Ecoaula

¿Nos llevamos Wordle al aula?

  • El fenómeno ha sido tal que El New York Times lo ha comprado y ya lo ofrece a través de su página
Madrid

Wordle es el juego de moda, no solo Wordle sino todos los juegos similares que han llegado detrás. En origen, se trata de un juego de frecuencia diaria, solo se puede jugar una vez al día, en el que contamos con seis intentos para adivinar una palabra de cinco letras. Después de cada intento podremos ver qué letras hemos acertado y cuáles no, al igual que sabremos cuáles están bien colocadas y cuáles descolocadas.

Si queremos hacer referencia a su uso educativo, necesariamente tenemos que referirnos a Twitter, la red que cuenta con la comunidad educativa online más activa y colaborativa. Así, pudimos ver cómo, al mismo tiempo que Twitter se iba llenando de cuadrados de colores, también se iba llenando de ideas para llevarlo al aula. Hemos podido ver Wordles analógicos, dedicados a Historia o a Inglés. También hemos encontrado docentes que se han llevado la propia aplicación al aula, bien sea para hacer un Wordle entre todos, en grupos o como concursos. Igualmente, se ha usado para romper el hielo, teniéndose que adivinar una palabra relacionada con un tema concreto que se vaya a tratar en clase.

Todo esto es posible porque, a partir del Wordle original, en inglés, han surgido muchas otras versiones. El fenómeno ha sido tal que El New York Times lo ha comprado y ya lo ofrece a través de su página. El más conocido para nosotros, sin duda alguna, es el Wordle en español, de Daniel Rodríguez, que incluso ha dado lugar a la creación de una comunidad dentro de Twitter, promocionada por la propia plataforma. Marcas conocidas no han podido evitar dejarse llevar por la fiebre de las cinco letras.

Para los más impacientes, han surgido versiones que no necesitan esperar 24 horas para poder volver a jugar. Para el aprendizaje y la práctica de idiomas, encontramos Wordles en muchísimas lenguas, de lo más dispares. Y dentro de nuestro territorio, el gallego y el catalán también tienen sus propios Wordles. La opción de crear nuestros propios Wordles es una de las más interesantes, pudiendo escoger el número de letras que queramos. Se generará un enlace y ya podremos compartirlo.

Pero, como decíamos, esto no es más que la punta del iceberg. Se han ido compartiendo en redes otros juegos que también pueden ser usados en nuestras aulas. Ooodle es una de las opciones matemáticas más extendidas. Uno de los que más me ha gustado es Wikitrivia, en el que tendremos que poner diferentes acontecimientos históricos o sociales en orden dentro de una línea temporal. Se podría jugar de manera individual, en parejas, en grupos o entre toda la clase, debatiendo qué acontecimientos sucedieron antes y cuáles después. Está en inglés, pero cada acontecimiento se acompaña de una imagen que facilita su compresión. Además, una vez colocado el acontecimiento en su sitio, si pinchamos encima nos llevará a la página de la Wikipedia, con más información. Una nueva versión de Wordle, Quordle, implica adivinar cuatro palabras en nueve intentos. La verdad es que también resulta realmente interesante. Por ahora solo lo he visto en inglés. Al mismo tiempo, han salido opciones muy originales como crear Wordles a través de Google Sheets, por ejemplo, o una página de Wordle exclusivamente dedicada a Pokémon.

Pero, ¿cómo usarlos en clase? Por supuesto no hay un solo modo de hacerlo, dependerá de nuestra imaginación y de la de nuestros estudiantes. Aunque podríamos empezar por jugar todos juntos, para pasar después a hacerlo en grupos, en parejas o individualmente. También podremos crear nuestros propios Wordles con una temática determinada o relacionados con nosotros mismos, para conocernos un poco mejor de una manera lúdica. Puedes encontrar muchos de estos juegos en la #IngridApp. Así los tendrás todos juntos.

Elaborado por Ingrid Mosquera Gende es profesora de Didáctica en la Universidad Internacional de La Rioja

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin