Ecoaula

El perfil del estudiante en Madrid: es mujer y tiene entre 23 y 27 años

  • Estudiar en el extranjero, conocer idiomas y culturas son las cualidades más valoradas
Madrid

Un MBA permite ampliar la visión hacia otros modelos de negocios, culturas y empresas, a través del método del caso, por ejemplo, muy utilizado en la mayoría de escuelas de negocios. En un mercado laboral tan competitivo, no basta con tener una titulación universitaria para conseguir trabajo. La solución pasa por diferenciarse del resto y manejar diversas lenguas.

La necesidad de la formación de la alta dirección de las empresas se hace evidente cada día en un mundo competitivo. La especialización que proporciona un máster es, sin duda, la mejor manera de completar la formación universitaria y la experiencia profesional. De esta manera, los directivos, cuando reciben un curso formativo o un programa executive, no solo se forman, sino que comparten experiencias, buenas prácticas, hacen networking e, incluso, conocen culturas diferentes a través de estancias formativas en escuelas internacionales o en seminarios ad hoc para directivos.

El número de matriculados en másteres oficiales ha aumentado un 77,7 por ciento en los últimos siete años, según cifras del Ministerio de Educación. Y en estos últimos años también el perfil del estudiante ha cambiado. Bien es cierto que en las aulas hay más mujeres que hombres, pero solo ellos, hasta hace unos años, accedían a MBAs y postgrados. Hoy, según el estudio realizado por IMF Business School, en la Comunidad de Madrid el 53 por ciento de los estudiantes de postgrado es mujer, porcentaje ligeramente por encima de la media española del 52 por ciento. Además, tiene entre 23 y 27 años, estudios y trabaja por cuenta ajena, un porcentaje un punto por encima de la media nacional.

Además, cabe destacar que la demanda de los másteres online ha crecido en más de un 300 por ciento por su flexibilidad y adaptación al mercado laboral, según datos del Ministerio de Educación. De hecho, la cantidad de títulos que hay en el mercado sobrepasa la demanda. Los expertos indican que hay un exceso de títulos, porque no solo están los oficiales (acreditados por la Aneca -la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación- y los habilitantes para poder ejercer ciertas profesiones como Abogacía o Psicología), sino que el crecimiento de títulos propios (no cuentan con el reconocimiento del Estado ni del Espacio Europeo de Educación Superior, ya que es la propia universidad la que diseña y certifica el plan de estudios) ha sido aún mayor. Por tanto, indican que, aunque en el curso pasado se hayan reducido, aún hay una excesiva oferta.

Navarra y Cataluña

El informe de IMF destaca también que, al comparar los datos con otras comunidades, se observa que Navarra, Cataluña y Comunidad Valenciana son las que tienen la mayor tasa de mujeres matriculadas en postgrados, situándose hasta 3 puntos por encima de la media nacional. En el otro extremo se encuentran Castilla-La Mancha y Galicia, como las comunidades con la tasa de mujeres más baja. La motivación principal para cursar un máster es incrementar el salario. Así, según el informe, conseguir un aumento de sueldo es el principal motivo para el 47 por ciento de los madrileños, cifra ligeramente inferior a la media española, situada en el 49 por ciento. Como segunda opción se encuentra el acceso al empleo, 39 por ciento, igual al promedio español, y la reorientación laboral, 14 por ciento, frente al 13 por ciento del promedio nacional.

Empleo y nivel formativo

Según datos del Gobierno, la tasa de paro entre los estudiantes de máster se sitúa en un 10,5 por ciento en el caso de los hombres y en un 14 por ciento en el caso de las mujeres. Estudiar en el extranjero, conocer idiomas y culturas son las cualidades más valoradas en los puestos directivos y los motivos por los que se cursan estos programas. Además, cuanto mayor nivel educativo, mayores ingresos por el trabajo desempeñado. Así, por ejemplo, un titulado en los niveles universitarios más elevados ingresaba un 63,1 por ciento más que aquellos con bachillerato o ciclos formativos de grado medio.

Y además, en lo más alto han conseguido las escuelas de negocios españolas colocar el nombre de nuestro país cuando se ha tratado de medir el nivel de eficiencia y calidad de sus programas. Por tanto, el lugar donde se estudia también es algo que los reclutadores miran y valoran.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0