Ecoaula

Aragonès subraya que la sentencia del 25% de las clases en castellano no tiene "sentido pedagógico"

  • La sentencia "ha entrado en porcentajes y esto colisiona con todo el criterio pedagógico"
Barcelona

El presidente de la Generalitat catalana Pere Aragonès, subrayó este jueves que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a impartir el 25% de las clases en castellano en las escuelas de esta comunidad no tiene "ningún sentido pedagógico".

Así lo indicó Aragonès en una entrevista en TVE recogida por Servimedia, donde indicó que la sentencia "ha entrado en porcentajes y esto colisiona con todo el criterio pedagógico, con el consenso académico y con el consenso social y político".

En este sentido, señaló que no quiere entrar en una "dinámica de desobediencia o de obediencia", pero aseguró que defenderá el modelo actual de escuela, el modelo de inmersión lingüística, y que su Ejecutivo desarrollará normativamente lo que prevé la Ley de Educación de Cataluña, ya que la sentencia señala que el capítulo sobre esta materia no está desplegado.

Preguntado sobre qué pasará con las familias que pidan aplicar el 25% en las escuelas de sus hijos, Aragonès apuntó que no es una cuestión de "querer o no", porque él también puede querer "que toda la educación sea en catalán". A su juicio, de lo que se está hablando es del "derecho a una educación de calidad".

"El uso del catalán como lengua vehicular en la enseñanza no estará garantizado si Cataluña no es un Estado independiente", lamentó, pero subrayó que mientras "esto no llegue" defenderá el catalán con todas las herramientas que estén a su alcance y "dando toda la seguridad jurídica a los funcionarios que hacen su trabajo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.