Motor

El sector del automóvil advierte: el impuesto al CO2 catalán hundirá las ventas de coches

Impuesto a las emisiones de los vehículos.

Varias patronales y asociaciones del sector del automóvil han alertado este miércoles -en un comunicado conjunto- de que el nuevo impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en Cataluña podría producir una "sensible reducción" de las matriculaciones.

Se trata de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Foment del Treball, la Federació Catalana de Venedors de Vehicles a Motor (Fecavem) y el Col·legi Oficial de Gestors Administratius de Catalunya, según han informado en un comunicado conjunto.

Las entidades han trasladado sus alegaciones y observaciones sobre el Anteproyecto de ley de modificación de la Ley 16/2017 del impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos de tracción mecánica elaborado por la Generalitat de Cataluña.

En el anteproyecto de ley, todavía pendiente de aprobación, se estipula el establecimiento de un gravamen adicional a los impuestos de matriculación y circulación, que fija un pago por parte de los propietarios de vehículos en Cataluña en función de los niveles de emisión de CO2 de sus automóviles en defensa, en teoría, del Medio Ambiente.

Duplicar el impuesto

Por su parte, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) ha afirmado que el nuevo impuesto de emisiones de CO2 de la región incrementa un 100% la carga fiscal de los conductores durante los años de vida del vehículo.

Ganvam considera además que penaliza a la actividad económica e impulsa la deslocalización al no eximir a los vehículos de empresa.

Rechazo frontal

Por ello, las entidades firmantes rechazan aplicar una tasa adicional y apuestan por reducir las emisiones con la transformación del impuesto de circulación "para añadirle verdaderos criterios medioambientales, enfocados al uso del vehículo y comunes en todos los territorios".

En concreto, plantean un único impuesto en base a las emisiones de CO2 y en cumplimiento de las normativas Euro, que marcan los límites de emisión de gases contaminantes (NOx y partículas) en los vehículos.

"Este cambio en la fiscalidad no frena la compra de vehículos más nuevos y eficientes, y penaliza a aquellos vehículos más contaminantes, con el objetivo de lograr una renovación progresiva del parque de automóviles", han argumentado.

Que no afecte a los nuevos

En las alegaciones presentadas al anteproyecto de ley, las entidades firmantes proponen que hasta que sea posible la modificación del impuesto de circulación, este nuevo impuesto no debe afectar a los vehículos nuevos, proponiendo la exención para los de al menos cuatro o cinco años de antigüedad.

Sin embargo, también proponen que, de ponerse en funcionamiento finalmente este impuesto, sus ingresos deben estar enfocados de forma integral a fomentar la renovación del parque.

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, ha señalado que es fundamental establecer las medidas y regulaciones necesarias para alcanzar los objetivos de descarbonización planteados desde la Unión Europea, pero con unas medidas fiscales que deben ser planteadas "con una visión de conjunto y que respondan al grueso del problema en todo el territorio".

Penalizar la posesión

La vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, Marta Blázquez, ha señalado que el nuevo impuesto no aborda el verdadero problema medioambiental y de seguridad vial, que es la antigüedad del parque, y crea otras desigualdades territoriales, ya que los conductores de Cataluña "pagarían más que el resto por la posesión de su vehículo".

En este sentido, el secretario general adjunto de Foment del Treball, Salvador Guillermo, ha afirmado que es necesario promover la renovación del parque automovilístico, "pero sin perjudicar a un sector en plena transformación del modelo de negocio".

Para Guillermo, introducir más carga fiscal en Cataluña no favorece a la economía cuando el objetivo es una fiscalidad más competitiva.

"Responder de manera eficaz al problema derivado de las emisiones medioambientales"

Por parte de Fecavem, su secretario general, Joan Blancafort, ha destacado la necesidad de reformar el impuesto de circulación y adecuarlo para que "responda de manera eficaz al problema derivado de las emisiones medioambientales".

Ha añadido que desde que se anunció la entrada en vigor de este impuesto solo en Cataluña, muchos de los vehículos que antes se censaban en la comunidad catalana, ahora ya no lo hacen.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0