Ecoaula

La productividad no se enseña en la universidad y es crucial en el ámbito profesional y personal

Madrid

Me llamo Aritz Urresti y os voy a contar mi historia: Estudié Ingeniera Industrial Eléctrica y trabajaba en una multinacional del sector hasta que comencé a ayudar a mi padre desempeñando labores de comercial. Al tiempo sufro un accidente de coche que casi me cuesta la vida y cuando me recupero es mi padre quien cae enfermo y finalmente fallece. Entonces fui yo quien tomó el relevo en la empresa de mi padre. Me pasaba el día trabajando y apenas tenía vida familiar. Una vorágine similar tuvo cautivo a mi padre.

Entonces una compañera de la oficina me invitó a asistir a un programa de desarrollo que realizaba su marido. Tras mucho insistir, finalmente accedí y pasados cinco meses comprendí que no tenía ni idea de trabajar o bueno, mejor dicho, de lo que significaba ser productivo. El 90 % del tiempo que invertía en la empresa, sacrificando mi vida personal y la salud, no servía para nada.

Me fui familiarizando con aquella nueva manera de ver el mundo y pasados unos años decidí montar mi propia empresa en 2007, goalboxes, un Centro de Productividad pionero en gestión del tiempo, productividad y consecución de objetivos a nivel personal y profesional e incluso hace 5 patenté un método propio de productividad llamado "Las Cajitas ® que trabaja el eslabón perdido de la productividad. La toma de acción sin excusas.

Durante los últimos 11 años, he trabajado para profesionales y directivos de distintos sectores y reconocidas empresas, con estudiantes y con particulares y he ido constatando cómo todos han mejorado su productividad y también su calidad de vida porque han aprendido a ser productivos y ahora saben qué significa serlo.

Sin embargo, soy consciente de que vivimos en una sociedad que habla de productividad sin saber lo que es, que prima lo económico y no concede importancia al desarrollo humano. ¿Somos realmente productivos? Es una pregunta que me hago cada día y su respuesta tiene que ver con cómo y para qué nos educan. La falta de productividad es lo que conduce a miles de empresarios a trabajar quince horas diarias y les impide dedicarse tiempo a sí mismos y a sus familias, y a disfrutar de sus aficiones.

¿Qué significa ser productivo? Supone dedicar más tiempo a las tareas realmente importantes o de Alta Rentabilidad y no solamente dos o tres horas a la semana. La gran evidencia que subyace tras esta afirmación es que somos falsamente productivos.

Ser productivo supone invertir menos horas y obtener mayores resultados; por tanto, más tiempo para dedicar a todas las áreas de la vida: la salud, el ocio, los valores, la familia, la formación y la profesión con la finalidad de lograr el equilibrio vital. De ahí la importancia de aprender a ser productivos y de priorizar nuestras tareas, algo que no se aprende en la Universidad pero que es crucial en nuestro día a día si queremos alcanzar los objetivos que nos proponemos y cumplir nuestros sueños.

La productividad es crucial para empresarios, directivos, emprendedores, particulares, en definitiva, para todos sin olvidar a las nuevas generaciones que llegan en una era digital caracterizada por la globalidad, la diversidad y la competitividad.

El caballo de batalla en la dinámica empresarial sigue siendo una ecuación entre productividad y tiempo, un hecho que actúa en contra de la falta de educación del talento.

Elaborado por: Aritz Urresti, CEO de goalboxes, experto en Productividad, conferenciante y autor del libro Las Cajitas del Éxito.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0