta los 100.000 millones de dólares (87.654 millones de euros) para 2030, según el estudio 'Car of the Future v4.0' elaborado por Citi GPS: Global Perspectives & Solutions.

El documento, recogido por Europa Press, apunta que proveedores como Magna prevén que el mercado de ADAS alcance un valor de entre 80.000 y 95.000 millones de dólares para 2030, pero el informe revela que la curva de adopción de vehículos autónomos posterior a 2021 lo elevará más rápido de lo esperado.

Asimismo, el estudio destaca que, a partir de 2020-2021, cada vez más características de conducción autónoma llegarán a los vehículos particulares, por lo que podrán circular por sí mismos en autopistas y ofrecerán más opciones de seguridad avanzada respecto a las existentes a día de hoy.

Otra de las alternativas que barajan los expertos de Citi GPS: Global Perspectives & Solutions para el futuro de la industria automovilística es la suscripción a los vehículos autónomos, en la que el usuario pague una cuota por hacer uso "instantáneo" de un automóvil de una red compartida.

El estudio considera, por ejemplo, que los taxis autónomos podrán generar una cifra de negocio de 350.000 millones de dólares (306.734 millones de euros) a las grandes ciudades y que otorgarán un alto margen de beneficio a los operadores, generando empresas por valor de un billón de dólares (876.634 millones de euros).

No obstante, el informe advierte de que no todo son buenas noticias, ya que se reducirá el número de fabricantes de automóviles que participarán este mercado de mayor tamaño. "El valor de vender automóviles interesantes y deseables no cambiará, pero aquellos que se atrasen en los vehículos autónomos pueden perder participación al tener ofertas menos competitivas", añade.

Además, desde la perspectiva de los proveedores, destaca que es probable que el crecimiento de la conducción autónoma no beneficie a todas las empresas por igual, ya que la gran complejidad de desarrollar este tipo de vehículos no les permitirá a los fabricantes el hecho de repartir los contratos entre tantos proveedores como les gustaría.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

barbara darder
A Favor
En Contra

Yo voy a comprarme un collar de perlas, y también quiero q me ayuden

Puntuación 0
#1