Ecoaula

Los universitarios lideran en España la movilización estudiantil "Fridays for future" contra el cambio climático

  • En España los jóvenes implicados "son más mayores"
Madrid

Los estudiantes universitarios lideran en España la movilización "Fridays for future" contra el cambio climático, que este viernes 15 de marzo ha convocado una huelga internacional que será secundada en más de 1.000 ciudades de 89 países. En España, ya se han organizado 45 concentraciones en todas las comunidades autónomas.

"Es cierto que en España los universitarios tienen más peso en la movilización que los estudiantes de institutos, y son más mayores que en otros países de Europa, pero vamos a intentar corregirlo y estamos seguros de que el viernes se van a sumar muchas personas de menos de 18 años", asegura a Europa Press una de las portavoces del movimiento 'Fridays for future' en Madrid, Irene Rubiera.

El movimiento inspirado en la activista sueca Greta Thunberg, de tan solo 16 años, se define como "apartidista" y ha comenzado a expandirse en España hace dos meses, cuando un grupo de estudiantes de la Universitat de Girona se plantaron ante la sede de la Generalitat en esta ciudad catalana. Desde entonces, la movilización se ha extendido a decenas de ciudades agrupadas en la plataforma 'Juventud por el clima' e interconectadas a través de internet.

"No podemos saber cuánta gente está participando, es imposible, pero es cierto que aproximadamente hay un 70 por ciento de gente procedente de la universidad y un 30 restante de institutos u otros centros", añade Irene, de 19 años y estudiante universitaria.

Katrina y África también están involucradas en el movimiento 'Fridays for future' en su universidad, robándole tiempo a los descansos para difundir la huelga del viernes. Este miércoles, a la hora de comer han informado a sus compañeros en una asamblea antes de regresar a clase, y cuando salgan del aula, construirán un enorme pez de plástico para instalarlo en la entrada del campus de Fuenlabrada de la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid.

Greta como referente del movimiento

"Vamos a seguir mucho más allá del 15 de marzo con las movilizaciones, sobre todo en este tiempo de elecciones, y todos los viernes haremos huelga y sentada frente al Congreso, como pasará en toda Europa. Greta empezó así, sentándose todos los viernes frente al parlamento sueco", explica a Europa Press Katrina, de 19 años y estudiante de Políticas y Economía, reconociendo que la joven activista sueca sigue siendo la guía de este movimiento internacional.

"A Greta cuando le preguntan qué medidas propone, su respuesta es: ¿por qué te tengo que proponer medidas? Tengo 16 años, te las deberías saber tú político y tú ambientólogo y ponerlas en marcha ya, porque tengo 16 años y quiero llegar a los 50", añade esta estudiante canaria con nombre de huracán. "Con la crisis climática va a haber más huracanes, y yo no quiero que la gente se encuentre identificada con sus nombres", bromea.

Su compañera África, también de 19 años y estudiante de Publicidad y Administración de Empresas, afirma que se hizo ecologista siendo una niña, cuando en una excursión campestre empezó a recoger la basura que se encontraba.

"No entiendo como la gente puede ir a entornos bonitos y tirar allí una lata de refresco", se queja. Tiene la convicción de que la huelga del viernes tendrán un seguimiento multitudinario, aunque admite que será difícil igualar la convocatoria del pasado 8 de marzo, que vació las aulas en toda España.

"Es imposible que pare a todo el mundo, pero el feminismo también empezó poco a poco, y esto poco a poco va a ser muy grande", vaticina África. Katrina también está participando en las asambleas que reúnen a representantes de centros educativos de todo Madrid, como estudiantes de todas las universidades públicas y de institutos de la región, y asegura que la convocatoria está llegando a los chavales que estudian Bachillerato y Secundaria.

Menos participación en Institutos

Sin embargo, muchos jóvenes del instituto público Conde de Orgaz, en el madrileño barrio de Canillas, ignoran la convocatoria de huelga para este viernes. A Marco, Candela, Laura y Salva, cuatro jóvenes de este centro, cuando se les pregunta por Greta Thunberg se hacen los suecos. "No tengo ni idea", admite Laura, de 17 años, lamentando que en su instituto nadie haya informado de la movilización.

El movimiento 'Fridays for future' ha decidido no imprimir carteles por su compromiso con el medio ambiente, y solo difunde por las redes sociales de internet y a través de Whatsapp. El Sindicato de Estudiantes ha extendido el llamamiento a los institutos de toda España, aunque en el Conde de Orgaz pocos lo saben. Y cuando se enteran, dudan si secundar la protesta. "A mi madre no le va a hacer gracia", afirma Candela, recordando que ya faltó el pasado 8 de marzo para secundar la huelga feminista.

"Yo sí la conocía, pero tengo un examen, si no iría a la concentración", apunta Silvia, otra alumna de 17 años, que no confía en que el llamamiento internacional se aproxime a la movilización que provocó el 8M. Lo confirma Bea, ambientóloga y profesora de Biología que en clase explica a sus estudiantes cómo reducir cotidianamente el impacto sobre el cambio climático. Hace dos semanas, acudió junto a seis alumnas de Bachillerato a la primera sentada de 'Fridays for future' frente al Congreso de los Diputados. "Es posible que esas alumnas repitan, pero que el resto de la gente no se anime", explica.

Si el eco de la convocatoria ha llegado debilitado al instituto Conde de Orgaz, su repercusión en otros centros educativos del barrio ha sido casi nula. En el cercano colegio Esperanza, donde sus pequeños alumnos cultivan un huerto urbano y reciclan residuos orgánicos para transformarlos en compost, no se ha previsto ninguna actividad para apoyar la huelga. De hecho, muchos niños están pasando esta semana de las movilizaciones contra el calentamiento global, irónicamente, en la nieve.

"No sabíamos que había huelga", admiten en el centro de adultos Pablo Guzmán, a 200 metros del colegio. Allí, los estudiantes llegan a quintuplicar la edad de la adolescente Greta Thunberg, pero José, uno de los profesores, asegura que también tienen conciencia medioambiental, y señala el caso de una alumna de más de 50 años que siempre escribe sobre ecología en la revista mensual del centro.

En el mismo barrio se encuentra el colegio de educación especial Princesa Sofía. "Educación especial es un entorno un poco particular porque el tipo de actividades están un poco limitadas", explica a Europa Press su jefa de estudios, Marta, aunque apunta que sus alumnos también trabajan la relación con el entorno natural con iniciativas adaptadas a sus circunstancias personales, como un huerto o el "día de la amistad", donde regalan vegetales plantados por ellos mismos a personas de la tercera edad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0