Ecoaula

El boom del APTIS: la certificación de inglés que necesitan los opositores a docentes

  • Semana clave para los más de 100.000 opositores a docentes
Madrid

Apenas quedan unos días para que tenga lugar una de las Oposiciones más esperadas: las de Enseñanza Primaria y Secundaria. Antes, sin embargo, un alto porcentaje de opositores ha decidido pasar por una prueba más para poder mejorar sus opciones frente a otros candidatos: la certificación de inglés de nivel B2 o C1 que otorga puntos extra en el baremo total de la oposición.

Incluso para aquellos opositores que no consigan plaza fija, tener acreditado un nivel suficiente para impartir su asignatura dentro de la enseñanza bilingüe (B2 o C1 según la comunidad autónoma) hace que este año sean más los opositores que se presenten con el título del B2 o del C1 ya en su currículum.

Y esa importancia del inglés, de cara a obtener una plaza de docente, ha disparado la demanda de este idioma. Pero lo ha hecho especialmente en una de sus pruebas: la certificación Aptis, percibida como la más asequible respecto a otras acreditaciones como Cambridge o Trinity College London.

Es lo que ponen de relieve desde OS Connect, la primera academia online certificada como Centro Preparador Oficial de Cambridge, que ha visto cómo en su escuela la demanda por esta certificación crecía hasta un 80 % respecto al año anterior. Dos razones explican este boom. El primero de ellos, la demanda de los opositores

a docentes: "Necesitan un título que les dé puntos en el baremo de méritos para tener más posibilidades en la oposición", explica Sergio Iriarte, director.

En segundo lugar, porque el B2 o el C1, según la comunidad autónoma) es necesario para impartir clase en cualquier centro bilingüe. "Esta enseñanza tiene tanta cuota en todas las comunidades autónomas que quienes tienen la titulación para enseñar su materia en centros bilingües tiene muchas más posibilidades de conseguir plaza", valora el también fundador de OS Connect. Acreditar el nivel de inglés se ha convertido en un paso sine qua non para conseguir trabajo y donde la urgencia y la flexibilidad han aupado al APTIS por encima de otros certificados como el Cambridge, Trinity College London o Toefl ("Test of english as a foreign language").

Hoy es la alternativa percibida como más asequible y rápida para acreditar un B2 o C1, necesarios para la habilitación lingüística. No solo para los docentes que aspiran a opositar, sino también para los universitarios para quienes el inglés es la llave para conseguir otro fin: el título de Grado. "Los universitarios lo necesitan porque, aunque hayan terminado la carrera, no reciben su título de Grado hasta que no acrediten un nivel B1 de cualquier idioma europeo".

Las razones del éxito

En ambos casos, el APTIS se está posicionando como la prueba preferida por el colectivo opositor. Algo que explican desde esta academia online que cuenta con más 10 años preparando exámenes de Cambridge y varios años como Centro Examinador de Trinity College London. Hoy están volcados en preparar el Aptis cuyo éxito entre los docentes se explica en cuatro claves. La primera, porque es oficial y en España está reconocido por las Consejerías de Educación de 13 de las 17 Comunidades Autónomas. "El Aptis es un examen organizado por el British Council, que es a su vez un organismo público del Reino Unido", explica Iriarte.

En segundo lugar, porque se percibe como más asequible, algo que el director de OS Connect matiza. Según él, es una pregunta clásica, ¿cuál es más fácil para acreditar el B2, por ejemplo? "Realmente todos los exámenes oficiales están alineados con el MCER. Pero por la forma en la que está planteado y por su duración, Aptis encaja en el ritmo de aprendizaje de colectivos como los universitarios y opositores: sin apenas tiempo", valora.

El factor dinero es otra de las razones que han aupado a esta certificación. Especialmente si se tiene en cuenta que sacar un título oficial de inglés no suele ser barato. "Si quieres hacerlo lo más económico posible tienes dos sitios donde recortar. En la preparación, preparándote por tu cuenta. Y en el examen. APTIS es el campeón en precio", añade. Por último, desde la academia destacan el factor tiempo como otra gran ventaja de Aptis ya que todos los meses hay varias convocatorias.

"Una vez que haces el examen tienes los resultados en dos días y el título en apenas una semana", destaca.

Marta de la Fuente es madrileña pero vive en Sevilla, donde trabaja como maestra de Infantil, aunque en junio finaliza su contrato. Ella, como tantos otros, se presenta a oposiciones de maestro de Educación Infantil en la Comunidad de Madrid el día 22 de junio. "Ahora mismo, vivo entre un estado de nervios, ansiedad y agobio. Faltan pocos días y la presión es muy alta", comparte. Marta se presenta con el B2 de Aptis General y de 'for teachers'. ¿La Razón? De cara a la oposición presentar el B2 hace que tenga 0,5 puntos más en la fase de concurso. Fuera de la oposición el B2 (C1 en la mayoría de colegios) le sirve para trabajar y que la tengan más en cuenta en los colegios.

Como Marta, Mª Carmen González también se presenta a las oposiciones, aunque en su caso por Educación Infantil, en Andalucía. Pese a los sentimientos encontrados que siente los días previos, Mº Carmen cuenta también con el B2 de Aptis, certificación que puntúa en el baremo para el concurso y con el que, si aprueba la oposición, puede entrar en la bolsa bilingüe. Esta orientadora laboral escogió el Aptis porque buscaba el B2 y podía presentarse inmediatamente si no sacaba el nivel esperado. "Lo que más me ha gustado ha sido la rapidez en conocer tu calificación y, quizás, no sentir la presión en el speaking de tener al examinador delante", comparte.

Desde OS Connect destacan que el boom del Aptis ya se ha vivido antes con otras pruebas oficiales. Como ejemplo, hace 6 o 7 años nadie había escuchado hablar de Trinity College London. "De pronto hace 4 o 5 años se corrió la voz entre los docentes de que el Trinity era más fácil que la EOI o los exámenes de Cambridge, que eran los más populares hasta ese momento". En unos meses esta escuela multiplicó el número de alumnos matriculados para exámenes de Trinity College London.

La fiebre de la certificación

La necesidad de acreditar inglés ha generado una gran demanda por las certificaciones de nivel. Sergio Iriarte comparte que lo ideal es que los alumnos no se obsesionen con la certificación sino trabajen por subir su nivel de inglés. El examen acredita un nivel determinado, pero este será proporcional al nivel real adquirido. "Si el nivel real de un alumno está en la franja del B2, por mucho que el alumno haga mil exámenes de práctica, su nivel seguiría siendo el mismo".

En España hay tres Aptis diferentes en España. Por una parte, está el Aptis Advanced. La experiencia que tienen en esta escuela es que los alumnos están acreditando el nivel que tienen. "Ni más ni menos. O sea, que los alumnos que se presentan al Aptis Advanced para acreditar un C1, pensando que va a ser más fácil que conseguirlo con otros exámenes, se equivocan", valora. Con el Aptis General, sin embargo, la cosa cambia un poco. "En los niveles B1 y B2 estamos viendo alumnos nuestros que vemos que tienen un nivel B1 sacando un B2 en el Aptis. O que alumnos que no aprobarían otros exámenes oficiales a nivel B1 sí lo están sacando con el Aptis", concluye Iriarte

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0