Ecoaula

Las soft skills más demandas por las empresas y su formación en la universidad

  • Cada vez se tienen más en cuenta a la hora de seleccionar perfiles

Las competencias de un profesional, más allá de sus conocimientos, títulos y experiencias, pueden ser decisivas para acceder a un puesto de trabajo. Las soft skills o habilidades blandas describen las aptitudes y la relación de una persona con su entorno. Portavoces del ámbito académico y empresarial destacan para la Fundación CYD la importancia creciente de estas cualidades en un mercado laboral cambiante y competitivo.

Las cualidades más valoradas

Según la Fundación Adecco1, la capacidad de aprendizaje, adaptación, resiliencia o espíritu colaborativo son clave para encontrar empleo, y su ausencia podría vincularse a la exclusión laboral. Las competencias digitales, la tolerancia al estrés o la comunicación eficaz son otras habilidades que se recomiendan para tener éxito y no quedarse atrás en la carrera del empleo.

Para Lucía Jaquotot Elorriaga, directora de Talent de EY España la clave es la suma de habilidades:" Un candidato debe tener una mezcla de competencias: saber elaborar un trabajo en equipo y seguir un procedimiento eficiente; autonomía y responsabilidad, capacidad de aprendizaje utilizando fuentes de información y síntesis y gestión del contenido".

Ramón Gómez de Olea, Country Manager RRA España y miembro del comité ejecutivo global de la firma de asesoría a la alta dirección, cree que las cualidades que marcan la diferencia son: "Capacidad de trabajar en equipo con espíritu de servicio a los colegas, capacidad de tracción para catalizar a los demás, liderar sin jerarquía, resiliencia, foco, energía y tener un ego saludable".

Unas aptitudes que estas compañías identifican mediante entrevistas personales, dinámicas de grupo o pruebas psicotécnicas.

Softs skills

Se pueden poseer de forma natural cualidades como el liderazgo o la afinidad para trabajar en equipo, pero la formación y la experiencia profesional son determinantes, según opinan los expertos. Para Lucia Jaquotot: "Hay candidatos con excelentes competencias y cualidades que las tienen de forma innata, pero en su mayoría hay que adquirirlas a lo largo de la experiencia.

Ramón Gómez de Olea destaca la influencia de la cultura empresarial y del equipo: "Una base de toda competencia es innata, pero influye mucho la "codificación" de la educación de las culturas de las compañías y los lideres y compañeros que se han tenido"

Competencias transversales

La Dirección General para Educación y Cultura de la Unión Europea considera que la adquisición de competencias y habilidades es una tendencia al alza, y la Agenda de Educación Superior de la UE apunta a que éstas son más necesarias que nunca.

En los últimos años la formación en competencias trasversales ha ganado peso en la universidad. Según explica Pilar Aranda, rectora de la Universidad de Granada. "La universidad actual es mucho más que enseñar el currículum o investigar. Hace ya décadas apareció la denominada "tercera misión", una tarea a cargo de los vicerrectorados de Extensión Universitaria. Desde la Universidad de Granada hemos reforzado esa misión con una propuesta que va más allá del currículum formal: actividades deportivas, culturales, de gestión, de voluntariado o cooperación para que nuestros estudiantes puedan desarrollarse y completar su formación más allá de las aulas".

Pilar Aranda considera que esas competencias pueden ayudar no solo a ser más competentes profesionalmente, sino a mantener una mejor salud física y mental. "Las universidades deben fomentar y reconocer las habilidades sociales y culturales, incorporándolas como competencias transversales en sus aulas y que queden reflejadas en algún documento que permita al estudiantado acreditarlo. Las empresas quieren conocer qué habilidades tienen sus futuros trabajadores más allá del currículum académico".

Aranda explica que desde su universidad trabajan para conseguir que esas competencias complementarias se reflejen en un documento oficial.

Rosa Visiedo, rectora de la Universidad CEU San Pablo, considera que las universidades deben dar respuesta a las demandas del mundo empresarial "Queremos construir una comunidad de aprendizaje que recupere el sentido original de la Universidad, poniendo el foco en activar al estudiante como protagonista para dotarlo de criterio, valores, capacidad para pensar y flexibilidad para saber adaptarse a una realidad profesional, cultural y científica que ya no va a dejar de cambiar".

La rectora de CEU San Pablo explica cómo se articula la formación y certificación de estas competencias: " Hemos desarrollado, en colaboración con los principales reclutadores, un modelo propio de competencias transversales certificadas que permite a nuestros estudiantes adquirir, practicar y certificar competencias como comunicación, trabajo en equipo, innovación, autoconocimiento, crecimiento personal, liderazgo, solidaridad y emprendimiento"

Rosa Visiedo explica que el plan de estudios de todos sus grados incluye créditos obligatorios de asignaturas de Humanidades, como Historia, Ética o Bioética, y ofrecen un título propio sobre valores y liderazgo en la era digital.

Nuevas capacidades

Es precisamente la transformación digital la que plantea la necesidad de una formación continua y nuevas habilidades para adaptarse a ella: "Igual que han cambiado los tiempos, también lo han hecho las formas en las que empresas valoran y captan talento. El mundo digital es uno de los factores que más ha cambiado en los últimos años, así como el uso de las TIC, por lo que a medida que pasan los tiempos cambiarán las formas y capacidades valoradas por las empresas", pronostica Lucía Jaquotot, Talent Manager de EY España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.