Ecoaula

España no mejora y sigue mostrando un dominio deficiente del inglés

  • Con un 55,85 de nota media, España está a la cola de Europa

Los españoles aprueban justo en inglés (con casi un 55,85), tal como se desprende del EF EPI 2018, el índice de nivel de inglés de EF Education First, que evalúa el dominio de este idioma en los adultos y clasifica los países y regiones no angloparlantes según los resultados obtenidos. El informe, un documento de referencia para la mayoría de gobiernos de todo el mundo, ha sido elaborado con los datos extraídos de la prueba de inglés EF SET, que han realizado 1,3 millones de adultos de 88 países y regiones.

Según este barómetro, España está a la cola de Europa y ocupa la 32ª posición dentro del ranking mundial, con una puntuación total de 55,85 puntos. El resultado supone una caída de nivel de 0,21 puntos con respecto al año pasado (cuando obtuvo un 56,06), con lo que se demuestra que España no mejora y sigue mostrando un dominio deficiente del inglés.

De todos los continentes analizados, Europa se presenta como la clara líder en dominio de la lengua inglesa. De hecho, las diez mejores posiciones del índice están ocupadas por seis países del norte de Europa, entre ellos Suecia, que encabeza la lista. Sin embargo, España, junto con Italia y Francia, sigue ocupando las últimas posiciones.

En comparación al país galo, que en los últimos años ha mejorado con rapidez su puntuación en el ranking (pasando de un 51,84 en 2015 a un 55,49 en la actualidad), España no puede presumir del mismo crecimiento. "Los españoles han empeorado su nivel de inglés con respecto al 2015, cuando obtuvieron 56,8 puntos", explica Xavier Martí, director de EF Education First en España. "Ante un escenario en el que saber inglés es clave para ser competitivo, esto significa una verdadera pérdida de oportunidades para la población española".

Según el Dr. Minh N. Tran, Director de Investigación de EF Education First, "nuestro informe muestra que los países e individuos continúan invirtiendo y reconociendo la importancia del inglés como palanca para la competitividad. Desde que EF empezó publicando este ranking, se ha convertido en una información de referencia para gobiernos, empresas y educadores a la hora de hablar sobre la lengua inglesa".

La presente edición ha contado con un 30% más de participantes con respecto al año anterior y se han evaluado 13 países nuevos: Afganistán, Albania, Bielorrusia, Bolivia, Croacia, Etiopía, Georgia, Honduras, Líbano, Myanmar, Nicaragua, Senegal y Uzbekistán. Además, se han realizado puntuaciones del nivel de inglés de más de 400 regiones y ciudades.

España por comunidades autónomas

A escala regional, Navarra, Madrid, País Vasco y Asturias han sido las comunidades autónomas con mejores puntuaciones de inglés, mientras que La Rioja y Extremadura se sitúan en la cola. Al igual que se demostró en el informe del año pasado, en el que el País Vasco, Navarra, Asturias y Castilla-La Mancha lideraban el ranking, una gran parte de las comunidades del norte de España presentan un mayor nivel de la lengua inglesa.

En cuanto a ciudades españolas, Barcelona y Madrid acumulan el nivel más alto de la península, con puntuaciones por encima de los 58 puntos. Bilbao, que en la edición pasada ocupaba el segundo puesto, ha caído este año hasta la cuarta posición, por detrás de Zaragoza.

Brechas de edad y género alrededor del mundo

En general, los jóvenes presentan una ligera ventaja con respecto a sus compañeros de más edad en cuanto a conocimiento de la lengua inglesa. Sin embargo, por primera vez en la historia del informe, los adultos de entre 26 y 30 años han superado a los de 21 a 25 años en todo el mundo. Aun así, existen diferencias notables entre regiones. Aquellas en las que existen incentivos económicos para aprender la lengua es frecuente encontrar profesionales más motivados y capacitados que las generaciones más jóvenes. Mientras, en los países cuyos sistemas educativos han priorizado recientemente el idioma inglés, son los estudiantes los que demuestran un mayor conocimiento de la lengua.

En cuanto a la brecha de género, en los ocho índices EF EPI que se han llevado a cabo hasta el momento las mujeres han obtenido mejores resultados que los hombres. Según apuntan las investigaciones sobre cómo los niños y niñas aprenden idiomas extranjeros, las estudiantes están más motivadas, utilizan una mayor variedad de estrategias para retener información nueva y están más dispuestas a cometer errores.

Impacto del inglés en el ámbito laboral

Aparte de clasificar a los países y regiones según su dominio de la lengua inglesa, el informe EF EPI estudia el impacto que esta tendencia tiene sobre distintos ámbitos como la tecnología, la economía, el comercio, el trabajo y la innovación.

Cabe destacar que en la actual edición del informe se ha realizado un análisis más detallado del nivel de inglés en el ámbito laboral, con puntuaciones por sector, experiencia y puesto de trabajo. Así, por ejemplo, los sectores económicos que mejores puntuaciones de inglés han obtenido a nivel global son los medios, la banca y finanzas y la agricultura. Sin embargo, si nos fijamos en el caso de España, son la consultoría, la industria farmacéutica, la minería y la energía, donde los españoles han demostrado tener el mayor dominio del idioma.

En este aspecto, el informe también señala que, en la mayoría de los sectores económicos y países, los directivos tienen un mayor nivel de inglés que los ejecutivos y el personal subalterno. Este descubrimiento se atribuye a la mayor frecuencia con la que los directivos interactúan con sus colegas y clientes extranjeros, además de las oportunidades para ser ascendido a director que otorga el conocimiento de esta lengua.

Estrategias para un mejor aprendizaje

Aprender inglés puede abrir la puerta a un trabajo mejor, brindar nuevas oportunidades de búsqueda personal y desarrollo profesional, y dar acceso al conocimiento compartido del mundo. Por lo tanto, no es de extrañar que millones de personas inviertan en el aprendizaje de este idioma y que su enseñanza se contemple en una gran parte de planes de estudio del mundo.

Bajo este contexto, el índice EF EPI 2018 pone el foco sobre la implicación no sólo de los individuos, sino también de las empresas, ciudades, regiones y naciones para promover la enseñanza de esta lengua.

En este sentido, el informe destaca algunas de las estrategias que algunas regiones y países han llevado a cabo y que con el tiempo han resultado beneficiosas, como, por ejemplo, reconocer oficialmente el inglés como una competencia clave, incluir el inglés en los planes de formación de todos los nuevos profesores o financiar oportunidades a corto y largo plazo para cursar la enseñanza secundaria y universitaria en el extranjero.

Por otro lado, las empresas más comprometidas con potenciar las competencias lingüísticas de sus empleados tienden a convertir el inglés en el idioma oficial corporativo, fomentar una cultura de internacionalismo y movilidad y ofrecer formación parcial o totalmente financiada por la empresa para los trabajadores, entre otras estrategias.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0