Ecoaula

Organizaciones y sindicatos por una "escuela pública y laica" proponen un calendario escolar sin festividades religiosas

  • Villar critica que el catolicismo esté presente en la educación
Madrid

Un total de 44 organizaciones y sindicatos como Europa Laica, STES-i y FECCOO, han lanzado este jueves la 'Campaña por una Escuela Pública y Laica', campaña que lleva más de dos décadas vigente con el objetivo de eliminar la religión en las escuelas.

Entre otras cosas, proponen un nuevo calendario escolar que no venga determinado por las festividades religiosas. Según ha explicado el coordinador de la iniciativa y miembro de STEM, Sergio López del Río, la propuesta de este sindicato es diseñar un calendario por bimestres en el que se respeten las vacaciones de Navidad y que estuviese desvinculado de las fiestas religiosas para así adaptarlo a las necesidades de descanso del alumnado.

De este modo, manteniendo las fechas de inicio y final de curso, las organizaciones plantean que haya un descanso de entre 8 y 10 días en octubre/noviembre, otra en febrero/marzo y otra en mayo, de manera que el calendario esté dividido en cinco bloques bimestrales con descansos. "Esta estructura de horario permanece igual durante todos los años, no tenemos que estar pendientes en función de cómo quede la Semana Santa; y es un modelo que se sigue en países de Europa como Francia o Reino Unido", explica López del Río.

La campaña, que se ha presentado hoy en rueda de prensa, cuenta con el apoyo de la Federación de Enseñanza de CCOO. "Tenemos un compromiso, que es derogar los Acuerdos con la Santa Sede", indica Soraya Chapinal, en representación del sindicato. Según asegura, desde la FECCOO apuestan por fomentar una "educación libre" y "crítica" en la que "cada persona construya su propia libertad de conciencia", desde el respeto a la diversidad cultural, social y religiosa.

También Almudena Villar, de la Confederación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (STES-i), defiende que la escuela pública debe ser laica y estar basada en la ciencia y no en creencias, ya que estas forman parte de la "intimidad" de cada uno.

Villar critica que el catolicismo esté presente en la educación. En este sentido, lamenta que las administraciones educativas han permitido que la enseñanza esté "bajo el control ideológico de la Iglesia" con el objetivo de "adoctrinar" y que el horario de Religión, tanto en Primaria como en Secundaria, sea de una hora y media a la semana, restando así tiempo para otras asignaturas cuando, a su juicio, existe "alarma social" por el "bajo nivel lingüístico y científico" de los alumnos.

Además, Villar recuerda que el fenómeno religioso ya viene contemplado en otras asignaturas como Historia, Historia del Arte o Lengua Castellana y Literatura, ya que estas materias no pueden entenderse sin hablar de la religión. Y denuncia que con la reforma educativa (LOMLOE) no se ha avanzado nada en esta cuestión. "Este Gobierno no deroga nada, mantiene el ideario de la oposición de la derecha", dice.

En este punto, el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, ha recordado la trayectoria de esta campaña en los últimos años. Según ha explicado, en 2018 se aprobó en el Parlamento una proposición no de ley por la que se instaba a garantizar el carácter laico de la escuela y a denunciar los Acuerdos suscritos por España con la Santa Sede.

Años más tarde, los mismos partidos que apoyaron dicha iniciativa, al llegar al Gobierno actual, dieron inicio a la reforma educativa (LOMLOE), y en su tramitación, las organizaciones presentaron a los diputados alrededor de 50 enmiendas para "aminorar la fuerza de la religión en la escuela pública" así como "el potencial de las escuelas de ideario católico". "Ninguna de ellas fue llevada a debate", lamenta Delgado.

A pesar de que las organizaciones celebran que la nueva Ley educativa minimice el papel de la Religión en la enseñanza pública (la asignatura de Religión no tendrá asignatura 'espejo' y no contará para la nota media en Bachillerato), "no se ha conseguido que la simbología religiosa desaparezca de los centros".

Además, este presunto punto a favor de sus reivindicaciones podría verse mermado por las competencias que tienen las propias comunidades autónomas en el ámbito educativo, ya que aquellas de corte más conservador podrían incluir una asignatura alternativa a la Religión, fomentando así que los alumnos opten por esta materia.

Por este motivo, Delgado ha informado de que a partir de septiembre de este año, las organizaciones realizarán acciones en la calle y mesas redondas para ver cómo queda la nueva alternativa a la Religión en las comunidades autónomas.

La campaña, que lleva más de dos décadas vigente y de momento no ha cosechado éxito político pero sí social, en palabras de Francisco Delgado, se actualiza cada año para reivindicar la derogación de los Acuerdos con el Vaticano y que se garantice la plena laicidad de la enseñanza. Para ello, las más de 40 organizaciones apuestan por sacar la religión confesional de la enseñanza; no financiar con dinero público el "adoctrinamiento religioso" en ningún centro escolar; y potenciar la Red Pública de Enseñanza.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin