Ecoaula

Parlament catalán pide al Govern recuperar la sexta hora lectiva en los centros públicos de Primaria el próximo curso

  • Espadaler (Units) vota diferenciado del PSC en la retirada de puntos
Barcelona

El Parlament ha aprobado este jueves una moción del PSC-Units que pide al Govern recuperar la sexta hora en todos los centros públicos de educación primaria en el curso 2019-2020, destinando el profesorado necesario para este fin y los recursos necesarios para tal efecto, en el próximo ejercicio presupuestario.

Durante la sesión del pleno de este jueves, este punto de la moción ha salido adelante con el aval de Cs, PSC, comuns, PP y CUP y con la abstención de los grupos que dan apoyo al Govern, JxCat y ERC.

También ha salido adelante un punto transaccionado entre los socialistas, ERC y JxCat y con el apoyo de todos los grupos excepto de los comuns a que el Govern incorpore en el próximo ejercicio presupuestario una partida suficiente para el servicio público de guarderías municipales, de manera que el Govern recupere "progresivamente" la financiación de un tercio del coste medio de una plaza -que debe cubrir al menos 1.600 euros por plaza y año-.

Ese punto plantea también el retorno de la deuda de la Generalitat con los consistorios no devueltos desde 2012 que "han tenido que costear los ayuntamientos y las familias", ha subrayado la socialista Ester Niubó, encargada de defender la moción.

A los comuns, tal y como ha explicado Yolanda López, la moción les "sabe a poco", por lo que han votado 'no' en este punto, y ha afirmado que el Govern no gobierna y que por eso hay que ponerles medidas concretas sin ambigüedades, según ella.

El republicano Bernat Solé ha explicado que según el Estatut la competencia sobre la educación 0-3 "es de los gobiernos locales, no obliga a la Generalitat a hacer su aportación, pero eso no quiere decir que no se sienta corresponsable" y ha pedido retornar la deuda de la Generalitat con los consistorios, pero de forma racional.

Voto diferenciado

Uno de los puntos de la moción pide al Govern elaborar un nuevo decreto de admisión de alumnado que suprima el criterio complementario en el proceso de preinscripción y matrícula del alumnado en los centros educativos.

Concretamente, el que otorga una puntuación de cinco puntos al alumnado cuyo padre, madre, o tutor escolarizado haya sido exalumno del centro, y ha salido adelante con los votos a favor de todos los grupos excepto del PP y del diputado de Units, Ramon Espadaler, (incluido en el grupo socialista, con quien Units ya pactó que en algunas votaciones se decantarían por opciones diferentes).

Espadaler ha explicado que para Units la enseñanza parte de dos premisas: "La libertad de creación de centro y la libertad que asiste a las familias para escoger la escuela que quieren sus hijos", y ha recordado que está de acuerdo con la esencia de la moción sobre la inclusividad de la moción, que solo vota en contra de este punto, que solo afecta a los casos de empates, pero que cree que lesiona los intereses de las familias a la hora de poder elegir la educación de sus hijos.

El Consell Executiu de la Generalitat aprobó esta semana modificar el decreto de admisión del alumnado en los centros sufragados con dinero público que elimina la puntuación complementaria en la preinscripción escolar por celiaquía y por padres, tutores y hermanos exalumnos en el centro para "favorecer la igualdad en el acceso al sistema educativo".

También se ha aprobado el punto que pide dotar de recursos el pacto contra la segregación escolar impulsado por el Síndic de Greuges y coimpulsado por el Departamento de Interior con los votos a favor de JxCat, ERC, PSC y comuns, la abstención de la CUP y los votos en contra de PP y Cs.

La popular Andrea Levy ha sostenido que este pacto "quita la libertad educativa de los padres para elegir la enseñanza que quieren para sus hijos", y ha criticado a los partidos que defienden el modelo de escuela catalana cuando la comunidad lidera el ranking de alumnos en barracones.

Desde la bancada de CS, Sonia Sierra, ha coincidido con Levy y ha añadido que Catalunya es la segunda comunidad "con más segregación y la única que ha destinado cero euros a la educación 0-3", y ha pedido acabar con la segregación lingüística que a su juicio se da cuando solo las familias con recursos pueden educar a sus hijos en varios idiomas.

El "cupaire" Carles Riera ha celebrado que la moción refleje gran parte de las reivindicaciones de las entidades y sindicatos educativos, pero ha explicado que se abstienen en lo relativo al pacto contra la segregación porque tal y como está redactado "en lugar de transformar el modelo de concertación, lo consolida y le da más recursos, provocando más segregación".

El diputado de JxCat Xavier Quinquillà ha reflexionado sobre que la segregación en muchos casos tiene origen en el nivel económico y afecta a la pública y a la concertada, y ha echado en falta en la moción socialista "un apoyo explícito al personal docente ante la ofensiva policial y política y judicial cuya razón de ser es cargarse el modelo de escuela catalana".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.