Motor

Gerardo Perez (presidente concesionarios): "El ataque vivido en España contra el diésel no se ha dado en otros países de la UE"

  • "No tiene sentido que el Gobierno no haya tomado ninguna decisión en el automóvil"
  • El gasolina no sirve a aquellos conductores que hacen muchos kilómetros
  • Hay que comprar más diésel para poder cumplir la normativa CAFE que viene de Bruselas

Gerardo Pérez cree que la automoción está en medio de la tormenta perfecta. Las declaraciones de Teresa Ribero han hundido el diésel, pero actualmente no hay una alternativa eficiente para el cliente.

Seguro que esto no se lo han preguntado nunca: ¿Qué coche me compro?

A los clientes que entran en el concesionario les pregunto, como hace tres años, cuántos kilómetros hace y si son en ciudad. Pues si no pasa de 5.000 kilómetros y son urbanos debe comprar un coche de gasolina. Si hace entre quince y veinte mil kilómetros, un diésel porque emite menos emisiones y se va a gastar menos en combustible. Y dentro de esa clientela, el que no haga más de 200 kilómetros al día, se puede comprar un eléctrico, pero con dos puntualizaciones. Uno, que hoy por hoy debe ser un segundo coche, y dos, que debe tener un punto de recarga en el domicilio.

Si no se pasa de 5.000 kilómetros al año y son urbanos se debe comprar un coche de gasolina.

¿Qué opinan los clientes del coche eléctrico?

Cada vez está más interesado, aunque tienen ciertas cautelas. Primero la autonomía, y aunque algunos modelos ya tienen 400 kilómetros, les preocupan los viajes largos. Otra cautela es el precio, ya que al no hacerse en grandes cantidades y no tener economías de escala, es caro. Cuando el precio se acerque al modelo de combustión y se resuelvan los problemas tecnológicos, se va a producir una explosión de ventas. Y hasta que llegue ese momento, tenemos unos vehículos de combustión buenísimos, con unas emisiones de NOX muy bajas, porque se quedan en los filtros.

Otra cautela es el precio, ya que al no hacerse en grandes cantidades y no tener economías de escala, es caro.

Pero la gente quiere tener un coche diez años y el comprador de hoy se pregunta qué va a pasar con un coche diésel en los próximos años.

Las cosas están cambiando muy rápidas. Primero, la gente ya compra coches automáticos, frente al cambio manual, y, segundo, la gente está dispuesta a pagar una cuota y decidir dentro de tres años que hace. Pero en qué momento estamos ahora. Sobre el diésel, miedo al futuro; el gasolina, no sirve si se hacen kilómetros pues consumo mucho y el eléctrico, miedo a las obsolescencia tecnológica. Por eso hay que dar tranquilidad al comprador y la realidad es que la gente que tiene un coche viejo, lo mantiene, no lo cambia.

La gente está dispuesta a pagar una cuota y decidir dentro de tres años que hace.

¿Cómo se explica que las matriculaciones caigan en España mucho más que en otros países de la UE?.

Porque en 2019 se ha instalado un debate irracional sobre las tecnologías que el ciudadano pueda utilizar para desplazarse, digamos, de forma medioambientalmente responsable. El ataque que se ha producido al diésel en España no se ha dado en otros países...

Se ha instalado un debate irracional sobre las tecnologías que el ciudadano pueda utilizar para desplazarse,

¿Un ataque qué parte de quién?

De diferentes sectores. A las declaraciones de la ministra [Teresa Ribera, responsable de Transición Ecológica] se sumaron más ataques desde otros ámbitos, en buena parte, motivados por el desconocimiento. Un desconocimiento que ha provocado que este año el diésel caiga de forma dramática y el cliente no tiene otra opción que esperar. ¿Por qué? Porque el gasolina no sirve a aquellos conductores que hacen muchos kilómetros y el eléctrico, con un desarrollo brutal en cuanto a tecnología, todavía no sirve a una buena parte de los ciudadanos.

A las declaraciones de la ministra [Teresa Ribera, responsable de Transición Ecológica] se sumaron más ataques desde otros ámbitos, en buena parte, motivados por el desconocimiento

Para sumar más desconcierto, Faconauto ha dicho que las ventas de coches diésel deberían crecer un 20%.

Hay que comprar más diésel para poder cumplir la normativa CAFE que viene de Bruselas, que exigen que las emisiones medias de cada fabricante ronden los 95 g de CO2; y si no lo cumplen, tendrán multas importantes. Y con los turismos diésel que se venden actualmente, un 27 por ciento del total, no se puede cumplir, porque el diésel emite menos CO2 que el gasolina. Por tanto, tienen que subir las ventas de diésel, bajar las de gasolina e incrementarse, en la medida de los posible, los eléctricos, los híbridos enchufables, etcétera.

Tienen que subir las ventas de diésel, bajar las de gasolina e incrementarse, en la medida de los posible, los eléctricos, los híbridos enchufables, 

También ha dicho Faconauto que, con el fin de cumplir con Bruselas, algunas marcas están presionando a sus concesionarios para que retrasen las ventas de eléctricos para el año que viene.

Están pasando dos cosas. La primera, que las marcas están orientando a los concesionarios sobre qué modelos debemos vender, lo que nos parece imprescindible y necesarios, pues hay que cumplir la normativa café, porque se evitar las multas y porque mejorarán las emisiones de CO2. Pero otra cosa es que los concesionarios admitamos que se traslade el problema a la red. Y Faconauto no está dispuesta. El problema es de los fabricantes, al cual nos sumamos para ayudar porque somos sus herrramientas de venta, pero no es un problema nuestro. Por eso, no admitimos que algún fabricante les diga a sus concesionarios que debe vender tales motorizaciones y si no cumple 'es tu problema'.

No admitimos que algún fabricante les diga a sus concesionarios que debe vender tales motorizaciones y si no cumple 'es tu problema'

¿Cuándo dice que los fabricantes puedan decir 'es tu problema': a qué tipo de "problemas" se refiere?

A que se diga a los concesionarios qué si no cumple con las exigencias de ventas de motorizaciones, no les pagarán variables, bonos, etc. Es decir, le abogaran a la ruina, porque en un negocio de variables como el nuestro es inasumible perder estas en cantidades tan importantes como algunos fabricantes están planteando. Tenemos que trabajar juntos, pero no amenazar entre comillas a las redes.

Tenemos que trabajar juntos, pero no amenazar entre comillas a las redes.

Han dicho que los concesionarios podrían realizar 100.000 automatriculaciones en los últimos cuatro meses para ser revendidos como 'kilómetros cero'. ¿A qué nivel están?

Estamos en un nivel excesivamente alto y esta práctica sólo se produce en este sector. Si las exigencias de los fabricantes sobre sus filiales españolas tienen que reducirse, pues tendrán que reducirse. Pero las redes no podemos admitir más automatriculaciones de coches que se quedan en los patios a espera de un cliente. Entendemos que las automatriculaciones pueden llegar al 5 por ciento [sobre el total de las compras del concesionario] porque hay clientes para ello, pero por encima del cinco es peligroso y por encima del diez, muy peligroso. Y ahora estamos en el 11 por ciento, y como hay que vender ciertos motores antes de enero, habrá más.

Estamos en un nivel excesivamente alto y esta práctica sólo se produce en este sector.

Estamos pendiente de un nuevo Gobierno. ¿Qué tres cosas le pedirán los concesionarios?

Lo primero, una interlocución fluida con todos los participantes en el sector de la automoción. Tuvimos un buen arranque con el Consejo Estratégico de la Automoción, pero no se ha reunido en todo un año. Y no tiene ningún sentido que no se haya tomado ninguna decisión en un sector estratégico como este en un momento de revolución tecnológica. En segundo lugar, pedimos que ante un problema medioambiental se tomen medidas claras. Todos sabemos que el principal foco de contaminación son los coches antiguos; pues vamos a atacar el problema para que la transición sea ordenada, sin atacar al diésel pues hoy emite mucho menos que uno antiguo, y eso se sabía el día que se produjeron esas declaraciones.

No tiene ningún sentido que no se haya tomado ninguna decisión en un sector estratégico como este en un momento de revolución tecnológica.

¿Y la tercera petición?

Hay que trabajar en potenciar los vehículos cero emisiones. Una movilidad que en Europa empieza a ser importante, pero que en España está muerta porque no tenemos infraestructura de recarga, porque no se hace suficiente énfasis desde las administraciones porque todos los ciudadanos con un coche antiguo lo puedan cambiar, y si es por un cero emisiones mejor.

En España está muerta [la movilidad alternativa] porque no tenemos infraestructura de recarga

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin