Ecoaula

Las universidades públicas se oponen a la creación de tres universidades privadas

  • Los proyectos no conllevan un impacto en el gasto público
Madrid

Las Universidades públicas de Madrid (Complutense, Autónoma, Rey Juan Carlos, Alcalá, Carlos III y Politécnica) se han lanzado en contra de la decisión del presidente Ángel Garrido (PP) de convertir en universidades privadas tres centros universitarios adscritos: Villanueva (del Opus), ESIC (de la Congregación Religiosa de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús) y Cunef (de la Fundación Española de Banca para Estudios Financieros). Estos tres centros ya habían comenzado su trámite en la Comunidad de Madrid y todavía tiene que pasar por el Consejo de Gobierno y después por la Asamblea.

ESIC está especializada en marketing y en la actualidad oferta ocho títulos sumando Industriales y Turismo; Cunef se centra más en finanzas y cuenta con nueve grados al incorporar ahora Ingeniería Informática y Matemáticas y Villanueva dispone ocho grados entre los que destacan Magisterio y Ciencias Sociales.

Los rectores de las universidades públicas consideran que no es el momento adecuado para dar luz verde a nuevos centros mientras que no exista una ley que establezca los servicios mínimos que se deben exigir en la enseñanza superior madrileña. Añaden que la oferta de títulos de las tres propuestas para establecerse en la comunidad como centros universitarios es insuficiente, así como que no tienen ningún reconocimiento internacional de calidad. Hablan de carencias en la oferta de títulos de grado, máster y de doctorado. A este rechazo también se le suma la oposición manifestada en la Fundación Madri+d, creada en 2002 por el Gobierno autonómico con el objetivo de que contribuyera a la educación superior.

José Vicente Saz, presidente de CRUMA, apunta: "Consideramos que es muy precipitado abrir en este momento tres nuevos centros universitarios que a nuestro juicio no demuestran que tienen los complementos necesarios para cumplir los requisitos. Son centros de formación, centros con docencia, pero que la parte de investigación y de formación de investigadores, al menos en los expedientes no queda claramente demostrado".

La Universidad Complutense ha presentado a título individual sus propias alegaciones contra dos de estas propuestas: CUNEF y Villanueva, ambos centros privados que están adscritos a la UCM. En el caso de CUNEF, se encuentra en un terreno de 18.000 metros cuadrados que es propiedad de la Complutense, pero el convenio firmado con la Asociación Española de Banca establece que esos terrenos solo pueden utilizarse por un centro que preste un servicio público. En un principio pagaron siete millones de euros y desde entonces un canon anual de 250.000 euros. La Complutense se mantiene firme en sus alegaciones y manifiesta que si este centro se independiza no podrá continuar en ese terreno. Además, la UCM añade la pérdida de un total de 1.535 alumnos en CUNEF y 900 en el caso de Villanueva.

Las tres solicitudes fueron presentadas a principios de la legislatura, pero ha sido a finales de 2018, cuando la Comunidad de Madrid ha iniciado la tramitación definitiva con la publicación en el portal de transparencia de los anteproyectos de ley que se encuentran en estos momentos en consulta pública.

Según la información publicada en el portal de transparencia, los proyectos no conllevan un impacto en el gasto público, pero sí en las arcas de la mayor universidad de España, la Complutense, y de la URJC, a la que está adscrita el Centro Universitario ESIC. Ambas dejarán de ingresar el importe que hasta ahora perciben por cada matrícula como centros adscritos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0