Motor

El nuevo Opel Combo estrena plataforma y se convierte en pieza clave en la alianza con PSA

El Opel Combo es un vehículo industrial con dos variantes de carrocería, una comercial y otra enfocada al uso en familia o de ocio, que en este momento se acaba de renovar con la llegada de una nueva generación, la quinta, que nada tiene que ver con la anterior. El nuevo modelo se asienta sobre una de las plataformas modulares del grupo Opel / PSA , la misma que emplean otros coches como el Opel Grandland X, el SUV más reciente de la gama. Esto quiere decir que el nuevo Combo tiene grandes pretensiones.

El Opel Combo se ha desarrollado conjuntamente con Peugeot y Citroën, que son las dos marcas que lideran este segmento. Un segmento, por cierto, en plena expansión como demuestra el aumento de ventas del 26% registrado en los tres últimos años. De Opel se espera que contribuya a mantener ese crecimiento con la llegada del nuevo modelo. La ofensiva de la firma alemana en materia de industriales pasa por los Opel Combo Life y Opel Combo Cargo, a los que se sumará en 2019 el nuevo Opel Vivaro.

Si empezamos a analizar los apartados del diseño y la practicidad, vemos que el nuevo modelo ha cambiado su imagen y ha adoptado una nueva personalidad, especialmente en su parte frontal, con una línea 'muy Opel', claramente diferenciada de la de sus hermanos de grupo los Citroën Berlingo y Peugeot Partner. Pero más que la estética, lo que enganchará al cliente potencial son sus dos puertas laterales deslizantes, la luna trasera practicable, el amplísimo habitáculo, el techo panorámico de cristal o los 28 huecos portaobjetos repartidos por el interior.

Existen dos longitudes de carrocería y, tanto una como la otra, pueden tener cinco o siete asientos. El maletero cubica un volumen mínimo de 597 litros en la variante de batalla corta y de 850 litros en la de batalla larga. Y si se abaten los asientos posteriores se alcanza una capacidad de hasta 2.126 litros. Así que, ahora más que nunca, el Opel Combo puede convertirse en una alternativa muy válida al casi desaparecido segmento del monovolumen. Por sus cualidades de practicidad y versatilidad, sin duda lo es; por su dotación en materia de seguridad y confort, también (lo veremos más adelante); y por su dinámica, algo menos, ya que si bien los monovolúmenes actuales ofrecen una comportamiento más cercano al de un turismo, el Combo sigue teniendo ese tacto más pesado, con mayores inercias dadas sus dimensiones y peso, que dejan claro que lo que tenemos entre manos es un vehículo comercial a pesar de todo. No obstante, es más refinado y está mejor insonorizado que en la generación anterior, lo que le hace sumar unos cuantos puntos en este sentido.

Tecnología

Decíamos hace unas líneas que su dotación es amplia en seguridad y confort. El nuevo Combo, entre su dotación de serie y opcional, ofrece alerta de colisión frontal con detección de peatones, alerta de cambio involuntario de carril, frenada automática de emergencia y Head Up Display. También control de crucero, asistente avanzado de aparcamiento, cámara de visión 360º, pantalla táctil de hasta 8 pulgadas, sistema de carga inductiva para móviles e integración en el sistema de infotainment mediante Apple Car Play / Android Auto. Sinceramente, pocas diferencias encontramos frente a un turismo actual en el apartado tecnológico, así que, desde este punto de vista, el nuevo Combo puede cumplir perfectamente su papel como vehículo de pasajeros para el día a día, del mismo modo que lo hace un SUV o un monovolumen (exceptuando el apartado dinámico, como ya comentábamos). Sobre sus cualidades sobre el terreno, a pesar de no haber ninguna versión de tracción integral en la gama, el nuevo Opel se beneficia del sistema Intelligrip con cinco modos de conducción, que bien pueden servir para solventar determinadas situaciones en las que escasea la adherencia.

Opel Combo Cargo

Como complemento al Opel Combo Life, la versión Cargo surge para dar respuesta a las necesidades de trabajo. Por ello, la zona de carga de hasta 4,4 metros cúbicos está preparada para dar cabida a dos Euro pallets y ofrece una longitud de carga de 3.440 milímetros, que es mucho. La capacidad de carga útil es de 1.000 kilogramos y cuenta con soluciones ingeniosas como la trampilla en el techo para portar objetos más largos o el indicador de sobrecarga, que mide de forma automática la masa para que nadie se pase llenando el coche con más peso del debido. También cuenta con una toma de corriente de 220 V, iluminación LED en la zona de carga y hasta una mesa de trabajo modular giratoria.

Interesante resulta, también, el 'pack de obra', pensado para mejorar las capacidades en entornos complicados. Para ello, incluye lo siguiente:

- control de tracción Intelligrip y control de descenso

- protección en los bajos del motor

- altura libre al suelo 30 mm mayor

- chasis con barras estabilizadoras más gruesas y muelles traseros de carga variable

- neumáticos 215/65 en llanta de 16 y con código M+S para ofrecer mayores garantías en superficies off road y de baja adherencia

Y ya solo queda hablar de los motores que dan vida al nuevo Opel Combo, que son tres diésel (75, 100, 130 CV) y un gasolina (110 CV) en el caso de Combo Life y dos diésel (75, 100 CV) para Combo Cargo.

El más potente de todos, el diésel de 130 CV, puede ir asociado a un cambio automático de 8 velocidades.

Ya disponible, el Opel Combo 2018 tiene un precio de partida de 21.800 euros en la versión Life y de 22.100 euros en la versión Cargo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0