Motor

Economía/Motor.- El Volvo V40 ofrece una conducción dinámica con dirección variable y control de tracción en curva

El nuevo modelo V40 de la firma automovilística Volvo ofrece al conductor la posibilidad de llevar a cabo una conducción más dinámica y de disfrutar en mayor medida al volante, gracias a la incorporación de nuevas tecnologías como la dirección más precisa con tres modos diferentes o el control de tracción en curva.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Los ingenieros de la corporación sueca han trabajado para mejorar la dinámica de conducción de este modelo y para hacer que el movimiento del V40 por la carretera sea lo más ágil posible, para lo que dispone de un nuevo chasis, que presenta dos opciones distintas, en función de las demandas de los clientes.

La primera posibilidad es el chasis dinámico, que es la opción de serie, y dispone de un cuerpo rígido y un centro de gravedad bajo, que sirven para reforzar la agilidad y la respuesta del vehículo sin comprometer el confort de marcha. Este chasis cuenta con puntales delanteros McPherson que tienen las mismas bielas de pistones que el S60 y tienen una rigidez que absorbe mejor las cargas laterales.

La segunda de las variantes de chasis es el denominado chasis deportivo, que es 10 milímetros más bajo en comparación con el anterior, mientras que los amortiguadores y los muelles son de mayor dureza, con el fin de mejorar la sensibilidad de la conducción y aumentar el control.

Otro de los elementos que incorpora este vehículo que ayudan a mejorar la conducción es la nueva dirección asistida de mayor precisión, que dispone de un tubo grueso de la columna de dirección y un rígido aislante que aumentan la rigidez a la torsión, lo que aumenta el contacto directo entre las ruedas y la carretera.

Esta nueva dirección utiliza un motor eléctrico que apoya el engranaje de dirección y el conductor podrá escoger entre tres modos diferentes. El primer modo (Bajo) aporta un elevado nivel de apoyo electrónico para mejorar las maniobras, mientras que el segundo (Medio) presta un menor apoyo para ofrecer una mayor respuesta a la carretera a velocidades elevadas. El modo Alto está destinado a los conductores más entusiastas y que busquen un mayor dinamismo.

CURVAS MÁS CERRADAS.

Por otro lado, el nuevo Volvo V40, que puede acogerse al Plan PIVE en todas sus versiones, incorpora, a su vez, un nuevo sistema de control de tracción en curva (Torque Vectoring) que utiliza la distribución variable de par, de forma que el coche puede tomar las curvas con mayor suavidad, dado que la rueda motriz interna del coche se frena, transmitiendo potencia a la exterior.

Con este sistema, el conductor puede tomar la curva con el vehículo de una forma más cerrada al tiempo que reduce la tendencia al subviraje. El dispositivo facilita mantener con suavidad la trayectoria deseada en carreteras sinuosas, rotondas o en superficies mojadas.

Como parte del objetivo de aumentar las prestaciones del nuevo V40, desde Volvo ha incorporado otros elementos valiosos como el sensor de ángulo de balanceo, que está dentro del control de estabilidad avanzado, y que posibilita identificar cualquier tendencia de derrape en una fase inicial.

Igualmente, la mejora de la conducción y de la dinámica del vehículo también se consigue a través del control de freno motor, que evita que las ruedas se bloqueen al activarse el freno motor sobre una superficie resbaladiza o la función de estabilidad del remolque, que amortigua el serpenteo que puede producirse al remolcar una caravana.

La gama de motores también busca aportar un alto placer de conducción y mejorar las prestaciones. Así, el V40 dispone de cuatro motores T con potencias de 150, 180, 213 y 254 caballos, así como de tres mecánicas diésel de 115, 150 y 177 caballos. Todas las versiones de motor tienen el sistema start-stop y la regeneración de la energía de frenado, independientemente de si cuenta con caja de cambios automática o manual.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud