Ecoaula

El inglés se posiciona como la extraescolar "de supervivencia" innegociable para los padres

  • El aprendizaje de inglés se sitúa al mismo nivel de importancia que la natación
Madrid

Tanto los padres como los que no lo son, pero fueron niños un día, están familiarizados con las extraescolares, esas actividades que tienen lugar fuera del horario escolar y que responden a distintos objetivos que van desde el refuerzo de una materia concreta hasta la mejora del desarrollo psicomotriz de los más pequeños. Según un estudio realizado por Kids&Us, se estima que los niños realizan entre 2 o 3 extraescolares semanales que varían según la edad.

Cuando el nuevo curso asoma la cabeza, las familias empiezan la ardua tarea de decidir a qué extraescolares van a matricular a su hijo, iniciar el proceso de matrícula y en algunas ocasiones, negociar con los hijos cuándo y a qué extraescolares va a acudir el próximo curso. Aunque pueda parecer que todavía queda mucho tiempo por delante, lo cierto es que los padres y madres se ven obligados a partir del mes de mayo a confirmar si prosiguen con las extraescolares que han realizado a lo largo del curso y al mismo tiempo, a perfeccionar el arte de la adivinación para predecir qué extraescolares va a necesitar o si podrán encajar los horarios de su hijo el curso siguiente. Nada fácil. En España, hay cinco claras ganadoras que encabezan las extraescolares más demandadas: inglés, natación, actividades deportivas en equipo, actividades artísticas y danza1.

Para los padres españoles es importante distinguir entre las distintas tipologías de extraescolares cuando llega el momento de priorizar y planificar actividades. Según el estudio, las extraescolares se dividen en 3 grandes grupos: las de supervivencia, las pasiones y las trendy1.

En el primer grupo se encuentran todas aquellas actividades que los padres consideran imprescindibles para el desarrollo personal de los más pequeños como la natación, el inglés o el refuerzo escolar. Todas ellas se empiezan en edades más tempranas y las deciden los progenitores, pues las consideran de supervivencia, especialmente el inglés y la natación1.

En el segundo grupo, se identifican aquellas extraescolares que son parte de la personalidad y el futuro de los hijos y que, habitualmente, son ellos mismos quién las eligen ya que van alineadas con sus aficiones personales. Entre ellas se encuentran actividades deportivas como el tenis el pádel o el patinaje, la danza o actividades artísticas y de manualidades. Junto con el primer grupo, estas son las más estables en el tiempo y forman parte del desarrollo de los más pequeños1.

En el tercer y último grupo, están aquellas extraescolares más puntuales en el tiempo y que forman parte del ocio de los hijos. Acostumbran a ser actividades de prueba de aquellas áreas que en ocasiones se ponen de moda y llaman la atención de los niños. Son negociables y aparecen entre los 5 y los 9 años. Algunos ejemplos son la cocina, el aprendizaje de otros idiomas, la informática, la robótica o el ajedrez1.

El inglés, la extraescolar estrella

Para muchos de los padres españoles, el inglés es la extraescolar por excelencia. Ven en ella una potente herramienta de futuro que resulta innegociable y que acostumbra a iniciarse en edades tempranas, entendiendo que se trata de una inversión a largo plazo.

Además, el inglés se percibe como la asignatura pendiente de los españoles y esto la convierte en una actividad extraescolar de vital importancia y una pieza clave para garantizar que los hijos no tendrán limitaciones en el futuro por falta de conocimiento del idioma1.

En cualquier caso, las extraescolares deben suponer una actividad que combine el desarrollo personal y de futuro junto con el fomento de la creatividad de los más pequeños. Para ello, va a ser necesario en muchas ocasiones el famoso "ensayo-error" hasta que los padres den con el plan semanal ganador. Combinar actividades como el inglés, el deporte, la música o una actividad innovadora como la robótica, pueden ayudar a confeccionar el plan semanal más adecuado, combinando distintas tipologías de actividades que suplan tanto las necesidades escolares como los deseos de conocer cosas nuevas de los más pequeños.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.