Ecoaula

La Comisión de Educación del Congreso visita centros en modalidad bilingüe compartida en lengua de signos y lengua oral de la Comunidad de Madrid

  • Para estas asociaciones de familias, la solución pasa por la creación de una norma estatal
Madrid

Diputadas de la Comisión de Educación del Congreso visitaron el Colegio Gaudem, el Centro Ponce de León de la Fundación Montemadrid, y el CEIP El Sol, tres centros educativos de modalidad bilingüe compartida en lengua de signos (LS) y lengua oral (LO) de la Comunidad de Madrid.

La visita se realizó la semana pasada a instancia de las asociaciones de familias con hijos e hijas sordas Anpanxoga de Galicia, Abipans de Madrid y Volem Signar i Escoltar de Cataluña, y contó con la presencia de la presidenta de la Federación de Personas Sordas de la Comunidad de Madrid (FeSorCam), María Concepción Rodríguez; la presidenta de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), Concha Díaz; y la catedrática de Lingüística de la Universidad de A Coruña, Esperanza Morales, investigadora y experta en bilingüismo de lengua de signos y lengua oral.

Las familias manifestaron en el encuentro que su "intención no es otra que constatar que, con los recursos necesarios, el alumnado sordo puede participar en condiciones de equidad de esa educación en lengua de signos que tanto necesitan y que la ley contempla para ellos".

A su llegada a los centros, los equipos directivos al completo, junto a miembros de la Consejería de Educación y con la dirección del Equipo Específico de Discapacidad Auditiva de la Comunidad de Madrid, presentaron sus proyectos educativos en los que la lengua de signos es una lengua vehicular, curricular y de comunicación en paridad con la lengua oral. Asimismo, realizaron un recorrido por las diferentes etapas educativas, donde además de al propio alumnado, pudieron conocer a profesionales sordos especialistas en lengua de signos y comprobar la importancia que tiene para estos alumnos contar con referentes sordos adultos que actúen como modelo lingüístico y de identificación, y compartir el aula con otras niñas y niños sordos y oyentes. Este modelo educativo, que está en consonancia con la observación general nº 4 del Comité de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, es el que Anpanxoga, Abipans y Volem Signar i Escoltar reivindican para sus hijas e hijos sordos a fin de impedir que se condicione su desarrollo como personas, sus estudios y su futuro. "Tenemos 11.000 niñas y niños sordos en España que de forma sistemática ven vulnerado su derecho a la educación y un Gobierno que, por no garantizarles el aprendizaje de la lengua de signos desde edades tempranas, única lengua que pueden adquirir de forma natural como L1, les está abocando al síndrome de privación lingüística, una doble discapacidad que les dejará secuelas irreversibles de por vida", denunciaron.

Para estas asociaciones de familias, la solución pasa por la creación de una norma estatal de referencia que preserve los derechos de los niños y adolescentes sordos, garantice unos mínimos comunes para todas las comunidades autónomas, y promueva una educación no discriminatoria respecto a los alumnos oyentes. "Urgimos a la creación de una red de centros bilingües que permita el acceso del alumnado sordo a una educación bilingüe intermodal que ponga a su disposición todos los medios humanos y técnicos que necesiten: lengua de signos acompañada de las lenguas orales de su comunidad y de las ayudas protésicas que se valoren oportunas, ya sea implantes cocleares, audífonos u otras. Solo así aseguraremos su igualdad de oportunidades", indicaron.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin