Ecoaula

Las mujeres representan una cuarta parte del alumnado universitario en grados de Ingeniería

  • Las alumnas matriculadas en Ingeniería Informática, Eléctrica y Mecánica no llegan al 20% en las aulas
Madrid

El 23 de junio se conmemora el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería, que este año pone en valor la aportación de las innovaciones de este colectivo.

La Fundación CYD se suma al reconocimiento a las ingenieras, tanto a las profesionales como a las estudiantes, y presenta y analiza la situación de la mujer ingeniera en la universidad junto con destacadas profesionales del mundo profesional y académico de IBM, Telefónica y la Universidad Alfonso X el Sabio.

Mujer ingeniera en la universidad: el 26% de matriculadas y 20% de catedráticas Según los datos del Ranking CYD, el ranking español con mayor número de universidades, las mujeres matriculadas en la universidad representan el 26% del alumnado. Esta presencia es mayor cuando se miden las tesis leídas por mujeres, con un 31%, y el Personal Docente y de Investigación (PDI), con un 26%. Por su parte, las mujeres suponen el 20% de la cátedra en los grados de Ingeniería.

Según explica Ángela Mediavilla, directora del Ranking CYD: "Las mujeres tienen más representación en la universidad y suponen el 56% del total del alumnado, pero este porcentaje desciende hasta 30 puntos porcentuales cuando analizamos su presencia en grados del ámbito de las ingenierías".

Presencia de la mujer ingeniera en la universidad, por área de estudio y desempeño:

- Ingeniería Informática: es el grado con menos mujeres matriculadas, el 14%. El 26% de las tesis son leídas por ellas, el 26% del PDI es femenino y las mujeres que llegan a ocupar la cátedra son el 21%.

- Ingeniería Civil: el 30% de las matriculadas son mujeres. Ellas leen el 28% de las tesis y ocupan el 24% de los puestos de PDI y el 17% de la cátedra.

- Ingeniería Eléctrica: ellas son el 19% de las matriculadas, el 23% de las tesis presentadas y el 23% del PDI. Es el grado con menor representación de las mujeres en la cátedra: un 13% llega a esta posición.

- Ingeniería Mecánica: ellas representan el 17% de las mujeres matriculadas, el 25% de las tesis leídas, el 24% del PDI y el 19% de la cátedra

- Ingeniería Industrial: las estudiantes son el 30% del alumnado matriculado y el 32% de las tesis. Las que llegan a ocupar posiciones en el PDI son un 27% y como catedráticas un 20%.

- Ingeniería Química: es el grado con más presencia de la mujer en todos los niveles académicos. Ellas son el 46% del alumnado matriculado, el 51% de las tesis leídas, el 35% del PDI y el 28% de la cátedra.

La profesión de ingeniera: alta demanda, pero baja popularidad

Acercar la ingeniería a la sociedad en general, y a las mujeres en particular, podría ser una forma de revertir estas cifras, según explica Isabel Fernández, ingeniera y doctora en informática y rectora de la Universidad Alfonso X el Sabio: "Actualmente estas ramas atraen a menos mujeres, pero también a menos hombres. Hay una falta de conocimiento sobre el tipo de trabajo que realizamos: en nuestras áreas las profesiones se reinventan y transforman constantemente, por lo que no siempre se está dando una información clara para que los jóvenes puedan decidir. Se entiende mejor el impacto en la sociedad de profesiones como la abogacía, medicina o criminología gracias a los roles que vemos en series".

En el análisis de empleabilidad realizado por la Fundación CYD muestra que áreas como informática e ingeniería, con los mejores indicadores de inserción laboral, han experimentado una disminución de su número de egresados en las dos últimas décadas en España.

Pilar Villacorta, directora de Relaciones con el sector Académico de IBM, destaca el papel de las empresas para promover la formación en ingeniería en un contexto laboral con alta demanda de perfiles técnicos especializados: "Desde el ámbito empresarial se puede y debe promover el interés de las estudiantes por profesiones vinculadas a la ingeniería y hay que hacerlo desde edades tempranas hasta la universidad".

Por su parte, Inés Temes, directora de Escuela 42 Madrid de Fundación Telefó-nica, aboga por acercar a las jóvenes el impacto que tiene la ciencia y la tecnología en sus vidas y dar más visibilidad a las mujeres profesionales en este ámbito: "Para elegir, hace falta conocer bien las opciones. Es imposible elegir lo que no se conoce, por eso, tenemos que seguir visibilizando a mujeres profesionales que trabajan en ciencia y tec-nología y que generan impacto en sostenibilidad, salud, igualdad o innovación, con el objetivo de inspirar a mujeres más jóvenes"

Pilar Villacorta cree que existen suficientes modelos de mujeres ingenieras, pero hace falta mostrarlos aún más. "Muchas mujeres hoy día destacan en sus empresas como referentes, y han cursado carreras STEM o una ingeniería. Simplemente no se les ha dado la visibilidad que merecen y meritan. Hay que seguir trabajando en dar a conocer a las muchas mujeres ingenieras que han desarrollado una carrera brillante dentro de las compañías para que sirvan de ejemplo para las siguientes generaciones".

Isabel Fernández apunta a algunas fórmulas para promover una mayor presencia de doctoradas y catedráticas en ingeniería en la universidad: "Podemos potenciar los doctorados industriales íntimamente conectados con el tejido productivo. Y fomentar políticas de flexibilidad para que, independientemente de la responsabilidad que haya decidido la mujer asumir en su vida personal, existan los espacios para que pueda con-tinuar con su carrera profesional".

Por lo que se refiere a la diversidad, de género y en otros ámbitos, nuestras expertas afirman que "es fundamental si queremos que la tecnología contribuya a crear una sociedad más justa e inclusiva" apunta Temes y "sin duda, aporta riqueza trabajando juntos en un espacio colaborativo" añade Fernández.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.