Motor

España, a la cola de Europa en penetración de la movilidad eléctrica

  • También ocupa la última posición en el desarrollo de infraestructuras de recarga

España se mantiene a la cola de Europa en electro-movilidad, tal y como se desprende del Barómetro de la Electro-Movilidad del segundo trimestre elaborado por la patronal de fabricantes Anfac.

En los seis primeros meses del año, España solo ha crecido nueve décimas en el indicador global de electro-movilidad (que valora la penetración de vehículos electrificados y la instalación de infraestructuras de recarga) con una valoración de 17,1 puntos sobre 100. Esta calificación está muy por debajo de la media de la UE-14 que se sitúa en 34 puntos sobre 100, con un crecimiento de cuatro puntos en el segundo trimestre.

El director general de Anfac, José López-Tafall, ha apuntado que "la demanda de electro-movilidad está creciendo, con una oferta disponible de modelos cada vez más amplia pero es necesaria una dotación mayor para las ayudas a la compra, y convertir la instalación masiva de infraestructuras de recarga en un proyecto de país, para que se desarrolle al nivel que necesitan los objetivos de descarbonización del parque en 2050".

En el ámbito nacional, Cataluña y Madrid se sitúan en cabeza del ranking del indicador global de electromovilidad, con 24,2 y 21,1 puntos respectivamente sobre 100. Cabe destacar que el País Vasco (18,1 puntos) alcanza la tercera posición, en detrimento de Asturias que pierde más de cuatro puntos en el segundo trimestre, derivado principalmente por el estancamiento en el número de estaciones de carga rápida, que ha provocado una caída de más de seis puntos en el indicador de infraestructura de recarga.

Asimismo, España ha perdido una posición dentro del ranking europeo de penetración de vehículo electrificado, a favor de Italia. Esto sitúa a España en la penúltima posición, solo por encima de República Checa y manteniendo niveles muy bajos de penetración.

Y es que, según detalla la patronal, el segundo trimestre se ha visto condicionado por la caída de ventas causadas por la crisis de la Covid-19. Y pese a que, tras la reapertura de los mercados, los vehículos electrificados han ido recuperando progresivamente el ritmo de demanda, España no ha logrado alcanzar el ritmo de crecimiento de los países europeos, que obtienen una media de 39 puntos sobre 100 en la UE-14, casi seis puntos más que en el periodo anterior.

Infraestructuras de recarga insuficiente

El avance en materia de desarrollo de infraestructuras de recarga se muestra claramente insuficiente en el segundo trimestre de 2020 y esta ralentización mantiene a España en la última posición del ranking europeo.

Solo crece 9 décimas y alcanza los 15,7 puntos sobre 100, lo que aumenta la brecha de diferencia en 13 puntos respecto a la media de la UE-14, que registra 28,9 puntos.

Por ello, desde Anfac creen que España necesita reforzar el fomento de la instalación de puntos de recarga, como se está realizando en otros países de Europa, donde cabe destacar a Noruega (173,5 puntos) que encabeza el ranking europeo y crece más de 20 puntos en este último trimestre o Hungría que sube hasta la cuarta posición gracias al aumento de infraestructura de recarga rápida.

En este último trimestre, España apenas ha registrado 272 nuevos puntos de recarga públicos, alcanzando una infraestructura de recarga pública total de 7.879 puntos. El ritmo de crecimiento de electro-movilidad en España es insuficiente y todavía muy inferior al de otros países.

Por ello, desde la patronal consideran que se debe seguir avanzando hacia una mayor electrificación del parque automovilístico español al igual que están realizando otros países del entorno europeo, como Italia, Francia o Alemania.

Respecto al despliegue en las comunidades autónomas, Asturias pierde la primera posición del ranking con un decrecimiento de más de 5 puntos, y en su lugar Cataluña recupera el liderato con 26,2 puntos sobre 100, seguidos de Aragón y País Vasco que son las tres únicas regiones que logran un cumplimento por encima de los 20 puntos.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 6
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

-
A Favor
En Contra

Spain is diferent, la movilidad eléctrica se producirá cuando los salarios y las tarifas sean equiparables a las europeas ( cuando no sea diferent )

Puntuación 5
#1
un lector
A Favor
En Contra

Todavía no está claro que el coche eléctrico sea la alternativa del futuro; si está en relativo auge es por los planes de los gobiernos, aunque eso es algo artificial y no mantenible a largo plazo.

Algunas de las pegas reales hoy en día son las siguientes:

. La producción del coche eléctrico, y sobre todo de las pilas, genera alta contaminación en origen.

. El problema de las pilas una vez terminada su vida útil sigue sin solucionarse, sólo hay respuestas parciales.

. La energía eléctrica que se consumiría procedería del pool; sólo cuando éste sea mayoritariamente ecológico lo será esa energía.

. Un coche eléctrico añade 100 kg. de peso por 100 km. de autonomía. Uno que la tenga de 500, añadirá esos Kg. en cualquier recorrido.

. El futuro puede que se decante hacia coche eléctrico solo para entorno urbano (unos 200 km. de autonomía y 200 kg. de batería).

Para largos recorridos quizá la alternativa sea el hidrógeno. Las células de combustible de esos vehículos optimizan el rendimiento. A la larga las plantas de renovables podrían acumular el exceso de producción en forma de hidrógeno, con lo que también sería ecológico.

Puntuación 0
#2
JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Pero tenemos DESMEMORIA HISTÓRICA, que eso si que es "importante".

¿Que esperaban ustedes de tener lo que tenemos por DESGOBIERNO?.... ¿Que se iba a preocupar por llevar a España y los españoles, a ser punteros en tecnología? Prevalecen mas los ODIOS VENGATIVOS, el GUERRACIVILISMO VISCERAL, EL RENCOR, LA VENDETA, en resumidas cuentas.... LA TOTAL INUTILIDAD DE QUIENES COMPONEN ESTA DESGRACIA DE EJECUTIVO-DESTRUCTIVO.

Ni puntos de recarga eléctrica, ni puntos de llenado de gas GLP, ni puntos de recarga de gas GNC, del HIDRÓGENO, es que ni saben como se come, con tenedor o cuchara, eso si, MULTAS...MAS MULTAS....AÚN MAS MULTAS, como en Barcelona con la ANTISISTEMA de alcaldesa, a los coches "contaminantes" Ojo...

Eso se votó, unido al grupo de COMUNISTAS, GOLPISTAS, Y EX-ETARRAS, tenemos lo que tenemos... DISFRUTEN DE ELLOS Y DE SU MÍSERA POBREZA APORTADA.

Puntuación 2
#3
Vacilón
A Favor
En Contra

Con PP y/o VOX, el progreso e innovacion esta asegurados.

Puntuación -1
#4
Hqw
A Favor
En Contra

Por poca que sea tiene su impacto. El atropello de un coche eléctrico en ciudad es un 80% de posibilidades de muerte mientras que uno combustión es 20%, por el peso. Si el atropello que sufrí hubiese sido con un coche eléctrico no podría escribir esto aunque como vosotros lo borrareis el resultado es el mismo.

Puntuación 0
#5
Usuario validado en elEconomista.es
atacarpa
A Favor
En Contra

Estamos a la cola de tantas cosas que esta es de las que menos me preocupa

Puntuación 3
#6