Motor

Aston Martin rompe esquemas en el Salón EICMA de Milán con la primera moto de su historia

AMB 001 es el nombre de la primera moto creada por Aston Martin. Se acaba de presentar en el Salón EICMA de Milán y no, no es un mero ejercicio de diseño para llamar la atención -que también- sino que es un modelo real que está a punto de salir a producción en una serie limitada a 100 unidades.

Espectacular se mire por donde se mire, la AMB 001 nace fruto de un acuerdo de colaboración entre dos compañías británicas: la citada Aston Martin y BroUGH Superior. Mientras la primera se ha encargado del diseño, a la segunda se le ha encomendado la misión de desarrollar la parte de ingeniería.

El resultado es una moto deportiva única, moderna, ligera y potente. Su bastidor es de fibra de carbono y cuenta con amortiguación adaptativa en la horquilla delantera. En materia de diseño, esta moto parte de las líneas fundamentales que definen a los coches más recientes de la marca; concretamente, enlaza con los últimos deportivos de motor central que componen el portfolio.

Pero la AMB 001 es más que una cara bonita. De hecho, combina forma y función de la mejor forma posible para acabar creando una obra de arte de altas prestaciones. Sus colores son los tradicionales que acompañan a Aston Martin desde siempre: Stirling Green y Lime Essence del carenado combinados con el negro mate de las llantas, la horquilla y el sistema de frenos.

Moderna y elegante como pocas, esta moto es en realidad una súper deportiva pensada para rodar en circuito. Tiene elementos lujosos, como son las pieles que recubren el asiento y los puños, o la pantalla digital de la instrumentación. Sin embargo, la AMB 001 está pensada para rodar únicamente en circuito. Y es precisamente esta mezcla la que hace especial a la AMB 001, ya que generalmente los fabricantes se preocupan por la customización o por la deportividad, pero no por ambas cosas a la vez.

Más allá del diseño, la primera moto de Aston Martin esconde en el interior de su chasis un motor de dos cilindros en V, con un sistema de sobrealimentación por turbocompresor que le permite alcanzar los 180 CV. Con apenas 180 kilogramos, su relación peso/potencia es realmente buena y, tal y como aseguran los desarrolladores, este propulsor ofrece una buena respuesta y un par contundente en un amplio rango de revoluciones.

Según palabras de Marek Reichman, vicepresidente ejecutivo y responsable del departamento creativo de Aston Martin: "Esta es nuestra visión de la motocicleta de vanguardia y estamos muy orgullosos de ver las alas de Aston Martin en un vehículo de dos ruedas por primera vez. Además de aplicar el lenguaje de diseño del Valkyrie, también hemos aportado a este proyecto nuestra experiencia en las técnicas artesanales más tradicionales. El resultado final es una motocicleta realmente bonita; una obra de arte de diseño e ingeniería".

Como decíamos al inicio, la primera motocicleta de la firma británica no es un simple concept de Salón sino un producto real que se fabricará en Toulouse (Francia) de forma totalmente artesanal y en una serie limitada a 100 unidades, con un precio final de venta cercano a los 100.000 euros. Las primeras entregas se harán a finales de este año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.