Motor ecológico

Bicicletas eléctricas que no lo parecen para los puristas recalcitrantes

  • La empresa española Capri diseña tres modelos 'vintage' cuya batería parece una botella de agua
Modelo Azur de la bicicleta eléctrica de Capribike.

La bicicleta eléctrica ha demostrado ser un aliado eficaz para aquellos ciclistas urbanos que necesitan una ayuda extra, bien porque su ciudad tiene demasiadas cuestas, el trayecto es demasiado largo o porque desean transportar pesos con facilidad. Pero hasta ahora, la evolución del uso de la bicicleta eléctrica urbana en España ha sido lenta por dos razones principales: son demasiado caras y pesan mucho. Pero hay que añadir un tercer hándicap: algunos ciclistas no quieren parecer que van en una bicicleta con motor; cuestión de orgullo quizás.

Para hacer frente a esos obstáculos, la empresa española Capri ha creado tres modelos de bicicletas eléctricas con el objetivo de alcanzar un peso reducido, un rendimiento óptimo de autonomía y una estética alejada de los modelos eléctricos más clásicos. Y todo ello con un precio que no sobrepase los 1.300 euros.

"La tecnología ha avanzado de manera exponencial en los últimos dos años, el desarrollo de nuevas celdas de baterías permite factores de forma más pequeños y potentes. Ahora podemos fabricar bicicletas más ligeras y con precios mucho más competitivos", afirma Andres Maldonado, portavoz de Capri.

Productores locales

Estas bicicletas eléctricas están fabricadas íntegramente en Europa y cuentan con componentes de fabricantes legendarios, como los sillines de Brooks England y otros muchos de origen italiano, alemán o francés. Además, el objetivo de la marca es reducir al máximo la huella de carbono en la fabricación de cada una de sus bicicletas, y ayudar, además, a mantener una industria legendaria europea que ha sufrido una gran deslocalización a los países asiáticos.

Bicicleta eléctricas de la empresa española Capri.

"Después de varios años trabajando en diversos prototipos, vamos a lanzar la primera versión comercial en exclusiva a través de la plataforma Indiegogo, lo que nos permite poder alcanzar un mercado global de manera directa", asegura Maldonado.

Estética clásica

La bicicleta eléctrica de Capri se caracteriza por ser práctica, manteniendo el estilo clásico sin renunciar a la innovación y última tecnología. De momento hay tres modelos en su portfolio:

Modelo AZUR (color Jungle Green). Cuadro mixte, inspirada en las bicicletas de mujeres de los años 70, está disponible desde 1.275 euros en la web de la empresa. Aunque desde la marca la catalogan de bicileta unisex, se recomienda para estaturas entre 1,50 a 1,80 metros. Para los amantes de lo vintage es perfecta, ya que aparentemente no parece una bicicleta eléctrica. Definida como "la bicicleta invisible" por sus creadores, sus piezas están diseñadas para hacerla más cómoda de transportar y aportarle un toque retro sin que parezca que cuenta con energía extra. Además, tiene la posibilidad de ser utilizada como una bicicleta normal, sin necesidad de batería.

Pero para los que opten por la ayuda del empuje eléctrico, cuenta con un motor de 250W de tamaño ultra compacto, con un peso de 16,5 kg y su batería, que ofrece hasta 40 km de autonomía, tiene forma de elegante botellín de aluminio. Gracias a esta característica única, no es necesario subir la bicicleta a casa para cargarla o tener que desmontar una complicada y pesada batería cada vez. La batería se puede transportar de forma cómoda para cargarla en cualquier lugar.

Modelo METZ (color Black). Cuadro con tubo superior, está disponible desde 1.075 euros y se recomienda para personas entre 1,74 y 2 metros. "Somos usuarios de bicicletas eléctricas urbanas desde hace años y consideramos que la mejor solución es ajustar la autonomía de una batería al uso de un ciclista urbano medio, así, conseguimos una bicicleta más ligera, más cómoda y eficiente", indica Maldonado.

Modelo Mertz.

Modelo METZ+ (color Pacific Blue). Mismo cuadro que METZ con componentes premium adicionales: llantas Weinmann de alto brillo, puños Brooks Slender de piel y neumáticos antipinchazos Schwalbe Durano. Desde 1.275-

Customizadas

Son fáciles de personalizar, ya que utilizan componentes estándar que permiten cambiar el manillar, cubiertas o sillín para adaptarla al gusto del comprador. Las bicicletas están disponibles en colores metalizados inspirados en los coches clásicos de finales de los 70 y en dos formatos de cuadro unisex: en barra alta (modelo METZ y METZ+) y baja (modelo AZUR). Los colores disponibles son Pacific Blue, Jungle Green, Melting Silver, Space Blue y Black.

"Llevamos ya cerca de 10 años en este sector. Cuando fabricas bicicletas que vendes directamente al público no solo ahorras costes al eliminar a los intermediarios, también coges el pulso a los clientes de manera directa. Nos hace ser más rápidos en el desarrollo de nuevos productos", concluye Andrés Maldonado

La bicicleta eléctrica de CAPRI estará a la venta en su campaña de lanzamiento exclusivo, en la web de la empresa y luego en la de biciclásica

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

El seguro costara 1.000€ mensuales, el basico.
A Favor
En Contra

Y cuando llueva, nieve, haga frio o calor, se suministra un modelo con paragua, vestimenta polar, aire acondicionado y calefacción, por el módico precio de 10.000€ el kit completo.

Puntuación 1
#1