Motor

Reino Unido regula el uso de los vehículos autónomos

  • Los modelos con sistemas de ayuda a la conducción se consideran autónomos
Foto: Archivo.

Reino Unido se ha convertido en el primer país en regular el uso de los vehículos autónomos. El Ejecutivo de Boris Johnson permitirá que este tipo de vehículos puedan circular por las carreteras británicas a finales de este año, según anunció este miércoles el Ministerio de Transporte de Gran Bretaña.

El Gobierno ha establecido, tras una consulta realizada el pasado año, que los vehículos equipados con el sistema automático de mantenimiento de carril (ALKS, por sus siglas en inglés) podrían definirse legalmente como autónomos, "siempre que reciban la aprobación de tipo GB y que no haya pruebas que impugnen la capacidad del vehículo para conducir de forma autónoma".

El sistema ALKS está diseñado para usarse en una autopista con tráfico lento (no podrá exceder los 60 km/h) y permite que un vehículo se conduzca solo en un carril, al tiempo que mantiene la capacidad de devolver el control al conductor de manera fácil y segura cuando sea necesario.

Ahora bien, hay que precisar que este sistema no se trata exactamente de la tecnología necesaria que equipan los vehículos autónomos, sino que es un sistema de ayuda a la conducción, ya que requiere del conductor para retomar el control del vehículo.

Según el Ejecutivo de Boris Johnson, esta tecnología podría mejorar la seguridad vial al reducir el error humano, que contribuye a más del 85% de los accidentes. Así, el conductor podrá entregar el control al vehículo, que monitoreará constantemente la velocidad y mantendrá una distancia segura del resto de vehículos.

La ministra de Transporte, Rachel Maclean, aseguró que "debemos asegurarnos de que esta nueva tecnología se implemente de manera segura, por lo que estamos consultando sobre cómo deberían ser las reglas para permitirlo".

La tecnología de vehículos conectados y autónomos en Reino Unido para 2035 generará un valor de 48.310 millones de euros

Para el director ejecutivo de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT, por sus siglas en ingés), Mike Hawes, "los sistemas de conducción automatizados podrían prevenir 47.000 accidentes graves y salvar 3.900 vidas durante la próxima década gracias a su capacidad para reducir la principal causa de accidentes de tráfico: el error humano". En su opinión, "tecnologías como los sistemas automatizados de mantenimiento de carril allanarán el camino para lograr niveles más altos de automatización en el futuro, al tiempo que estos avances desatarán el potencial de Gran Bretaña para ser un líder mundial en el desarrollo y uso de estas tecnologías, creando trabajos esenciales y asegurando que nuestras carreteras permanezcan entre las más seguras del planeta".

La tecnología de vehículos conectados y autónomos en Reino Unido para 2035 generará un valor de 48.310 millones de euros (42.000 millones de libras esterlinas). Además, según el Ejecutivo de Boris Johnson, con esta tecnología se podrían crear alrededor de 38.000 nuevos puestos de trabajo en las islas, de los cuales más del 80% estarán relacionados con profesiones técnicas y de comercio especializado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.