Ecoaula

La comunidad educativa pide a la nueva ministra que trabaje para sustituir la LOMCE por una nueva ley de educación

  • Las diferentes organizaciones destacan el "talante dialogante"

Diferentes organizaciones de la comunidad educativa destacan el "talante dialogante" y "conocimiento profundo" del sistema educativo de la próxima ministra de Educación, la exconsejera vasca Isabel Celáa, a la que reclaman, entre otras peticiones, que trabaje para sustituir la actual Ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) por otra ley educativa que genere más consenso.

"Tiene un conocimiento profundo del sistema educativo y esa es una condición necesaria en una legislatura que en el mejor de los casos será corta, es una persona que no necesita aterrizar y eso es positivo", apunta en declaraciones a Europa Press el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García, aunque se muestra expectante por conocer los nombres de los secretarios de Estado que la acompañaran en el Ministerio.

También aguarda esos nombres la responsable de enseñanza de FeSP-UGT, Maribel Loranca, que subraya la "fama de dialogante" de la nueva ministra de Educación, a la que reclama que "abra los ámbitos de negociación" con la comunidad educativa y derogue el Real Decreto de racionalización del gasto educativo que hace seis años impuso medidas de austeridad por la crisis económica. "Nos consta por su trayectoria que es conocedora del sistema educativo, algo que no ocurría con los dos anteriores ministros", resalta Loranca aludiendo a Íñigo Méndez de Vigo y José Ignacio Wert.

Por su parte, el sindicato ANPE pide a la nueva ministra que lidere negociaciones para alcanzar un acuerdo de financiación que "permita acometer las reformas necesarias" del sistema educativo, mientras el sindicato CSIF reclama a Isabel Celáa retomar el Pacto de Estado para lograr una nueva Ley Orgánica de Educación que sustituya a la actual LOMCE. "Tiene talante dialogador", destaca también el responsable de educación de CSIF, Mario Gutiérrez, que como el resto de sindicatos espera conocer el resto del organigrama del Ministerio.

Desde la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), su presidente Carles López pide a la próxima ministra, que fue consejera de Educación del País Vasco durante el gobierno del socialista Patxi López, que "afronte las urgencias del sistema educativo, como las becas y la convivencia escolar", señala. "El gran reto será dar estabilidad con una LOMCE en funciones", apunta López en declaraciones a Europa Press.

Las reclamaciones del Sindicato de Estudiantes apuntan más alto: derogación de la LOMCE y reversión de los recortes para "volver al punto previo al Partido Popular", exige su secretaria general, Ana García. "El PSOE se comprometió en numerosas ocasiones a derogar la LOMCE, y debe ser la primera medida del Ministerio, y si no es así volveremos a salir a la calle", advierte la líder estudiantil.

Desde la Confederación de padres y madres de alumnos (COFAPA) felicitan a la próxima ministra por su nombramiento "deseándole lo mejor en su nueva tarea" para "alcanzar el máximo consenso y seguir trabajando por una educación que cuente con la participación de todos, clave fundamental para la mejora de nuestro sistema educativo", expone en un comunicado.

En la escuela privada también se pone en valor la trayectoria vinculada al ámbito educativo de Isabel Celáa, que es licenciada en Filología Inglesa, Filosofía y Derecho por las universidades de Deusto y de Valladolid, y catedrática de Lengua y Literatura Inglesa. "Tiene un perfil muy experimentado y ha impulsado reformas importantes en el País Vasco", destaca la directora general de la patronal CICAE, Elena Cid.

Por su parte, el secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira, considera "bueno" que la nueva ministra tenga ese conocimiento del mundo educativo y un talante dialogante. "Es momento de pedirle que haya diálogo y que busque el consenso, contando con todos los sectores del mundo educativo", añade. UNIVERSIDADES, FUERA DE EDUCACIÓN

Una de las novedades del Ministerio de Educación que dirigirá Isabel Celáa es la pérdida de la competencia de Universidades, que se incorpora al nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación que asumirá el astronauta Pedro Duque, una decisión de Pedro Sánchez que ha generado diferentes reacciones en la comunidad educativa.

Desde UGT, Maribel Loranca hubiese evitado este movimiento. "Habría sido más positivo mantenerlo en Educación para dar unidad al sistema educativo", expone, aunque tampoco considera el cambio como una "mala idea" al estar el ámbito universitario "estrechamente vinculado a la ciencia. Francisco García, de CCOO, también prefiere "concebir el sistema universitario como parte del sistema educativo", pero entiende que si no se pierde esa perspectiva "se manda un mensaje de la universidad más vinculada a la ciencia que también está bien", opina.

"No nos parece bien, pero también es cierto que universidad y ciencia están muy conectadas", tercia Mario Gutiérrez de CSIF, mientras Carles López de CANAE reclama que exista "la máxima coordinación" entre ambos ministerios.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin