Ecoaula

El confinamiento por la Covid-19 afectó negativamente al desarrollo del lenguaje en niños más pequeños

  • Los cuidadores informaron que los niños a quienes les leían con más frecuencia habían aprendido más palabras
Madrid

Diversos estudios confirman que, durante el encierros por confinamiento por la pandemia de la Covid-19, los niños pequeños de entre 8 y 36 meses de edad que estuvieron expuestos a más tiempo frente a las pantallas que antes del encierro aprendieron menos palabras, en relación con los niveles previos a la pandemia.

Los estudios han sido realizado por un consorcio internacional con investigadores de 13 países que se han propuesto investigar el impacto de las medidas de aislamiento social relacionadas con la COVID-19 en 2200 bebés y niños pequeños de entre 8 y 36 meses de edad. Sus hallazgos brindan información sobre los efectos del bloqueo en la adquisición del lenguaje y el tiempo frente a la pantalla en la generación de jóvenes que crecen durante este período extraordinario.

En la revista 'Language Development Research' se publicó un estudio sobre el impacto de las actividades relacionadas con el confinamiento en el desarrollo del lenguaje, dirigido por la Universidad de Oslo (Suecia). También se publicó un segundo estudio sobre el aumento del tiempo de pantalla durante el confinamiento y su impacto en el desarrollo del lenguaje, dirigido por la Universidad de Göttingen con el Instituto Max Planck de Psicolingüística en Nijmegen y la Universidad de Ciencias y Artes Aplicadas de Suiza Occidental. Informes científicos.

Poco después de que comenzara el confinamiento a principios de marzo de 2020 en 13 países, se pidió a los padres que completaran un cuestionario en línea que contenía preguntas sobre la edad del niño, la exposición a diferentes idiomas, el número de hermanos y el desarrollo del vocabulario. Luego, se contactó nuevamente a los padres al final del encierro (para esa familia o en esa área, en general).

Se les preguntó sobre las actividades que realizaron con sus hijos durante el confinamiento, la cantidad de tiempo que su hijo tuvo acceso a las pantallas tanto durante el confinamiento como antes, así como preguntas sobre cuánto tiempo de pantalla tenían ellos mismos y sus actitudes hacia las pantallas de los niños. hora. También se les pidió a los padres que completaran una lista de verificación de vocabulario estandarizada que indicara la cantidad de palabras que su hijo entendió y/o dijo al principio, y nuevamente. Los estudios encuentran que, durante el encierro, los cuidadores informaron que los niños a quienes les leían con más frecuencia habían aprendido más palabras, en comparación con sus compañeros a quienes les leían con menos frecuencia. Sin embargo, los niños con una mayor exposición a las pantallas aprendieron a decir menos palabras, en comparación con sus compañeros con menos tiempo frente a la pantalla.

Además, si bien los niños estuvieron expuestos a más tiempo frente a la pantalla durante el confinamiento que antes, en general, se informó que los niños aprendieron más palabras de lo esperado durante el confinamiento, en relación con los niveles previos a la pandemia. El aumento en el tiempo de pantalla durante el confinamiento fue mayor si el confinamiento fue más prolongado, y en familias con menos años de educación, y donde los padres informaron que usaban pantallas por más tiempo.

"Identificar los efectos de las actividades entre padres e hijos en el crecimiento del vocabulario del niño es un hallazgo significativo, dado que evaluamos los cambios en el vocabulario de los niños durante un período promedio de poco más de un mes en nuestro estudio", señala el profesor Julien Mayor, Universidad de Oslo.

"Si bien esto sugiere que el aislamiento relativamente corto no afectó negativamente el lenguaje en los niños pequeños, debemos ser cautelosos al asumir que esto se aplicaría durante tiempos normales o en confinamientos más prolongados, dadas las circunstancias extraordinarias que enfrentaron los niños y sus padres durante este tiempo", agrega la profesora asociada Natalia Kartushina, Universidad de Oslo.

De hecho, los autores atribuyen el aumento del tiempo de pantalla precisamente a las circunstancias sin precedentes en las que se encontraron las familias durante el confinamiento, incluido, entre otros, el cierre de guarderías, instalaciones deportivas y grupos de juego para niños.

"Muchos cuidadores se encontraban en la situación novedosa de cuidar y entretener a sus bebés pequeños en casa todo el día sin recurrir a otras actividades y además de sus otras responsabilidades. Permitir que su hijo pase más tiempo frente a la pantalla es una solución comprensible para esta situación sin precedentes, en la que los cuidadores estaban haciendo malabarismos con múltiples responsabilidades: reuniones en el trabajo o tareas que requieren concentración, junto con un niño pequeño que necesita entretenimiento. Todos lo hemos hecho durante el confinamiento", explica la profesora Nivedita Mani, de la Universidad de Göttingen.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin