Ecoaula

Esther Jiménez: "Integrar educación con salud ya supone en sí mismo una innovación en la docencia"

  • La investigación en Educación ha crecido en los últimos años

La Facultad de Educación de UIC Barcelona se trasladará el próximo curso 2018/2019 al Campus de Sant Cugat e incluye algunas novedades que Esther Jiménez, decana de esta facultad, va a detallar. Es también colaboradora científica del departamento de Dirección de Personas del IESE y miembro del equipo del IESE-Women in Leadership.

¿Qué distingue a esta facultad de otras?

La Facultad de Educación de UIC Barcelona es una Facultad joven y dinámica. El alumno es el protagonista y el centro de nuestra labor. Por eso, le ofrecemos un trato personalizado, clases en grupos reducidos, cercanía con el equipo docente, servicios de apoyo y todo lo que necesite para desarrollar al máximo su potencial. Nuestra principal diferencia estriba en cómo hacemos las cosas: atención a medida, enfoque integral hacia cada alumno, conexión profesional constante e innovación en los métodos de docencia e investigación. Estamos conectados con la sociedad y con los centros educativos. Nuestra docencia e investigación tienen un carácter práctico.

¿Por qué se plantea su traslado a otra zona?

La razón principal de este traslado es doble. Por un lado, permitirá enriquecer el currículum con la colaboración de profesionales del ámbito de la salud, para atender las demandas de la escuela inclusiva. El traslado al nuevo Campus nos permitirá disponer también de aulas y espacios que ofrezcan a los futuros maestros una formación puntera para que puedan responder a las demandas de innovación que plantea la educación en el siglo XXI.

¿Cuáles son las novedades que les ofrece a los alumnos tras este cambio?

El Campus Sant Cugat, situado junto al Hospital General de Catalunya, tiene 18.356 m2, dispone de un total de 47 aulas y seminarios, 6 gimnasios, instalaciones con las tecnologías más avanzadas y una nueva biblioteca con capacidad para 322 plazas. Todo esto implica una gran mejora en cuanto a instalaciones, pero también el hecho de que los alumnos compartirán espacio con psicólogos, fisioterapeutas, médicos, enfermeros, odontólogos y bioingenieros, una experiencia sumamente enriquecedora para su futuro profesional.

¿Qué rol juega la innovación en este cambio?

La innovación está muy presente en la Facultad, que incorpora las últimas metodologías de aprendizaje, de modo que favorezcan la investigación de la facultad. El hecho de integrar educación con salud ya supone en sí mismo una innovación en el ámbito docente. El traslado al nuevo Campus incrementará la innovación con la vinculación a otras áreas de conocimiento en el campo de la salud, la neurociencia, o la psicología, tan necesarias en el ámbito de la educación. También hemos apostado por la internacionalización, ofreciendo el Grado Bilingüe con un 70% de asignaturas impartidas en inglés por profesores especialistas con un nivel nativo de la lengua y prácticas en el extranjero.

¿Qué herramientas van a utilizar para que los alumnos sepan adaptarse a las exigencias tecnológicas del futuro?

Además de incorporar las últimas metodologías de aprendizaje, desde hace dos años se ha introducido la robótica y la gamificación de manera transversal en distintas áreas del conocimiento como las matemáticas, las ciencias experimentales o las didácticas. El próximo año contaremos además con un aula de innovación equipada con las últimas tecnologías al servicio de la educación.

Algo que están buscando continuamente las universidades es facilitar la inclusión de los alumnos, ¿qué propuestas tiene para conseguirlo esta facultad?

La escuela inclusiva es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los educadores y los centros educativos. En este contexto, la formación del profesorado es un elemento clave para que puedan ofrecer oportunidades de aprendizaje a todos sus alumnos. La respuesta a la diversidad del alumnado ha de ser colectiva y requiere la colaboración con otros profesionales, especialmente del ámbito de la salud.

En el nuevo Campus los alumnos podrán trabajar junto a profesionales de ese ámbito y les facilitará el trabajo en equipo y un espacio en el que puedan desarrollar las competencias que requiere una escuela inclusiva. El diálogo y trabajo conjunto con otros profesionales, les permitirá reflexionar sobre la práctica docente y compartir los avances experimentados en la psicología, la medicina o la neurociencia relacionados con el aprendizaje y la educación. Lograr esta integración entre educación y salud ha sido uno de los motivos principales del traslado. Estamos convencidos que este cambio potenciará la formación y ofrecerá un inestimable servicio a los centros docentes y a la sociedad.

¿Cómo se encuentra la investigación en la Facultad de Educación? ¿Cómo podría mejorar?

La evolución de la investigación de la Facultad ha sido exponencial. En los últimos tres años se han conseguido cifras muy buenas. Todos los profesores de la Facultad son doctores y el 80% están acreditados. Hemos conseguido fondos nacionales y locales para nuestra investigación. Tenemos muy buenos investigadores en proyectos europeos en grupos externos y nos gustaría conseguir la internacionalización con proyectos europeos propios.

Según su posición, ¿cómo ve la evolución de la educación en este país?

Cada vez se recurre más a la educación para prevenir la delincuencia, la desigualdad de oportunidades, los estereotipos sociales y de género, el ciberbulling, el maltrato, la violencia, etc. El reto está en formar alumnos con habilidades que le faciliten el acceso a empleos de mayor calidad, con nuevas competencias, mayor flexibilidad y capacidad de adaptación y de cambio. Los centros docentes están inmersos en proyectos de innovación, y se necesitan maestros con una visión abierta sobre las necesidades educativas.

Por ello, es necesario hacer más atractiva la profesión y atraer a buenos estudiantes con vocación de educadores. Los países con más éxito educativo valoran la profesión docente y reconocen su relevancia social, cultural y económica para el país. En este aspecto nos queda mucho por hacer.

¿Cree que las universidades tienen que cambiar el método de aprendizaje en la rama de la educación?

La formación inicial de los futuros maestros es clave y ha de proporcionar una sólida base en valores, competencias y conocimientos necesarios para el ejercicio de la profesión. Las universidades han de estar a la vanguardia de los cambios que necesita la sociedad y adaptarse a nuevos entornos de aprendizaje. Por este motivo, nuestra Facultad de Educación está vinculada al contexto social, con el que interactúa y trabaja por y para ser referente en el ámbito de la educación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado