Ecoaula

Ricardo Mairal : "La universidad reclama un salto cualitativo en lo tecnológico"

  • La UNED puede tener un papel central en el contexto internacional
Madrid

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) ha convocado elecciones para el rectorado. Ricardo Mairal Usón es Rector en funciones, catedrático del Departamento de Filologías Extranjeras y Lingüísticas de la Facultad de Filología. En la primera vuelta obtuvo el 47,26% de los votos, frente al 28,21% que obtuvo  Victoria Marrero y el 24,51% de Encarnación Sarriá. Al no obtener ninguna de las candidaturas los votos necesarios, habrá una segunda vuelta del 26 al 29 de noviembre mediante voto electrónico, produciéndose este último día la proclamación provisional del nuevo rector o rectora.

¿Qué le llevó a presentarse a rector?

Soy profesor, investigador, gestor, y tengo una amplia trayectoria universitaria y una dilatada experiencia en el gobierno de nuestra universidad. Durante estos últimos cinco años he desempeñado el cargo de vicerrector, primero de Investigación, después, de Profesorado y Planificación. Llevo unos meses como Rector en funciones, lo que me ha proporcionado una profunda comprensión de las fortalezas de la universidad, pero también de sus necesidades, de los retos a los que nos enfrentamos a corto y medio término; así como de la urgencia de saber definir una estrategia a largo plazo para afrontar los retos que tiene la educación pública en España y en especial, la UNED, que es su principal referencia.

Deseo plasmar mi visión de la universidad en un proyecto factible, integrador, coherente, a largo plazo, realista, con los pies en el suelo.

¿Cuáles son las principales medidas de su programa?

La principal es devolver la ilusión a todos los sectores de nuestra comunidad para afrontar los próximos retos y oportunidades que se abren en los distintos espacios internacionales del conocimiento. Debemos ampliar y diversificar la oferta académica e investigadora de gran calidad, moderna y profesional al servicio de nuestra sociedad. Mi candidatura representa un proyecto vanguardista, de ideas nuevas, basado en los grandes desafíos que nos ofrece la revolución digital y la innovación, pero sin perder nuestras señas de identidad, es decir, la enseñanza semipresencial, nuestra gran fortaleza histórica. Todo ello solo será posible si existe una implicación de toda la comunidad universitaria dentro de un proyecto inclusivo compartido.

¿Cuáles son las novedades de su programa en relación a los estudiantes, el Personal de Administración y Servicios y el Personal Docente e Investigador en su candidatura?

Siempre he creído que el valor y el activo más importante de toda institución son los miembros que la componen, las personas. Una Universidad, para poder cumplir adecuadamente sus funciones y su misión necesita una plantilla, tanto de PDI como de PAS, dinámica, en constante proceso de evolución y mejora. Es indispensable impulsar la continua renovación y actualización de su personal, para ser más eficaz en su servicio público, y también más competitiva en el ámbito internacional, nacional y regional a través de nuestros Centros Asociados.

En este contexto, es nuestra prioridad estabilizar, ampliar y rejuvenecer nuestra plantilla de profesorado y personal de administración y servicios. Además, tenemos que retener y captar el talento. Debemos asimismo dar seguridad y confianza con planes de estabilidad y promoción de los trabajadores; se han de ofrecer oportunidades de crecimiento personal y profesional.

Por lo que se refiere a nuestros estudiantes, es nuestro objetivo situarlos como centro del proyecto transformador mejorando el servicio que prestamos, con una apuesta decidida por el fortalecimiento de los Centros Asociados y por la mejora de la calidad y de la accesibilidad de las tutorías presenciales y virtuales, por la digitalización de contenidos, por la innovación tecnológica en el marco de un modelo educativo medido por la tecnología y, por supuesto, por nuestro compromiso por alcanzar acuerdos que permitan facilitar los pagos de la matrícula, acercando aún más la universidad a todos los ciudadanos.

Finalmente, el proyecto que presento ofrece un conjunto de medidas que tienen como objetivo central impulsar decididamente la investigación de calidad así como la transferencia del conocimiento y reforzar nuestra presencia internacional, con visión de futuro.

¿Qué aspectos cambiaría en los 100 primeros días de mandato?

Lo primero que haría en estos 100 primeros días es planificar y temporalizar todas aquellas medidas que contribuyan a mejorar la experiencia de nuestros estudiantes y les ofrezcan unos mejores servicios. Esta temporalización permitirá determinar las medidas con mayor repercusión e impacto para tratar de aprobar su implementación lo antes posible. Asimismo, es prioritario comenzar las negociaciones para diseñar una nueva estructura organizativa básica, la reactivación del diálogo competitivo para poner en marcha una nueva plataforma educativa y la negociación de un contrato programa con el Ministerio que nos permita articular una política efectiva para el personal docente e investigador y el PAS, así como renovar nuestras infraestructuras, especialmente el Campus de las Rozas.

¿Qué peso va a tener la internacionalización en su plan?

La UNED puede tener un papel central en el contexto internacional si logramos alinear nuestra política con las nuevas agendas globales: tanto en la agenda europea 2020-2030, como en el objetivo suscrito hace escasos días en la pasada Cumbre Iberoamericana de Antigua, para coordinar a través de nuestras organizaciones públicas educativas la convergencia de las Metas Educativas Iberoamericanas 2021 con la Agenda 2030 de Objetivos y Metas de Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, la internacionalización es un factor clave para el desarrollo de nuestra universidad. Para consolidarla crearemos una unidad transversal, la International Strategy Office, internacionalizaremos los programas formativos a universidades y a instituciones internacionales mediante el incremento de programas conjuntos y dobles con universidades extranjeras de calidad, favoreceremos la movilidad internacional de toda la comunidad universitaria, y acreditaremos e impulsaremos el fortalecimiento de los centros asociados en el exterior, que son una plataforma perfecta para la diplomacia pública, científica y cultural. Para conseguirlo, hay que impulsar la difusión internacional de la universidad, promover la internacionalización de la investigación y de nuestros títulos, así como potenciar la transferencia del conocimiento y reforzar la cooperación internacional.

¿En qué punto va a diferenciarse del anterior mandato?

El proyecto que encabezo es un proyecto nuevo, con nuevas ideas, nuevos equipos y nuevas formas para desarrollar los objetivos de futuro. En estos últimos cinco años he formado parte de dos equipos rectorales y, como indicaba anteriormente, he podido adquirir experiencia en la gestión y, sobre todo, he llegado a conocer a fondo las fortalezas así como las necesidades de mi Universidad. Ahora bien, en todos los proyectos y equipos que he dirigido he proyectado mi propio talante e impronta y este proyecto no va a ser una excepción. Entre los rasgos constitutivos de este proyecto, quiero destacar mi apuesta inquebrantable por el diálogo en el que todos los actores tengan la oportunidad de ser oídos y se sientan implicados en la búsqueda de fórmulas integradoras en torno a un proyecto común.

Tal grado de participación, por otra parte, demanda virtudes que hemos de seguir fomentando: humildad, liderazgo, generosidad, cercanía, solidaridad, prestigio, ambición y transparencia. Entiendo que el desarrollo de estas cualidades, así como su incorporación a la cotidianeidad insoslayable de nuestro vivir universitario, nos permitirá impulsar un proyecto moderno y vanguardista para la institución en la que creemos y a la que sostenemos con nuestro mejor hacer. No pretendo trabajar desde ningún otro supuesto si se me concede la confianza para ser el rector.

Corresponde a un rector representar los intereses institucionales de su universidad y crear para cada miembro de la comunidad universitaria un espacio adecuado de trabajo y progreso que permita el desarrollo pleno de su potencial en pro de la propia institución.

¿Qué diferencia a la UNED de otras universidades que ofrecen educación online?

Somos la única universidad pública implantada en todo el territorio nacional y la universidad con mayor número de alumnos del país. Tras casi 50 años de recorrido, soy un convencido entusiasta del valor diferencial de la UNED, que la hace única. De su capacidad y de su gran potencial emancipador e igualitario, así como de las enormes oportunidades y desafíos que se le presentan en el contexto actual. No hay otra institución semejante ni en el terreno público ni en el privado por implantación y por vocación social. Nos corresponde a toda la comunidad universitaria reivindicar el espacio que debe ocupar la UNED en la sociedad española y en otras sociedades de habla hispana, a las que rinde servicio como bien público, y evaluar en qué lugar real se encuentra y dónde queremos que esté en la próxima década.

Finalmente, somos la única universidad que ofrece una formación semipresencial a través de nuestras sedes implantadas en todo el territorio nacional e internacional, una universidad puntera en métodos docentes y en investigación, generamos un volumen muy importante de recursos educativos que son utilizados incluso fuera de nuestro ámbito de actuación y contamos con equipos de investigación de competencia reconocida, capaces de revertir su investigación hacia la práctica y la mejora docente.

¿Tiene pensado mejorar algún aspecto tecnológico?

La universidad reclama un salto cualitativo en lo tecnológico sin olvidar que somos la universidad de mayor vocación social y perfil humano. Mi apuesta por la transformación digital se vertebra en torno a la mejora en seis grandes áreas: la visibilidad de la UNED, la tecnología educativa, la atención a los servicios centrales, la colaboración con los centros tecnológicos asociados, la operativa del Centro de Tecnología de la UNED y la comunicación con la comunidad universitaria. De todas estas medidas la más urgente de todas es la renovación de la tecnología educativa mediante la digitalización de los contenidos y la implantación de una nueva plataforma docente que además de brindar recursos educativos, permita el seguimiento de los estudiantes.

Además, soy consciente de la necesidad de innovar en tecnología de forma continua, por lo que en mi programa también llevo la creación centros/cátedras de investigación interdisciplinar especializados en el aprendizaje digital integrados por grupos de investigación de nuestra universidad especializados en desarrollos tecnológicos, digitalización de contenidos, investigación e innovación educativa en enseñanza mediada por la tecnología (enseñanza en línea) con la finalidad de mejorar la calidad y la experiencia de aprendizaje de los estudiantes y de situar a nuestra universidad a la vanguardia en tecnología educativa especializada en enseñanza a distancia.

Todas estas medidas redundarán en una mejor experiencia de la comunidad, en el avance en la digitalización de los contenidos y en la modernización, pero siempre al servicio de las personas, considerando esa "revolución digital" como un instrumento para el aprendizaje y no como un fin en sí mismo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin