Ecoaula

Editores de libros de texto: "No es sensato estar cambiando la ley educativa cada poco tiempo"

  • El presidente de ANELE pide alcanzar un consenso para que la educación no sea "un elemento de discusión permanente"
Madrid

El presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y material de Enseñanza (ANELE), José Moyano, considera que "no es sensato estar cambiando la ley educativa cada poco tiempo".

"La educación es un elemento esencial para nuestro desarrollo como sociedad, por lo que sería muy importante que, en algún momento de nuestra historia, alcancemos un consenso que no convierta a la educación en un elemento de discusión permanente", ha subrayado el presidente de ANELE en una entrevista con Europa Press.

En este sentido, ha explicado que si se observa a los países que mejores resultados obtienen en las pruebas internacionales, se puede ver "que son aquellos en los que ese consenso se ha conseguido". Del mismo modo, ha resaltado su deseo de que la LOMLOE, conocida como 'Ley Celaá', "se hubiera aprobado con mayor consenso".

Sobre el desarrollo de la ley de educación, Moyano ha advertido de que el "retraso" en la tramitación de los currículos ha provocado "incertidumbre, no solo para el sector editorial sino también para los docentes, que aún no saben cómo van a tener que iniciar el próximo curso".

Contra el real-decreto del currículo de Bachillerato aprobado en el desarrollo de la LOMLOE, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha presentado un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo, al considerar que "forma parte de un rediseño de España entera".

Al respecto, aunque manifiesta que es un tema que corresponde a las administraciones valorar, el presidente de ANELE entiende que si una administración considera que hay elementos que no se ajustan al ordenamiento jurídico "tiene la posibilidad de recurrir a los tribunales". "Habrá que esperar qué resolución adoptan estos", ha dicho.

Espera que el nuevo curso se inicie con los nuevos libros

Ante esta situación, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha pedido iniciar el nuevo curso con los libros de texto del año pasado. En este contexto, Moyano ha explicado que "si prevalece el calendario de la LOMLOE, que es una Ley de rango superior, es esperable que se inicie con los nuevos currículos y, por tanto, con los libros adaptados a ese currículo".

Todas las empresas dedicadas a elaborar libros y contenidos educativos, según ha asegurado Moyano, "llevan más de un año trabajando" para que los libros de texto estén listos para el comienzo de curso en todas las comunidades autónomas.

Así, ha añadido que desde el mismo momento en que se publicaron los borradores de los reales decretos de enseñanzas básicas "se han puesto en marcha los equipos" con el objetivo de que, en septiembre, los alumnos de los cursos impares de todas las etapas educativas "puedan contar con libros adaptados a la LOMLOE y a los diseños curriculares desarrollados".

Al ser preguntado por el retraso en la aprobación de los currículos, el presidente de ANELE ha comentado que hay una tramitación que debe realizarse y que "es posible que se haya demorado". "La labor editorial consiste en trasladar a los libros lo que establece los diseños curriculares", ha precisado.

Preservar la diversidad "clave" para la libertad de cátedra

"Luego, el sector editorial es diverso y plural y esto es uno de sus grandes valores ya que permite que centros y profesores puedan seleccionar aquellos libros y materiales que mejor se adecuen a los proyectos educativos de cada centro. Preservar esa diversidad es clave para facilitar la libertad de cátedra del profesorado", ha defendido.

En este punto, Moyano ha hecho hincapié en la importancia de que todas las editoriales, a la hora de desarrollar sus proyectos, tengan en consideración "tres elementos fundamentales", en línea con lo que establece la Ley Orgánica de Educación (LOE) en su Disposición Adicional Cuarta.

Concretamente, ha indicado que deben plasmar en los libros y materiales educativos lo establecido en los diseños curriculares de los reales decretos de enseñanzas mínimas y en los decretos autonómicos. "Así ha sido siempre con todas las leyes educativas", ha recordado.

Además, deben estar sujetos al "rigor científico" y "respetar los principios y valores contenidos en la Constitución". "A partir de esos criterios, si la Inspección educativa, en el ejercicio de sus funciones técnicas detectara que algún libro o material incurre en alguna cuestión contraria a estos tres elementos, somos los primeros en solicitar que se corrija", ha afirmado Moyano.

"Nos gustaría que los libros y la actividad editorial no sea utilizado como arma arrojadiza del juego político", ha concluido el presidente de ANELE.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

antonio
A Favor
En Contra

Nos quieren ignorantes, para poder manejarnos a su antojo...da asco el tema ya, los políticos no deberían poder meter mano en educación.

Puntuación 0
#1