Ecoaula

Cómo evitar el colapso en una plataforma educativa cuando se introducen las notas

Madrid

La estabilidad y la escalabilidad son claves en las plataformas de educación. Por ello, desde Classlife Education, facilitan algunos consejos para evitar situaciones de colapso y caos administrativo a la hora de introducir las notas de los alumnos.

Hace unas semanas, las escuelas e institutos catalanes se vieron inmersos en un caos administrativo debido a un fallo informático en Esfer@, la plataforma elegida por la Generalitat para informar de las notas de los alumnos. Como consecuencia, la imposibilidad de fijar las notas obligó a los docentes a trabajar de noche o a dejar la introducción al sistema digital para días después.

Según explican desde Classlife Education, la primera plataforma todo-en-uno para la gestión y administración de centros educativos, este no es un problema exclusivo de las plataformas educativas. Las empresas con mayor facturación a nivel mundial también sufren este tipo de incidencias, como la caída de Instagram y Whatsapp o los días en los que los servicios de Google como Youtube o Gmail dejan de funcionar durante horas.

Y es que, una plataforma online puede dejar de funcionar por muchas razones, desde un fallo en el proveedor de dominio web, hasta una mala planificación a nivel interno de la organización, lo que puede significar que no se ha calculado correctamente el volumen de usuarios que van a acceder simultáneamente a la plataforma. Esto, puede convertir la navegación en algo lento incluso dando como resultado una página de error y haciendo totalmente inútil la herramienta.

"El hecho en sí mismo de ser una herramienta online ya implica que esta puede sufrir incidencias, un hecho que se traduce en una percepción negativa para el usuario, que ha visto que un servicio ha dejado de funcionar sin razón aparente. En el mundo educativo es importante disponer de buenas herramientas de gestión, pero más importante aún es poder utilizarlas cuando se necesitan", añade Eduard Pineda, Responsable de Producto en Classlife.

Por ello, desde Classlife Education, facilitan algunos consejos para que escuelas, institutos y centros educativos en general puedan evitar este tipo de situaciones caóticas a la hora de introducir o gestionar información:

Hay que monitorizarlo todo

Monitorizar significa ser consciente del estado de un sistema y de lo que ocurre en todo momento. Se puede monitorizar si está activo o no, cuántos usuarios lo están usando al mismo tiempo o incluso, si ha habido un incremento exagerado de las visitas. La solución es disponer de espacios propios para que los administradores tengan una visión clara del uso de la plataforma y puedan detectarse así anomalías antes de convertirse en un problema. También es muy recomendable crear un sistema de notificaciones, con envíos de e-mails o sms a los administradores si ocurre algo excepcional.

Una plataforma escalable

Un sistema escalable hubiese evitado el colapso de forma relativamente fácil. Existen servidores que crecen a medida que más usuarios acceden a un mismo dominio, y son totalmente escalables, creciendo y disminuyendo su capacidad y su velocidad. Además se adaptan a las necesidades de una web evitando así que el acceso a una plataforma esté garantizado.

Tener siempre dos de cada

Una solución es disponer de un dominio alternativo, gestionado mediante otro proveedor. La plataforma tendrá que estar preparada para funcionar bajo dos dominios, así como los correos electrónicos.

Ocurre lo mismo con el espacio físico donde se aloja el contenido, es muy recomendable disponer siempre de una copia de seguridad en tiempo real del contenido, para alternar entre un servidor y otro cuando sea necesario.

Classlife en el mundo

Actualmente, la startup creada en Barcelona y que está ultimando su segunda ronda de inversión, se encuentra en pleno proceso de expansión internacional. Entre los primeros países elegidos para las pruebas en los procesos de localización de la plataforma se encuentran Estados Unidos, Francia, Luxemburgo y Panamá, donde ya cuentan con clientes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.