Ecoaula

"El uso de las nuevas tecnologías está generando una nefasta tolerancia a la frustración en los adolescentes"

La I Jornada Nebrija para Orientadores y Profesionales de la Educación en León abordó la relación entre adolescentes y nuevas tecnologías de la mano del psicólogo Julio César Álvarez. Especialista en el área de adiciones, Álvarez habló sobre el peligroso potencial adictivo que tienen los móviles y cómo la industria trabaja esta característica fundamental en las nuevas tecnologías: "Todas las grandes empresas se aconsejan de psicólogos para diseñar herramientas más adictivas".

El psicólogo explicó la paradoja actual de como el teléfono móvil con acceso a internet, que parecía una herramienta creada para favorecer la comunicación, ahonda en el aislamiento y la soledad del individuo. "El uso del móvil está generando pérdida de empatía. Nos enfrentamos a un aparato que, desde el punto de vista psicológico, no solo cambia lo que haces, sino quién eres, lo que tiene un gran riesgo, especialmente en manos de un adolescente o de un niño", señaló Alvarez.

También habló sobre cómo estas herramientas han ido creando una "nefasta tolerancia a la frustración en los adolescentes", que son incapaces de aplazar la satisfacción y necesitan una gratificación inmediata para cualquier estímulo. "Es muy importante que desde las familias y las escuelas se eduque en la tolerancia a la frustración, que se enseñe a lidiar con momentos de incomodidad necesarios para el desarrollo personal", explicó el psicólogo, que apuntó como fundamental enseñar el control y la autogestión en el uso de las nuevas tecnologías desde la infancia.

El experto en adicciones destacó la importancia de que los niños crezcan en un entorno en el que tengan referencias positivas: "Todos aprendemos por imitación de lo que vemos alrededor. El niño que crece en una familia donde se pinta, se lee, se hace deporte… tiene menos probabilidades de desarrollar un uso abusivo del móvil". En este sentido, el psicólogo afirmó que es muy complicado que si en el entorno familiar no se hace un uso racional de las tecnologías, el adolescente lo haga.

Álvarez también hizo referencia a los últimos estudios que apuntan a una nueva forma de lectura superficial y fragmentada, producto de la exposición a internet, el uso de las pantallas y la expansión de las redes sociales. "Se está produciendo un nuevo tipo de lectura tan superficial que merma nuestra capacidad de concentración y de procesar información" subrayó el experto, que señaló la necesidad de fomentar en los jóvenes el hábito de una lectura más profunda.

La Universidad Nebrija ha iniciado este ciclo de conferencias para abordar temas de interés entre las familias y los centros educativos, con el objetivo de crear un espacio de encuentro para padres de alumnos, profesores, orientadores y expertos en pedagogía para reflexionar y debatir sobre aspectos que preocupan de la educación de los jóvenes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin