Ecoaula

La mujer en las carreras técnicas

Desde 1910, año en el que las mujeres comenzaron a matricularse por primera vez en la universidad, el número de ellas en los centros universitarios no ha hecho más que crecer, y en los últimos 50 años se ha conseguido agrandar esa presencia mujer a los estudios superiores. No en vano, representaban el 12% de los estudiantes en 1940, el 31% en 1970, y superaban el 50% en 2000, cifra que no ha dejado de crecer hasta la fecha, estabilizándose este porcentaje en torno al 54%.

Si bien en las carreras humanísticas el porcentaje de alumnas, en líneas generales, supera con creces al de alumnos, no ocurre lo mismo en los grados de ingeniería, en donde la presencia de la mujer se sitúa en torno al 25%, una cifra que apenas ha sufrido variaciones a lo largo de un cuarto de siglo. Los datos indican que frente a un 71% de alumnas en estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas, y un 60% de alumnas en Ciencias de la Salud, únicamente un 26% de estudiantes de Arquitectura e Ingenierías son mujeres.

En este sentido, podríamos dar muchas explicaciones relativas al porqué las mujeres no estudian más carreras técnicas, aunque la realidad es que no acertaríamos con ninguna. Estudiar un grado de ingeniería es algo vocacional y parece que, tanto histórica como culturalmente, ha sido preferida por hombres antes que por mujeres. Aunque lo importante no es que haya un 25% o un 50% de mujeres estudiantes de ingeniería, sino que todas aquellas mujeres que quieran estudiar ingeniería puedan hacerlo. Y eso, hoy en día, en la universidad española es una realidad que también se ha extendido, por fortuna, al mundo laboral.

Sin embargo, en este último aspecto, el reto de conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, laboralmente hablando, aún tiene mucho camino por recorrer. Hoy en día, en el siglo XXI, no debería ser necesario la utilización de programas de discriminación positiva, ya que deberían contratarse personas, con independencia de que sean hombres o mujeres, mirando exclusivamente las capacidades para poder desarrollar su puesto de trabajo. Por desgracia no es así, y seguimos categorizando las cosas y los logros por género, edad, raza y otros, cuando la única variable a medir debería ser el mérito.

Gran parte del cambio debe pasar por modificar la cultura corporativa y los comportamientos de liderazgo a los que estamos acostumbrados. Es complicado, pero es posible, y el momento de cambiar es ahora, dando una vuelta a la idea que existe en la sociedad sobre de la capacidad del género. Por eso, el principal punto sobre el que incidir es concienciar a los líderes y responsables de asumir la igualdad como tarea. Sólo se puede conseguir si viene de arriba abajo y derribando la principal barrera que, sin duda, es la incompatibilidad entre compromisos laborales y familiares.

Con todo, universidad, educación y trabajo debe ser un reflejo de nuestra sociedad en cuanto a género, y debemos empezar a medir el desarrollo de los trabajos por el talento de las personas independientemente de que sean hombres o mujeres.

Por: B. Yolanda Moratilla. Ingeniera del ICAI y directora de la Cátedra Rafael Mariño de Nuevas Tecnologías Energéticas. Presidenta del Comité de Energía del Instituto de la Ingeniería de España y Académica de Número de la Real Academia de Doctores de España.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Juan
A Favor
En Contra

Cada vez que leo algún artículo que toca este tema me sorprende. Me sorprende porque entiendo que a las mujeres se les trata como si no tuviesen capacidad para elegir. Hace unos pocos años hice un estudio sobre los alumnos matriculados en la Universidad de Valencia y en todas las titulaciones, a excepción de las ingenierías y físicas, la mayoría eran mujeres. Desde hace años la matriculación de estudiantes en las carreras técnicas ha disminuido sensiblemente en España. Independientemente que pueden existir factores varios para que las mujeres no se matriculen en ingeniería, entiendo que el principal es que simplemente no les gusta. Desde hace tiempo y cada vez más, los estudios neurológicos ponen de manifiesto que los hombres y mujeres somos distintos, que nuestros gustos e intereses son diferentes, que nuestras capacidades también son diferentes y se desarrollan mejor en algunos campos profesionales que en otros. POR SUPUESTO QUE LAS MUJER PUEDE ESTUDIAR CUALQUIER INGENIERÍAS BRILLANTEMENTE Y DESARROLLARLA DE FORMA SOBRESALIENTE. Pero es bastante probable que una mujer sea más feliz ejerciendo como abogada, economista, profesora, psicóloga, química, bióloga, farmacéutica, filóloga, médica… que como ingeniera. Y no solamente por temas culturales y sociales sino simplemente por motivos intrínseco de la propia constitución neurológica de la mujer. POR SUPUESTO MI MÁS PROFUNDO RESPETO A LA AUTORA DEL PRESENTE ARTÍCULO.

Puntuación 0
#1