Ecoaula

El presidente del COGITI pide a la Comisión Europea que impulse la Tarjeta Profesional Europea para ingenieros

  • El COGITI considera que la respuesta a las necesidades de los ingenieros españoles está en reforzar los instrumentos puestos en marcha a día de hoy por la UE.

El 10 de enero de 2017, la Comisión Europea puso en marcha un paquete de medidas, en el marco del plan de trabajo establecido en la "Estrategia para el Mercado Único", con el objetivo de mejorar el mercado interior de servicios en la Unión Europea. Dicho paquete de medidas incluye cuatro iniciativas legislativas concretas sobre las que el Consejo General de Colegios de Graduados en Ingeniería de la rama industrial e Ingenieros Técnicos Industriales de España (COGITI) lleva trabajando intensamente, dadas las implicaciones que tiene para este colectivo profesional. Una de las iniciativas más controvertidas desde muchos sectores empresariales y profesionales es la propuesta de Directiva y Reglamento dirigida a la creación de una nueva tarjeta europea de servicios (ecard).

La llamada e-card pretende desarrollar un procedimiento electrónico simplificado que permita a los proveedores de servicios para empresas (por ejemplo, los consultores informáticos o los organizadores de ferias comerciales), y de servicios de construcción, cumplir más fácilmente los trámites administrativos necesarios para prestar dichos servicios en otros países.

El COGITI se ha mostrado crítico con esta propuesta de normativa. El proyecto de la e-card no sólo presenta grandes contradicciones con otras normativas europeas vigentes, como por ejemplo la Directiva de cualificaciones profesionales, sino también el hecho de que su concepción no esté acorde con las necesidades de los profesionales cualificados. Esto hay que contraponerlo con el riesgo expresado por organizaciones empresariales, sindicales, profesionales e incluso otras Instituciones Europeas como el Comité Económico y Social, de que la tarjeta electrónica de servicios podría facilitar los falsos trabajos por cuenta propia, el trabajo no declarado, y el incumplimiento de las normas sociales y laborales de los Estados miembros. En este sentido, el COGITI, como organización profesional implicada, en representación de los ingenieros del ámbito industrial (Graduados en Ingeniería de la rama industrial e Ingenieros Técnicos Industriales), presentó el pasado mes de marzo sus alegaciones a este paquete legislativo, y trasladó sus primeras impresiones tanto al Comité Económico y Social Europeo (CESE) como al Parlamento Europeo.

Asimismo, el presidente del COGITI, José Antonio Galdón Ruiz, ha remitido un escrito a la Comisión Europea en la que expone que ha de tenerse en cuenta que para un profesional cualificado, como puede ser un ingeniero, el elemento más crítico cuando desea prestar sus servicios en otro Estado miembro es el reconocimiento de su título y sus cualificaciones profesionales de una forma ágil. Esto le permite acceder de manera dinámica y fiable al mercado laboral y de servicios en el país de destino.

Para Galdón, la e-card debería destinarse únicamente a empresas y no a trabajadores por cuenta propia cualificados. Los beneficios de esta nueva tarjeta para profesionales pueden ser cubiertos ya por la Directiva de reconocimiento de cualificaciones profesionales 2005/36/CE y por la Directiva 2013/55/UE, así como por otras normativas europeas, como la Directiva 2006/123/CE, relativa a los servicios en el mercado interior, la cual constituye una herramienta para reducir trabas injustificadas al acceso y ejercicio de una actividad de servicios en la Unión Europea.

La mencionada Directiva 2013/123/UE, que modernizó la Directiva 2005/36/CE introdujo la Tarjeta Profesional Europea (TPE), y aunque a día de hoy se encuentra en fase de prueba y sólo es operativa para cinco profesiones (enfermeros, farmacéuticos, fisioterapeutas, guías de montaña, y agente de la propiedad inmobiliaria), está siendo una buena herramienta para facilitar y agilizar el reconocimiento de cualificaciones profesionales, reducir trabas injustificadas o desproporcionadas, y facilitar el acceso y ejercicio de una actividad de servicios en cualquier país de la Unión Europea.

El COGITI aboga por desarrollar la TPE, pues se trata de un certificado electrónico que acredita, o bien que el profesional ha cumplido todas las condiciones necesarias para prestar servicios en un Estado miembro de acogida de forma temporal y ocasional, o bien el reconocimiento de cualificaciones profesionales para el establecimiento en un Estado miembro de acogida. La introducción de un nuevo instrumento, es decir la e-card, cuya funcionalidad puede ser absorbida por la TPE, "implica un grave error estratégico que no atiende a las necesidades reales de los profesionales, y creará nuevas barreras administrativas que no harán otra cosa que complicar la movilidad internacional de estos".El COGITI, a través de su Oficina Europea, ha mantenido diferentes reuniones con miembros del Parlamento Europeo con el fin de transmitir sus opiniones e inquietudes al respecto de la nueva propuesta legislativa. En este sentido, ha solicitado a las Instituciones Europeas que en el proceso legislativo que a día de hoy está en marcha, se estime la exclusión de los profesionales trabajadores por cuenta propia y se empiece a trabajar en el desarrollo de una tarjeta profesional para ingenieros.

Para el presidente del COGITI, José Antonio Galdón, el futuro de los profesionales en la Unión Europea pasa por la necesidad de incorporar sistemas de acreditación del Desarrollo Profesional Continuo (DPC) que valoren la titulación, la formación y la experiencia adquirida a lo largo de la vida de estos profesionales, de manera que el mercado laboral sea capaz de reconocer todas sus capacidades.

Los sistemas de acreditación son una tendencia que marca las políticas de muchos Estados Miembros, cuyo principal objetivo es la movilidad laboral de los trabajadores en Europa, aportando una certificación de la formación y la experiencia, como elemento de garantía y veracidad de la carrera profesional. La acreditación DPC contribuye a la empleabilidad, prestigio profesional ("marca personal") y movilidad, y en estos momentos el COGITI está trabajando para que, en un futuro, dicha acreditación pueda servir como medio para agilizar el acceso a la Tarjeta Profesional Europea, aprobada por el Consejo de Ministros el pasado mes de junio siguiendo la normativa de la UE, destinada a ser el futuro "carnet de identidad profesional" de los trabajadores europeos.

El COGITI dispone desde el año 2012 de un sistema de acreditación DPC propio, que enmarca a los ingenieros (Graduados en Ingeniería de la rama industrial e Ingenieros Técnicos Industriales) en ocho niveles en función de la formación y experiencia adquirida en toda la vida del profesional, y que debe renovarse cada tres años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Presidente de la Federacion de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España
A Favor
En Contra

La información, una vez más, pretende confundir al colectivo profesional de los "Ingenieros" con Ios "Ingenieros Técnicos", con los que nada tienen que ver.

No se trata de una simple diferencia terminológica, sino de intentar evitar que la ciudadanía confunda dos grupos de profesiones que son diferentes: Ingeniero e Ingeniero Técnico, y que no pueden ser reducidas al término único de todos Ingenieros. ¿Se le ocurriría a alguien referenciar a la profesión de Enfermería con la denominación de Médicos por el hecho de ambos dedicarse al directo cuidado de la salud de los ciudadanos y trabajar para ello conjuntamente en equipos?. Pues dicha situación es exactamente la misma.

Reflejo de que ambas profesiones son claramente diferenciadas y no integrables lo constituye la Sentencia, de 18 de mayo de 2015, del Tribunal Superior de Justicia Madrid, que procedió a la anulación del "Instituto de Mediación de INGENIEROS", promovido por el “Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial”, por arrogarse éstos el empleo del término "Ingenieros", excediendo con ello al ámbito de aplicación de su organización profesional: la Ingeniería Técnica Industrial. Sentencia, cuyo incumplimiento, motivó el Auto de 11 de abril de 2016 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid reclamando la adecuada ejecución de la Sentencia, en el que se reitera que deben

abstener éstos de utilizar de la denominación "Ingenieros".

También en la reciente Sentencia de 8 de noviembre de 2017 el Tribunal Supremo esgrime que tampoco debería emplearse el término "Ingeniería" por cuanto "la palabra «Ingeniería» puede dar lugar a error en las respectivas atribuciones profesionales y sobre quiénes son los profesionales que integran el Colegio, afectando así a la delimitación subjetiva de otros Colegios, como los de Ingenieros Industriales".

Así que el Sr. Presidente del Consejo General de Colegios de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales deberia ser más cuidadoso, evitando aludir en sus declaraciones a los "Ingenieros", a los que no representa, centrándose en su colectivo, que no es otro que el de los "Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales".

Puntuación 1
#1