Motor

Rolls-Royce lanzará su primer vehículo eléctrico a finales de 2023

  • Se someterá a pruebas que cubrirán un total de 2,5 millones de kilómetros
  • Todos los modelos de la marca serán eléctricos en 2030

La automovilística británica Rolls-Royce, perteneciente al Grupo BMW, ha anunciado que su primer vehículo completamente eléctrico llegará al mercado en el último trimestre de 2023.

Así lo ha anunciado hoy el director ejecutivo de la marca, Torsten Müller-Ötvös, quien también ha confirmado que las pruebas en carretera de este nuevo modelo, denominado Spectre, serán inminentes.

Dichas pruebas cubrirán un total de 2,5 millones de kilómetros, lo que equivaldrá a una simulación de 400 años de uso.

La compañía, que se ha propuesto que todos sus modelos sean completamente eléctricos en 2030, no ha facilitado más detalles de este nuevo modelo, pero su directivo ha asegurado que "este Rolls-Royce es el cumplimiento de una profecía y representa una promesa cumplida mientras nos embarcamos en una empresa única. Es el comienzo de un nuevo legado para nuestra marca".

"Ha llegado el momento de cambiar el rumbo del futuro del lujo. Nos embarcamos en este nuevo y audaz futuro con una gran ventaja. La propulsión eléctrica se adapta única y perfectamente a los automóviles Rolls-Royce Motor Cars", ha añadido.

El propio Müller-Ötvös ha explicado que "en Rolls-Royce, hemos estado experimentando con un sistema de propulsión eléctrico durante algún tiempo. En 2011, presentamos 102EX, un Phantom totalmente eléctrico totalmente operativo. Seguimos esto en 2016 con nuestro 103EX totalmente eléctrico, que representó nuestra visión para la marca varias décadas en el futuro".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.