Ecoaula

Consejos para afrontar la llegada de los hijos al instituto

  • Esta transición supone un gran cambio para los estudiantes de primaria
  • Mayor número de profesores, de horas lectivas o de espacios son algunos de los retos
Joyfre

La vuelta al colegio es siempre un momento lleno de emociones tanto para el alumnado como para las familias. Si a esto se le añade que el alumno/a entra en la adolescencia y pasa de la Educación Primaria a Educación Secundaria, la vuelta al cole puede ser todavía más estresante. En muchos casos, los estudiantes pueden sentirse inquietos por lo novedoso y desconocido, e inseguros emocionalmente.

Este cambio de etapa trae aparejados muchos retos tanto académicos como personales:

Se incrementa el número de asignaturas y de profesores con los que el alumnado va a tener que trabajar; crece el número de horas lectivas; los estudiantes pasan a compartir sus espacios con alumnos/as más mayores; comienza la etapa de la adolescencia con sus posibles complicaciones.

Como en cualquier etapa escolar, el papel que desempeña el entorno familiar es de gran importancia. Desde el colegio se trabaja de forma muy cercana con las familias, asesorándolas sobre los posibles cambios y encrucijadas que se van a encontrar y cómo afrontarlos. Es necesario que la familia tenga herramientas para apoyar a su hijo/a para que este cambio se realice con la mayor tranquilidad posible.

Tips de seguimiento y colaboración con los hijos

1.-Elaborar un horario de estudio

Una vez que comience el curso, ayude a su hijo/a a elaborar un horario de dedicación a los estudios. Tenga en cuenta que aunque la actividad principal sea realizar los deberes escolares, también hay que dedicar tiempo al estudio, los repasos, preparar resúmenes o adelantar trabajo. Por supuesto en este horario se deben incluir momentos de ocio y descanso.

2. Hablar sobre los estudios

Mantener una comunicación fluida con su hijo/a sobre los estudios y la vida en el colegio es clave.

Para ello es necesario que la familia esté disponible para escuchar y responder a las preguntas abiertas que el alumno/a pueda plantear. No es necesario agobiar con preguntas, es mucho mejor escucharles sin juzgar.

3. Mantener contacto continuo con el Colegio

Es de vital importancia estar informados de la marcha de su hijo/a y no esperar a los resultados de las evaluaciones.

Lo más importante es mantener una comunicación fluida con el tutor o tutora u otros profesores implicados y acudir siempre que se les convoque desde el colegio, poniendo en marcha las medidas que le aconsejen si fuera necesario.

La colaboración entre la familia y el Colegio es indispensable en estas edades: si rompe relaciones con sus educadores, habrá perdido un importante aliado en la educación de su hijo/a.

4. Desconfiar de mensajes poco creíbles

A veces los chicos dan a los padres mensajes como "no tengo nada que estudiar", "no hay exámenes" o "todos los compañeros hacen lo mismo". No se deje engañar y contraste la información.

5. Controlar el tiempo de dedicación a Internet

En estas edades puede aumentar significativamente la dedicación a Internet, sobre todo a las redes sociales.

Desde el principio, marque unos horarios, unas normas estrictas y supervise su uso. Los abusos en este aspecto, suelen ser el principio de un fracaso en los estudios.

6. Establecer contratos

La elaboración de contratos negociados entre ambas partes y en los que se llega a un acuerdo de obligaciones y recompensas suelen funcionar muy bien. En estos casos, el hijo/a podrá disfrutar de una serie de privilegios si cumple el horario de estudio y obtiene resultados adecuados.

7. Estar informado de su círculo de amigos

A partir de estas edades el círculo de amigos/as tiene una gran influencia sobre el adolescente. El paso a Secundaria es un momento donde se establecen nuevas relaciones. Manténgase informado y vigilante sobre sus amistades: no siempre son una influencia positiva.

8. Acuerdo en el entorno cercano

El manejo de un hijo/a adolescente es especialmente complicado para todos las familias. La unidad entre los progenitores referente a su hijo/a tanto en los criterios a seguir, medidas, reglas y mensajes es clave para afrontar la educación en esta etapa. Hable sobre el tema y adopte las medidas necesarias de mutuo acuerdo.

9. Elogiar y animar a su hijo/a

Desgraciadamente los chicos/as que tienen una dedicación a los estudios adecuada durante la Secundaria reciben pocos refuerzos y estímulos positivos, al contrario, suelen encontrarse con más problemas y obstáculos que el resto, por cumplir con su deber. El apoyo de la familia, las palabras de ánimo, aliento y refuerzo serán fundamentales.

10. Estar atento a los cambios

Al comienzo de la etapa y durante la misma, es conveniente estar atentos a posibles cambios de humor y de conducta en su hijo/a. Cambios bruscos como mal genio, excesivo nerviosismo, cambios relevantes en sus costumbres, pueden ser una señal de alerta. En estos casos, no deje pasar mucho tiempo. Aborde el tema en primer lugar con su hijo/a. Si esto no fuera efectivo infórmese a través de los profesores del centro. Si hubiera problemas pida ayuda a otros especialistas, como el orientador del Colegio.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments