Ecoaula

Una de cada cuatro familias no se implica en la educación de sus hijos

  • Otro de los debates gira en torno a la adecuación de horarios
Madrid

Una de cada cuatro familias tiene una implicación muy baja en el proceso educativo de sus hijos entre 0 y 6 años. Así se desprende del VI Estudio de Opinión sobre la Educación Infantil en España elaborado por la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (Amei-Waece) correspondiente a 2018.

En concreto, según apuntó la asociación este jueves en una nota, el 25,5% de las familias españolas tiene una implicación "muy baja" en la educación de sus hijos durante los primeros seis años de vida, por un 20,5% con una implicación baja; un 20% una implicación media y un 22% y 12% una implicación alta y muy alta, respectivamente.

Según este trabajo, en el que colaboran los principales agentes de la Educación Infantil en España, la implicación de las familias cuando sus hijos acuden por primera vez a un centro infantil es alta debido a las necesidades asistenciales del niño, pero disminuye conforme los pequeños adquieren autonomía y no se presta atención a la parte educativa, que se delega en los maestros.

Elvira Sánchez Igual, directora de comunicación de Amei-Waece y principal responsable del estudio, subraya que "la labor educativa empieza siempre en la familia. Los educadores y maestros de Infantil deben compartir con ellas esa responsabilidad, completando y ampliando las experiencias formativas que los niños y niñas adquieren en el marco familiar".

En esta línea, la asociación también señala que el trabajo conjunto debe servir para lograr determinados hitos como el abandono del pañal, la retirada del chupete o la autonomía a la hora de comer, y que se necesita que el centro y las familias tengan las mismas pautas de actuación.

Otro de los debates gira en torno a la adecuación de horarios. Según el estudio, existen puntos de desencuentro entre familias y educadores porque los maestros reclaman horarios adaptados a la labor educativa mientras que perciben que las familias demandan una mayor flexibilidad horaria por las circunstancias sociolaborales. La asociación pide que no se hable de horarios adaptados a los padres y refuerza la idea de "horarios adaptados a los niños".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0