Ecoaula

Kit UPM, una de las diez mejores ideas del Programa de Emprendimiento UPM

  • Según sus creadores, la calidad del agua está en situación de riesgo

Es un equipo auto-construible, de bajo conste, de fácil uso y mantenimiento que permite analizar los parámetros básicos de la calidad del agua para proyectos de cooperación al desarrollo. Este KitUPM ha ganado uno de los diez premios a las mejores ideas en el Programa de Emprendimiento UPM. actúaupm se consolida como la iniciativa de emprendimiento líder en España con un total de 4505 ideas de negocio recibidas, y 238 empresas creadas que desde 2007 han captado 60 millones de euros de inversión.

¿Qué os ha llevado a desarrollar esta iniciativa?

Desde hace años, el grupo de cooperación al que pertenecemos (Sistemas de Agua y Saneamiento para el Desarrollo), ha observado una importante carencia en cuanto al análisis de la calidad del agua en los proyectos de abastecimiento que se han realizado. Tras adquirir dos kits comerciales hace unos diez años, se pudo determinar que el primer obstáculo para asegurar la calidad del agua es el elevado costo de dicho análisis. Por ello, hemos estado trabajando estos años en el desarrollo de un kit de bajo coste y autoconstruible. Tras varias versiones y mejoras continuas, en 2016 construimos un prototipo que nos permitió hacer pruebas en el terreno lo suficientemente satisfactorias como para plantearnos ahora dar un paso más con el kit.

¿Cómo se encuentra desde vuestro punto de vista la calidad del agua en la actualidad?

A nivel mundial, la calidad del agua está en situación de riesgo, en parte por causas naturales, pero especialmente por la actividad humana, o mejor dicho la inactividad. La falta de gestión y tratamiento de los residuos es su principal causa de contaminación.

Además, se trata de una cuestión de derechos, pues el reconocimiento del Derecho Humano al Agua, no solo considera el acceso al recurso, sino también otros condicionantes como la asequibilidad, aceptabilidad y seguridad. Y para que el agua se considere segura, debe estar libre de alteraciones que pongan en riesgo la salud. Sin embargo, en la actualidad existen 2.100 millones de personas sin acceso a servicios de agua potable y segura, lo que supone que el agua como derecho humano está siendo altamente vulnerado.

Por otro lado, el agua no potable es la principal causa de mortalidad infantil, ya que las enfermedades diarreicas asociadas al consumo de aguas contaminadas ocasionan la muerte de 340.000 niños menores de 5 años cada año.

El agua en todo su ciclo ocupa un papel protagonista en las agendas internacionales debido a impacto directo en la salud, educación, crecimiento económico y medio ambiente. Y el cambio climático, la acelerada urbanización, la industria y la agricultura intensiva están afectado directamente en la disponibilidad de agua de calidad.

¿Qué creéis que habría que hacer para mejorar esta cualidad?

Mejorar la calidad del agua es una meta mundial para el 2030. La eliminación del vertimiento directo de aguas residuales, el aumento sustancial del reciclado y la reutilización en condiciones de seguridad, son algunas de las medidas que se proponen a nivel global.

Sin embargo, para determinar la solución más idónea en cada caso es necesario contar con datos más específicos de gestión del agua que puedan contribuir a la formulación de políticas y programas de gobierno más apropiados.

Ya se cuenta con el conocimiento y tecnologías para proteger la calidad del agua, pero la voluntad es lo que hay que trabajar. Dar un enfoque holístico al problema es una alternativa, como con el Plan de Seguridad del Agua, una herramienta para gestionar los riesgos relacionados con el agua, que abarca todas las etapas del sistema de abastecimiento.

¿Cómo funciona vuestra idea?

Se trata de utilizar dispositivos simples que miden parámetros fundamentales relacionados con la calidad del agua. Para ello hemos diseñado diferentes componentes que conforman nuestro "kit del agua", y que nos permite medir turbidez, PH, conductividad… y otros parámetros.

Actualmente estamos desarrollando nuevos dispositivos que nos permitan un mejor manejo de la información que podemos obtener para reducir tiempos de actuación. Una intervención temprana es fundamental, principalmente en entornos con índices bajos de desarrollo, donde el kit UPM de calidad de agua puede significar una medida de prevención de enfermedades, contribuyendo a la Salud pública y bienestar social.

¿Por qué algunas regiones disponen de mejor calidad en el agua que otras?

El acceso a un agua de calidad depende de dónde nos encontramos y la facilidad para encontrarla en su mejor estado es muy dispar. Las condiciones socio económicas, los hábitos de vida o las regulaciones de cada lugar son factores cruciales. Y es que el agua es un fiel reflejo de los lugares que atraviesa. A su paso arrastra minerales, sabores, colores... pero por desgracia también pesticidas, abonos, restos fecales o metales pesados.

Llevar a cabo esta iniciativa, ¿supondría algún esfuerzo en los usuarios que la utilicen?

Sí y no. Evidentemente es un trabajo adicional, pero es el enfoque que estamos luchando por desterrar. La calidad del agua debe ser una parte obligatoria de cualquier proyecto relacionado con ella, de la misma manera que el abastecimiento, distribución y saneamiento. No se debe considerar una parte añadida al proyecto, sino una tarea fundamental a realizar.

¿Qué significa para vosotros haber recibido un premio a una de las mejores ideas?

Nos ha alegrado mucho recibir este premio y lo consideramos un reconocimiento a muchos años de dedicación a la cooperación por parte de nuestro grupo en general y por José Antonio Mancebo Piqueras en particular. Él ha sido quien nos ha introducido en el mundo de la cooperación a muchos estudiantes y personal de la UPM y, sin su apoyo, insistencia y fe en el proyecto, no estaríamos donde estamos ahora.

¿Qué consejos le podéis dar a la sociedad en materia de calidad de agua después de todo el análisis que ha supuesto vuestro trabajo?

Les diríamos que valoren el agua que llega a sus hogares y la facilidad de acceso que tienen a un agua potable de calidad. Es un mensaje, que, aunque pueda sonar repetitivo, tiene que calar.

Además de todos los consejos e indicaciones que hacen los diferentes organismos sobre consumo responsable, nosotros hacemos hincapié en valorar el agua como elemento vivo. Muchas enfermedades podrían ser combatidas bebiendo un agua viva y equilibrada. Estamos acostumbrados a aguas con grandes cantidades de cloro y poco estructuradas. Informémonos bien del agua que consumimos, su procedencia y contenido.

Existen sociedades más vulnerables ante las alteraciones de la calidad del agua, y otras donde la calidad está asegurada pero no así la cantidad. Por eso la sociedad en su conjunto debe ser consciente de las interrelaciones que se generan en la gestión de los recursos hídricos. Entender que el manejo inapropiado de un sector puede afectar directamente al abastecimiento de agua de calidad para otros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado