Ecoaula

Pilar Aranda: "Pedimos una ley de universidad que elimine la burocracia y no nos aleje de la docencia"

  • La Universidad de Granada recibe 2,6 millones de euros de la Junta
Madrid

Fundada en 1531, institución de carácter docente e investigador. De hecho, la Universidad de Granada recibe 2,6 millones de euros de la Junta, de los que se beneficiarán 391 grupos de investigación. Además, esta universidad es el destino preferido por los estudiantes europeos para realizar un intercambio (Erasmus): el 10 por ciento de sus alumnos son internacionales. Para fomentar esta movilidad, participa en más de 800 acuerdos de intercambios bilaterales y multilaterales con instituciones de educación superior de todo el mundo.

A título personal, ¿qué le gustaría dejar hecho cuando abandone el rectorado?

Me gustaría dejar en la plantilla, en las personas, ese sentimiento de pertenencia a esta institución, que hayan visto que sus expectativas lógicas de promoción personal se han podido desarrollar, tanto en el profesorado como en el personal de administración y servicios. Me gustaría que los estudiantes que vayan saliendo egresados pudieran tener un nivel alto de empleabilidad, haberles fomentado un espíritu crítico que en el desarrollo de su compromiso social trabajen por lo que es la agenda 2030, por el Desarrollo Sostenible, etc. Yo creo que esa es la misión importante. Me gustaría dejar una universidad mejor de lo que la encontré, evidentemente con el esfuerzo de todos y sobre todo con una implicación, con una gente ilusionada en el trabajo en esta universidad.

¿Cómo está objetivamente el sistema universitario español? A veces puede parecer que todo es un desastre...

Yo creo que eso es totalmente erróneo, quien tenga ese concepto a lo mejor es que desconoce la realidad de la universidad española. La Universidad es el reflejo de la sociedad y puede haber algún aspecto negativo, estamos trabajando en ello. La autocrítica es fundamental y yo creo que en las universidades tenemos mecanismos de corrección de esos errores, hay que detectarlos y hay que actuar desde luego, zanjándolo de raíz.

¿Cuáles son los retos de futuro de la universidad española?

Ahora mismo los retos que tenemos son, en primer lugar, que estamos demandando una nueva Ley de Universidades que nos permita establecer una serie de criterios. Primero, una simplificación de la vida académica, hay que eliminar la burocracia que nos está alejando de nuestra verdadera profesión, de aquello a lo que nos quisimos dedicar. Por otra parte hay que establecer muy claras las estructuras de investigación. Venimos de una época, estamos ahora mismo casi en una financiación como la del 2007, mientras el resto de países europeos han avanzado totalmente y han invertido más. Esto también es un tema pendiente e importante que debemos de clarificar. Nuestra autonomía universitaria tiene que tener un valor y esa rendición de cuentas que se da.

¿Por qué nuestras universidades españolas no están entre las primeras en los rankings internacionales? ¿Qué deberíamos cambiar? ¿Cómo nuestras universidades pueden ser más competitivas?

No es cierto del todo que no estén entre las primeras. De las universidades que se analizan hay bastantes universidades entre las 500 primeras y, en concreto, la Universidad de Granada se sitúa entre las primeras 300. Lo que también hay que ver es la financiación que tienen estas universidades, como la de Harvard que tiene el presupuesto que pagan las universidades andaluzas juntas que somos diez. Yo creo que la universidad española está bien en ese sentido, ya que rinde, aporta conocimientos, genera conocimientos, y hay que analizar los rankings con un sentido objetivo para poder darse cuenta de que eso es una realidad.

¿Qué le parece un sistema universitario gratuito como hay en otros países europeos?

Bueno, en Andalucía estamos ahora mismo con las bonificaciones. Yo creo que la educación superior es un valor como la salud y para todo aquel que rinda y que pueda tener buenos resultados, pueden ser. Alemania tiene un sistema de educación superior gratuito y como digo aquí en Andalucía se están matriculando las bonificaciones para todos aquellos que aprueban. Es un reconocimiento al esfuerzo.

¿Quién tiene la culpa del desajuste que existe entre la formación que reciben los universitarios y su bajo nivel de empleabilidad?

Hay que analizarlo porque nosotros damos la estructura básica, la formación básica y todo. Quizá el mercado laboral no se ha adaptado a una población con una gran formación. Aquí el desajuste está sobre todo en el tipo de trabajo que van a desempeñar, hay una sobre cualificación y esto lleva a la frustación.

¿Hay demasiada endogamia en la universidad? Y si la hubiera, ¿es necesariamente mala?

Yo no creo que haya excesiva endogamia. No es endogamia formar investigadores, enviarlos fuera para que sigan formándose y luego tratar de captar ese talento que se ha formado. Yo creo que las plazas son en convocatorias públicas, se modifican los baremos, se trabajan y ahí están los resultados que estamos dando en los últimos años, por lo menos la Universidad de Granada que es la que conozco en profundidad, en los curriculums que se están presentando y las personas que se están contratando.

¿Qué pasa con el 3+2? No se habla mucho del tema ya, ¿acabará llegando?

El 3+2 está para lo que son títulos post Bolonia, todo lo pre Bolonia está en una estructura de 4+1 por acuerdo general de todos y la propia estructura del Real Decreto, pero todo lo que se puede poner a partir de Bolonia a títulos nuevos, pueden estar en estructura 3+2. De todas maneras, ahora mismo hay una comisión que está trabajando con el Ministerio en una modificación de ese Real Decreto.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin