Motor

Ford y Mercedes se unen a Renault como investigadas por fraude en Francia

El Renault Captur emite muy por encima de los máximos permitidos. Foto: Archivo

Cuando el pasado jueves 14 se conoció que Renault estaba siendo investigado por las autoridades francesas por un posible fraude relacionado con las emisiones de sus vehículos similar al de Volkswagen, se filtró que otras dos marcas también estaban en el foco de las pesquisas; esas dos marcas eran, según Les Échos, Ford y Mercedes.

El diario francés ha informado este fin de semana que la firma del óvalo y la filial de Daimler también están bajo el escrutinio de las autoridades galas. Los modelos Ford C-Max y Mercedes-Benz Clase S, que han sido probados por los técnicos que investigan un posible fraude de emisiones similar al de Volkswagen, también presentarían unas emisiones muy superiores a los máximos permitidos. El Mercedes S 350 que fue testado dio resultados inconsistentes, mientras que el Ford C-Max tenía emisiones de cinco veces por encima del límite permitido, según el diario.

Mientras, Renault aún tiene que explicar por qué los dos motores diésel de su SUV Captur tienen unas emisiones de NOx muy superiores a los límites legales; bajo investigación también estarían, además, el modelo Espace y un modelo compacto de la marca francesa. Les Echos cita a una fuente que asegura que el Renault Captur puede tener un problema técnico en su sistema de control de emisiones que podría suponer una llamada a revisión de este exitoso modelo.

Los inspectores del gobierno francés planean examinar un centenar de vehículos comercializados en el mercado galo, de los cuales, por el momento, se han probado ya 22, según Les Échos.

El caso Volkswagen destapó las sospechas

Los fabricantes de automóviles han estado bajo escrutinio desde septiembre, cuando los reguladores estadounidenses advirtieron que Volkswagen hizo trampas para hacer que sus coches diésel pareciesen más limpios de lo que realmente eran, manipulando sus cifras de emisiones contaminantes mediante un software trucado.

Las autoridades francesas iniciaron entonces una investigación sobre si Volkswagen había engañado a los clientes sobre los niveles de emisiones de sus vehículos diésel que prometieron ampliar a todos los fabricantes de automóviles, entre ellos Renault y PSA Peugeot Citroen.

Por separado, el organismo regulador medioambiental del país comenzó a probar aleatoriamente vehículos para comprobar las diferencias entre resultados de emisiones en cifras de pruebas de laboratorio y en el mundo real.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0