Ecoaula

Xavier Valbuena: "A las TIC se les da demasiada importancia, como si ellas mismas constituyeran un objetivo"

  • Los profesores ante todo necesitan pasión para ejercer su profesión
Madrid

Xavier Valbuena es profesor de educación secundaria, especialista en gamificación educativa. En el año 2000 sufrió un accidente de motocicleta y como consecuencia del cual perdió su pierna derecha. En 2009 alcanzó esquiando el Polo Sur geográfico como integrante de la primera expedición a la antártica protagonizada por personas discapacitadas. Participó en el ciclo de conferencias "La educación que queremos" que se desarrolló en la sede de la Fundación Botín con la colaboración de la Fundación Atresmedia, que participa en este proyecto organizado desde 2016 por el Observatorio de Educación de la Fundación Botín.

¿En qué sentido le ha influido el viaje al Polo Sur a la hora de dar clase?

Me ha ayudado a valorar la importancia de la planificación y del trabajo en equipo en la consecución de un objetivo. Me atrevo a decir que no hay reto importante que se pueda alcanzar solo. Un equipo de personas conjuntado complementa sus fortalezas y debilidades, ya sea su objetivo alcanzar el Polo Sur o educar a una nueva generación. Cualquier reto implica establecer prioridades, organizar etapas, probar materiales... La docencia es un reto diferente a la exploración, pero también necesita de todo eso. Por otra parte, podemos permitirnos no alcanzar un reto deportivo pero, ¿podemos fracasar en la educación de nuestros jóvenes?

¿Cómo definirías tu recorrido en la docencia?

¡Apasionante! Estoy en mi trigésimo curso como docente y creo que es una profesión muy bonita. Hace veinte años me preocupaba si mantendría la ilusión cuando ya no fuera tan joven, y ha sido maravilloso comprobar que sí. Cada etapa de la vida profesional de un profesor tiene sus alicientes, y la práctica docente siempre ofrece nuevos desafíos para una persona creativa y con ganas de aprender.

¿Qué elementos indispensables tiene que tener la educación de hoy en día desde su punto de vista?

La educación debe estar en sintonía con el mundo de hoy y preparada para el de mañana. Con profesores implicados en el reto de despertar en cada joven el deseo de aprender y de ayudarle a encontrar su camino. Con instituciones educativas abiertas a su entorno capaces de interactuar con familias, empresas, centros de investigación, museos... Y, por supuesto, con gobernantes dignos de su cargo que sepan dejar de lado sus diferencias y sentarse juntos para pactar un modelo educativo sólido que no esté sujeto a los vientos cambiantes de la política del momento.

¿Cómo deben los profesores enfrentarse a la docencia ¿Qué competencias debe tener un buen profesor?

¡Pasión! Pasión por aprender más que por enseñar. ¿Cómo si no podrá contagiar ese anhelo a sus alumnos?Por supuesto, existen muchas otras competencias importantes para un docente: empatía, capacidad para trabajar en equipo, dominio de los contenidos... Todo ello puede desarrollarse con el tiempo, pero la pasión se tiene o no se tiene, y si un candidato a profesor no la tiene mejor que se dedique a otra cosa. En realidad poco importa si hablas en clase sobre la estructura del ADN o sobre el significado del Guernica. Lo que sí importa es que lo hagas con pasión no fingida. Eso es lo que arrastra a los alumnos.

¿Qué papel tiene la innovación educativa en el desarrollo de los alumnos?

Hoy en día la innovación es algo necesario en cualquier ámbito de nuestras vidas. Tenemos que aceptar que en la sociedad líquida el cambio es la norma, y la adaptación nuestra única estrategia. No conocemos el futuro, por lo que hemos de generar mecanismos educativos flexibles que adapten la enseñanza a cada nueva etapa. No es imposible. Muchas empresas modernas, especialmente en el ámbito tecnológico, llevan tiempo con la lección aprendida y dan respuesta en tiempo real a las necesidades cambiantes de sus clientes. En este sentido, me temo que las instituciones educativas nos hemos mostrado vergonzosamente rígidas y lentas. Con pocas excepciones, la estructura de nuestras aulas no ha cambiado durante el último siglo. Es el momento de dar un paso adelante y abrazar la incertidumbre porque ha llegado para quedarse.

¿Son los exámenes elementos imprescindibles para la evaluación?

¡En absoluto! El examen perdura como instrumento de evaluación porque es una herramienta sencilla de utilizar por los profesores, y que proporciona un resultado numérico fácil de interpretar. No obstante, cuantifica un aspecto muy concreto del rendimiento de los alumnos, dejando de lado otras competencias que un buen docente necesita tener en cuenta. Lo cierto es que existen muchas otras estrategias evaluativas más completas pero que exigen un mayor esfuerzo para llevarlas a cabo. Los exámenes no tienen nada de malo, lo que es cuestionable es que casi toda la evaluación se base en ellos.

¿Cómo han de ser utilizadas las nuevas tecnologías en el mundo educativo?

Ni más ni menos que como las herramientas imprescindibles que ya lo son en el resto de ámbitos de nuestra sociedad. Los profesores debemos promocionar, eso sí, un uso creativo e instrumental de todas esas tecnologías más que su uso lúdico. Considero que a las TIC se les da demasiada importancia, como si ellas mismas constituyeran un objetivo. Yo creo que debemos contemplar todas estas nuevas tecnologías como un mero instrumento, no como un fin. De la misma forma que en otra época las herramientas básicas del escolar eran el papel, el tintero y la pluma, hoy en día lo son los dispositivos móviles, las aplicaciones, los blogs compartidos, etc. Confundir el instrumento con el objetivo me parece un error importante.

¿Qué consejos les da a sus alumnos en las clases?

Que no escojan su futuro en función de si un profesor concreto les motivó más o menos, aunque eso es algo difícil de evitar. Pongamos que yo soy un pésimo profesor de biología, y que por ello desencamino de dedicarse a esa ciencia a una futura Darwin. ¿Merece la biología perder ese talento por mi ineptitud? ¿Puede permitírselo la sociedad? Pienso que los docentes tenemos mucho influencia para activar o inhibir vocaciones, quizás demasiada. En este sentido recuerdo a menudo la famosa frase de Stan Lee: "Un gran poder comporta una gran responsabilidad".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin